ESCRIBE SERIES, ESCUPE FICCIÓN

Por Guionistas Vlc

En alguna reunión lo habíamos hablado, pero no quedó más allá de un futuro proyecto. Guionistasvlc llevamos más de 3 años y además de compaginar nuestros proyectos personales con trabajo y con el blog, queríamos seguir con algo conjunto, seguir asentando nuestra manera de ver la ficción.

¿Por qué no un taller de guión de series?

Todos, de una u otra manera hemos dado clases. Paco imparte un estupendo taller sobre escritura, Rafa lleva más de cinco años impartiendo distintos cursos de guión y monólogos, y Gabi también lleva impartidos unos cuantos cursos sobre guión de cortometrajes y el trabajo de estilo. Martín seguía en DF y no podía estar en las clases presenciales (de momento).

A esto se unía otro valor. Actualmente y dada la coyuntura en Valencia todos habíamos hecho nuestros pinitos fuera de la terreta: Paco trabajando en el equipo de Victor Ros, Gabi desarrollando proyectos de serie para diversas productoras en Madrid y Rafa moviendo los suyos también.

No solo éramos nosotros sino que teníamos un buen puñado de amigos, que aparte son excelentes profesionales, que darían masterclass, vendrían a dar charlas y estarían codo con codo con los estudiantes. Apetecía dar el paso y poco a poco asentar algo en Valencia, aquí, y desde aquí hacia donde sea.

Con ello, presentamos nuestra propuesta a EDAV, la asociación de guionistas valencianos, que lleva varios años colaborando con la Universitat de València y ofreciendo una oferta formativa conjunta. El proyecto Certificado de escrituras de series dramáticas fue muy bien acogido y finalmente fue uno de los seleccionados junto con el taller de Certificado en la escritura de comedia de situación y sketch de humor de Carlos García (que se inicia en junio y tiene la matrícula abierta ahora mismo), El cine independiente y la ficción low cost de Pau Martínez y el de Serie diaria de Televisión de Joana Martínez.

Durante octubre y noviembre de este año estaremos impartiendo clases los tres (Paco López Barrio, Gabi Ochoa y Rafa Ferrero) de los 4 módulos que vamos a desarrollar en el taller:

1) La idea, el proyecto, qué es la biblia

2) Argumentos, escaleta, tratamiento

3) Los personajes, los diálogos y su ejecución final: el guión piloto

4) El documento final y el pitching: presentación de los proyectos.

Pero esto no va a ser lo único. Con la base de los 4 módulos, que ayudará a los estudiantes a terminar un proyecto de serie para presentar a las cadenas, se sumará las masterclass con grandes profesionales (y grandes amigos) que han apoyado nuestra iniciativa:

En este caso se unen al Certificado Javier Olivares, el alma mater de Isabel (TVE) y Víctor Ros (TVE) y con una dilatadísima carrera a sus respaldas como guionista y director argumental de series; Verónica Fernández, con un currículum envidiable fogueado en múltiples películas y series (desde El bola pasando por El síndrome de Ulises o El Príncipe) y que actualmente coordina el equipo de Ciega a citas; y Virginia Yagüe responsable de éxitos como La señora o 14 de abril. La República.

Tres grandísimos profesionales que sabrán sacar jugo al trabajo y las dudas que los alumnos planteen en las clases.

Esperemos que esta sea la primera piedra en los nuevos proyectos de Guionistasvlc. No va a ser el único. La marca “pedagogía guionistasvlc”se ha puesto en marcha. Queremos levantar piedras, hacer que esto funcione, ver como se pueden escribir series y llevarlas a cabo desde Valencia. Es un reto, pero creemos mucho en él.

Este es el primer paso.

Si os interesa aquí tenéis el enlace al certificado de escrituras de series dramáticas. Vamos a hacer todo lo posible (e imposible) para extraer un buen puñado de proyectos que podáis llevar a las cadenas de televisión.

Hace falta que la creación valenciana se dé a conocer y se retroalimente. Y vamos a por ello.

EMPEZANDO

Por Gabi Ochoa

Uno siempre piensa que está empezando en esta profesión. Tiene verdaderos momentos de bajón y no sabe si lo que hace va en una dirección o de verdad aquello que escribe es pura basura y lo mejor que podría hacer es retirarse a tiempo.

He de decir que con la moral baja me fui a las I Jornadas de guión de Televisión. Baja por la situación, mía y de nuestro colectivo en Valencia, y por que cada cierto tiempo me pregunto, ¿por qué escribo?

O sea que el Gabi que estaba en Madrid fue una especie de Charlie Kaufman cuando va a ver a Robert McKee preguntándose si de verdad su guión está bien estructurado o es una basura. Así estaba yo.

Y lo primero que me encontré es más de 60 personas como yo. He de decir que para mi gusto las jornadas estaban muy masificadas, y que fui perdiendo autoestima cuando alguien me preguntaba: ¿Pero de verdad eres guionista, trabajas de guionista?

Sí, gran parte de las personas que había allí eran estudiantes o gentes que tenían otro oficio. Parece que escribir está en desuso. Somos una especie en peligro de extinción. Curiosa paradoja. De hecho en una comida me encontré hablando con alguien de las licitaciones de aeropuertos, porque esa persona había diseñado un proyecto para uno de ellos O.o

Anécdotas aparte (que haberlas ahílas y muchas, y curiosas), mi idea eran desgranar algunas perlas de los ponentes que por allí pasaron.

Me gustó mucho como arrancó Manuel Ríos San Martín al hacernos ver que siempre hay que baremar nuestro impulso creativo con el coste de oportunidad: escribir tirando a dar, sabiendo que puedes colocarlo en algún sitio, teniendo claro tu producto. Y es que esa fue la máxima de su primera charla (Manuel fue la estrella del encuentro), reflexionar sobre lo que escribimos, y mucho, sobre el concepto, algo que siempre pasamos por encima (este post suyo sobre la peripecia y el tema es revelador).

Me gustó sobre todo cuando hizo hincapié que escribir es pensar, y que antes de escribir, pensemos. Siempre diciendo que hay que teclear mucho y alguien sensato nos dice que por lo menos escribamos sabiendo lo que hacemos. Un 10 para él.

En el primer día gentes como Juan Carlos Cueto o Alberto Grondona nos explicaron como se desarrollaron series donde han trabajado. El primero en “Águila roja” y “Tierra de lobos” y el segundo en “El tiempo entre costuras”. Pero creo que todo el mundo se quedó con los trallazos de verdad de Olivares, que fueron comentados durante varios días. Yo tengo aún uno grabado en el hipotálamo:

Parece que hemos borrado la “emoción” de nuestro acerbo guionístico. Es más importante saber palabrejos nuevos (Grondona por ejemplo nos habló del capítulo bottle, que es aquel que es prácticamente todo hablado con pocos personajes), que pararse en lo más básico: llegar al espectador con emoción.

Esa perla más esta otra:

Creo que fueron suficientemente valiosas para una charla que empezó sin concesiones, ni siquiera a si mismo: hablar de su vida, de aquello que hizo de “Isabel” saliera de las entrañas, no tiene precio.

Al día siguiente, ya el sábado 7, empezó Noel Ceballos y le siguió Victoria Dal Vera. Tal vez lo que Noel nos relató no me venía de nuevo, y algo parecido con Victoria, aunque vino bien para refrescar, y sobre todo, en el caso de la charla sobre personajes sirvió para asentar muy bien la idea de que el conflicto tiene que ir siempre a la esencia del personaje, como señaló insistentemente Victoria.

Valentín y Javier Reguilón hablaron de diálogos y escenas. Lo que Valentín nos comentó es más o menos un avance de lo que suele desarrollar más profusamente su taller on-line de diálogos. Tal vez lo que más se me quedó fue la relación entre la comunicación verbal y no verbal. Por suerte salí corriendo de allí para comprobar empíricamente aquello que habían dicho los dos: fui a ver la increíble “La vida de Adele”. Me dejó sin aliento, sin palabras, y casi sin pantalones. Tremenda!

El último día arrancó Natxo López con la comedia, aunque como él mismo dijo, la primera regla para la comedia es no hablar de ella a las 9:30 horas de un domingo.

Cuanto queremos a nuestros personajes y cuanto nos da por defenderlos, ¿no? Creo como Natxo que en los errores están los aciertos. Y sobre todo en las contradicciones.

Tras dos charlas interesantes con Mariano Baselga y Eduardo Zaramella (de las más claras y esquemáticas la de Eduardo, sobre el fantástico y el terror), llegó un pequeño traspié por parte de María José Rustarazo. Y personalmente no creo que sea culpa de ella, sino de quien la mandó, porque empezó mal Valentín cuando la presentó diciendo que Cristóbal Garrido y Ramón Campos la mandaron a ella (¿qué no podían venir ellos?). O esto es lo que entendí. Si no fue así, los comments están para algo.

Mª José explicó muy bien como se desarrolló “Hispania”, una serie que dio mucho que hablar en las jornadas, pero me dejó helado cuando en el power point que tenía a sus espaldas sentenciaba algunas de las ficciones de Bambú con una frase. Si “Gran Hotel” era “un juego con la Historia”, lo de “Galerías Velvet” era cuanto menos curioso: “dejar de lado lo político”.

Y aquí me tengo que parar porque, pese a que iba a decir allí algo, preferí no cortar su intervención (interesante, no lo dudo) y comentarlo pausadamente aquí.

¿Podemos obviar “lo político” en una serie enmarcada en los ’50, en los ’60 en la España franquista? ¿Y sobre todo, debemos?

No sé, se me plantean muchas dudas éticas y/ morales. Unos años jodidos en este país, con la dictadura en sus momentos más duros como para obviar “lo político”. ¿De verdad pensamos que el espectador es tonto, que no recuerda su historia? Estoy convencido que  “Galerías Velvet” será un exitazo (los mimbres son buenísimos), pero me parece un error de comunicación, de planteamiento, de desarrollo, o de lo que sea, obviar lo que somos y porqué lo somos. No es la primera serie que lo hace, pero la contundencia con la que la dijo María José me dejó muy frío.

La última parte corrió por cuenta de Manuel Ríos para hablar de mini-series y tv-movies y de Virginia Yagüe y Pablo Tobías hablándonos de series diarias. Las dos tremendamente interesantes.

Y el broche final Manuel y Virginia nos hablaron de la realidad del aquí y ahora.

Me quedo con dos pinceladas que dejó Virginia en este final y que me gustaron:

– Sé crítico con lo que haces, con lo que escribes (yo diría, con lo que ves y con el oficio)

– Insértate en el oficio, para después mostrad tu voz.

Seguro que me dejo, por error y/u omisión muchas reflexiones interesantes, pero espero que alguno de mis compañeros, ponentes, o gentes en general pueda ampliarlo en los comments.

Volví a Valencia pensando en nuevas historias e ideas, en cambiar aquello o aquello otro, en crear. Y pensando que pese a que continuamente estamos empezando, comenzar ya es un buen signo.