DE GRATIS NADA

Rafa Ferrero, guionista y bloguero, se pasa por guionistasvlc para tocar un tema polémico, las descargas, desde un punto de vista diferente. ¿Por qué no hablamos de las teleoperadoras?

por Rafa Ferrero (Firma invitada)

¿No os habéis parado nunca a pensar lo ridículo que resulta el hecho de que la gente tenga televisores de plasma Full HD en sus casas, pero vean las películas o sus series favoritas en archivos Divx con unas calidades de audio y video propias de la edad de piedra? ¿Por qué está ocurriendo esto?

No creo que haya ningún atractivo especial en poder contar los píxeles de cada imagen o en escuchar los diálogos con eco. Debe tratarse más bien de algún tipo de desfase. Algo debe estar empujando a la gente a desperdiciar tan descaradamente las prestaciones de sus caros electrodomésticos.

La razón de todo esto habrá que buscarla en internet. Y no me refiero a preguntárselo a Google.

Toda una nueva generación de españoles ha crecido compaginando la televisión con el ordenador y de un modo completamente natural han encontrado su propia forma de consumir lo primero a través de lo segundo.

Esto es más que palpable en la calle. Cuando un grupo de amigos habla sobre las últimas películas que han visto o las series a las que se han enganchado y ocurre que alguno de ellos no ha visto algo de lo que se está recomendando, la cosa suele acabar con la expresión: Pues quedamos y me lo pasas.

Además, en todos los grupos de amigos suele haber un enfermo no diagnosticado de “Diógenes Digital”. Se caracteriza porque su patología le empuja a almacenar compulsivamente gigas y gigas de series y películas en sus discos duros como si realmente fuese a verlo todo algún día, cuando es matemáticamente imposible a menos que viva doscientos años y no haga otra cosa el resto de sus días.

Las cosas ahora mismo funcionan así y es lógico. Internet ofrece la posibilidad de consumir cine y televisión con toda una serie de ventajas añadidas. Es posible ver lo que se quiere cuando se quiere, sin cortes publicitarios y sin necesidad de esperar a que ninguna televisión lo programe. Eligiendo entre versión original  con subtítulos o doblado. Pudiendo rebobinar o usar el pause para ir al baño cuando apetece y no cuando el corte publicitario lo permite. Y, por supuesto, todo gratis…

Parece que los españoles llevamos grabado a fuego en los genes un amor incondicional por todo lo gratuito. Se nos nubla la vista y no nos deja ver más allá. Da igual cual sea el argumento del contrario, cuando alguien dice: Ya, pero esto es gratis. La palabra GRATIS se convierte como por arte de magia en sinónimo de superior a todos los niveles y en todo momento bajo cualquier criterio. Es un argumento inapelable.

Pero algo falla en todo esto. Básicamente que DE GRATIS NADA. ¿O es que con el euro se nos ha olvidado lo de que nadie da un duro por cuatro pesetas? Claro que estamos pagando… la pregunta es ¿a quién?

Si un español quiere tener internet en su casa, tiene que pagar de media la “ridícula” cantidad mensual de cuarenta euros. Evidentemente si lo pagamos es porque a través de internet podemos acceder a toda una serie de servicios y contenidos. Internet en sí no sirve para nada, es un medio de comunicación, el valor está en el contenido. Pero parece que esto se nos olvida, en nuestra cabeza la cuota mensual queda arrinconada y cuando accedemos a la red o nos descargamos una película tenemos la sensación de estar haciéndolo gratis. Pues no, revisad vuestros buzones, seguramente encontréis alguna que otra factura por vuestra conexión a internet. Estamos pagando y no poco.

Pero por alguna extraña razón no nos importa que ONO, Jazztel, Telefónica, o Vodafone se lleven nuestro dinero. Ni tampoco parece molestarnos que los de Series Yonkis consigan también sacar su tajada abarrotando la web de publicidad. Debe ser que valoramos mucho el mérito que tiene catalogar y colgar un archivo en una web. En cambio, hay a quien no le parece bien que los creativos, aquellos que trabajaron en las series y las películas que consumen, se lleven la parte que les corresponde por su trabajo.

¿A qué viene tanto revuelo? ¿Por qué los creadores tenemos tan mala prensa? ¿Hay alguien a quien le interese todo este jaleo?

Con el audiovisual está pasando lo mismo que con la agricultura o la ganadería. Los que realmente hacen el trabajo se llevan una pequeña parte y los que se lo acaban llevando crudo son los intermediarios. El problema es que estos intermediarios han conseguido hacer creer a la gente que están de su lado y que los creadores somos algo parecido a unos contrabandistas que exigen una especie de impuesto revolucionario que encarecerá todavía más sus facturas. Les interesa que crean eso, obviamente, porque si tienen que empezar a pagar por algo que hasta ahora conseguían sin tener que rendir cuentas con nadie… ¿De dónde va a salir ese dinero? ¿Quién va a pagar? Ellos ya han decidido que tendrá que pagarlo el consumidor y han conseguido que la gente crea que no hay otra opción.

No podemos permitir que esto ocurra, porque sencillamente no es cierto. Tenemos el internet más lento y caro de Europa, y algunos han estado ganando demasiado dinero con esto. Ha llegado el momento de que recorten su margen de beneficios para que otros podamos percibir nuestra parte, una parte que nos corresponde por derecho. Y esto, por más que se empeñen en negarlo, no perjudica en nada al consumidor, porque no es necesario encarecer nada, han encarecido ya tanto los precios que basta con repartir de otro modo el pastel. Va siendo hora de que tengamos un internet en serio que nos ofrezca unos niveles de calidad dignos en relación a lo que ya estamos pagando, tanto en velocidad como en calidad de archivos.

Las descargas legales son posibles, pero puede que haya algunos a los que este argumento no les convenza. Muchos se han dejado llevar por la idea del todo vale y han enarbolado la bandera de la cultura libre como si supiesen de lo que están hablando. Pero esto antes o después tendrá que cambiar. Y tendrá que hacerlo por una sencilla razón, el audiovisual es un negocio, si deja de ser rentable dejará de producirse. Por lo que si la gente quiere seguir viendo cine o series de calidad, de algún modo habrá que procurar que los profesionales del medio puedan seguir ganándose la vida con ello.

Vivimos una época de transición. La red está produciendo un cambio en los hábitos de consumo y la continuidad del anterior modelo de negocio está sentenciada. El nuevo modelo está por hacer y la primera tarea que tenemos pendiente es conseguir que el gran público entienda la importancia del papel que juegan los creadores en él.

About these ads

8 Respuestas a “DE GRATIS NADA

  1. A mi me encantaría poder pagar un precio razonable por un producto de calidad. Tengo muy poco tiempo para ver la tele y no me gustaría desperdiciarlo. Por ejemplo, con la tele digital. No me gusta tener que comprar “paquetes” sino que yo compraría un partido, un programa, una serie o una peli, o directamente “minutos” sin que luego la cuota fuera estratosferica. Ya que en realidad veré la tv como mucho 8 horas a la semana, siendo muy generosos

  2. Ole! Es la primera vez que oigo hablar con claridad del problema.

    La verdad es que tengo una discrepancia importante; cuando dices “El problema es que estos intermediarios han conseguido hacer creer a la gente que están de su lado y que los creadores somos algo parecido a unos contrabandistas que exigen una especie de impuesto revolucionario que encarecerá todavía más sus facturas.” creo que obvias que los creadores no han buscado en otro lado que no sea el bolsillo del consumidor. Sin embargo “Tenemos el internet más lento y caro de Europa, y algunos han estado ganando demasiado dinero con esto. Ha llegado el momento de que recorten su margen de beneficios para que otros puedan percibir su parte, una parte que les corresponde por derecho”.

    Esto no lo había leído hasta ahora de ningún creador, NADIE LO HA DICHO EN TV. En ninguno de los debates sobre el tema se ha enfrentado a otros que no fueran creadores y consumidores.

    Me da la impresión de que se han aprovechado de la desesperación de los creadores para instaurar una ley de control de contenido en Internet.

    TE FALTA UNA VIÑETA en la que aparezca un creador pataleando y un político con una libreta y un boli diciendole que no se preocupe, que van a controlar a todos esos maleantes de internet. A lo que el creador se tranquiliza y el político le pide su dirección de página web …por algún sitio hay que empezar.

  3. Nadie infravalora a los creadores, te lo aseguro. Se menosprecia a los intermediarios como las discográficas, SGAES, etc etc… Los “creadores” con mala prensa son los Alejandro Sanz, Bardem y compañía porque han abierto la boca y la han cagado diciendo tonterías, cosa que creadores como tú no han hecho, por lo que no se carga contra vosotros. Yo soy creador y soy internauta. De hecho, sin internet no sería creador. No hay contradicción alguna en ello, y no me posiciono de ninguna parte. Parece que no, pero es posible.
    En mi opinión, creo que la solución debe pasar a un modelo parecido a lo que ocurrió a mediados de los 60 con la distribución de los cassettes. Yo esto no lo he vivido, pero sí he leído cómo se llevó a cabo y para mí es el camino. El caso es que la copia de cassettes era incontrolable, y las discográficas se quejaban a los distribuidores. ¿Qué pasó? Se estableció un convenio en el que las distribuidoras tenían que pagar un % de sus ingresos en concepto de derechos de copia para sus usuarios. Así, los usuarios podían hacer lo que les diera la gana con ellas y los creadores estaban compensados. ¿Quién es ahora el distribuidor? Telefónica, Ono… como bien tú indicas. El problema es que son empresas intocables.
    Porque por mucho que digan, internet es un medio compuesto por unas directrices, y el COMPARTIR, que no robar ni piratear, es la base de su naturaleza. El problema es que el hecho de COMPARTIR por internet debería estar regulado en la Ley de Propiedad Intelectual, y no lo está. El que ofrezca esa posibilidad, que no los que la consumen, deberían compensar a los autores. Pero, ¿prohibir? No se puede prohibir el utilizar las posibilidades que te otorga un medio por el cual estás PAGANDO. Porque si queremos proohibir eso habría que cambiar la concepción que tenemos del medio digital, y eso sería, creedme, dar dos pasos hacia atrás. Eso sería, más que nada, pasar de un medio libre por el que interactuamos como queremos a tener un medio controlado y censurado. Qué bien, como si no tuviéramos bastante…
    La cultura no es gratis. Más bien, el trabajo no es gratis, por lo que el trabajo en la cultura no iba a ser menos. Porque la cultura son muchas cosas, basta ya de banalizar el término. El caso es que los creadores deberíamos buscar la compensación respetando los cánones del medio del que disfrutamos, sin criminalizar a nadie y, sobre todo, haciendo propuestas jurídicas coherentes donde haga falta atendiendo a las necesidades del sector y de las personas/usuarios. Sí, también de las suyas, porque sin ellos no somos nadie.

  4. Tienes razón Fili, este argumento no se ha oído en ningún medio de comunicación, al menos que yo sepa. La primera vez que escuché a alguien hablar de este tema en estos términos, o parecidos, fue durante el Primer Encuentro de Guionistas celebrado en Valencia el pasado año.
    En este post he tratado de exponerlo porque a mí mismo me pareció revelador cuando lo escuché.
    A ese Encuentro acudieron también los representantes de SGAE y DAMA, y tuvieron que escuchar nuestras quejas. Porque los guionistas tampoco estamos muy contentos que se diga… En los últimos tiempos la imagen pública de los creadores ha sufrido un deterioro incomprensible y todos sabemos que probablemente sea porque se han reclamado nuestros derechos -legítimos por otra parte- de un modo excesivamente agresivo que no ha sido comprendido por los consumidores.
    Personalmente considero que el enfrentamiento entre creadores y consumidores no tiene sentido. Es necesario encontrar el equilibrio puesto que de algún modo nos necesitamos mutuamente. Hoy en día se consume más producto audiovisual que nunca, por lo que es obvio que hay una demanda de los consumidores por que se siga creando. Pero para que ello siga siendo posible es necesario encontrar el modo de rentabilizar el consumo en internet porque es el futuro, si no el presente ya…
    Puede que sea cierto que hasta ahora no se ha buscado el dinero en otro sitio que no sea el bolsillo del consumidor, pero lo que intento decir es precisamente eso, que hay más sitios donde buscar.

    Miguel, no puedo estar más de acuerdo contigo.

  5. Hola a todos. Oye, eso de que los mas beneficiados son las teleoperadoras se lo he oido un par de veces a Alex de la iglesia antes de bajarse del tiovivo, no? Por cierto enhorabuena por el blog.

  6. Pingback: CULTURA LIBRE | GUIONISTASVLC

  7. Pingback: REFUNDANDO | GUIONISTASVLC

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s