III RODA DE GUIONS

Por Rafa Ferrero

La “Roda de guions” es un acto organizado por EDAV y Culturarts que se celebra cada año para dar a conocer a productores y profesionales del sector audiovisual los guiones ganadores de la ayuda a escritura de guión del IVAC. Cada guionista expone su proyecto en un pitch de siete minutos (cronometrados) y acto seguido el público puede hacer preguntas para resolver dudas o ampliar información.

Explicar un proyecto de largometraje en siete minutos es complicadísimo, pero este ritmo permite que todos los proyectos se presenten un poco tiempo, sin eternizar el acto y lanzando la suficiente información como para que todo el mundo pueda hacerse una idea bastante aproximada de cada guión. El objetivo es vender el proyecto, mostrar sus atractivos, llamar la atención. Luego, todo aquel que quiera saber más sobre alguno de los proyectos, siempre puede ponerse en contacto con el guionista. De hecho, de eso se trata.

Sin duda, si todos los guionistas consiguen presentar su proyecto en un tiempo tan reducido es, en parte, gracias a que preparan la exposición con el apoyo de Teresa Cebrián, una profesional del pitch que año tras año consigue que la dinámica de las presentaciones fluya como la seda.

Pues bien, hace un par de semanas tuvo lugar la “Roda de guions” correspondiente a los guiones subvencionados el año 2012. Seis proyectos interesantísimos listos para dar el siguiente paso, la producción.

El acto fue inaugurado por las autoridades competentes. Concretamente, Manuel Tomás, Director General de Culturarts, que dedicó su intervención básicamente a decir que desde la Generalitat se estaba apoyando mucho el sector audiovisual valenciano… y no pasó nada.

Ximo Pérez, Presidente de PAV, que tras aprovechar para deshacerse en halagos por la gestión de María José Català, la Consellera de Cultura, tuvo a bien dirigirse a los allí presentes y optó por animar a los guionistas a escribir muchos proyectos. Hubo un momento en que pensé que también nos iba a animar a comer sano y hacer deporte, pero no, en vez de eso dijo que Borja Cobeaga era muy majo y que los guionistas valencianos deberíamos hacer un esfuerzo por escribir “8 apellidos vascos”. Bueno, puede que no exactamente ese mismo guión, pero algo parecido. Sobre todo parecidos en lo referente a la recaudación, a poder ser.

Y, por último, a pesar de las llagas en la lengua que se había producido él mismo escuchando las dos intervenciones anteriores, habló Pau Martínez, Presidente de EDAV. Muy en su papel, se limitó a agradecer al IVAC la celebración del acto y pidió públicamente que se contase con el colectivo de guionistas en la elaboración del plan estratégico para el audiovisual valenciano. También instó al representante de PAV a responder a una solicitud de reunión pendiente desde hace meses y, como de pasada, le notificó la noticia de que los guionistas valencianos llevamos mucho tiempo esforzándonos, pero que esos esfuerzos hay que pagarlos.

Y entonces alguien tosió desde el fondo de la sala rompiendo el silencio.

Sorprendentemente, lo más interesante de la mañana vendría después de la inauguración.

Aquí tenéis una breve presentación de tres de los proyectos que se expusieron aquel día. Por supuesto, si estáis interesados en ampliar la información sobre alguno de ellos, no dudéis en contactar con sus creadores.
_______________________________________________________

Me llamo Joana Martínez Ortueta y soy guionista. Acaba de estrenarse mi primer largometraje, Reset, dirigido por Pau Martínez. Anteriormente trabajé en muchas de las series de Canal9, desde Negocis de Familia hasta Bon dia, bonica, de la que fui creadora junto a Ada Hernández y coordinadora del equipo de guion. Mi coguionista en EL BIEN COMÚN, Jorge Juan Martínez, cuenta con una larga carrera en cine y televisión, y fue reconocido con un Goya en el 2002 por el guión de Salvajes, entre otros premios.

1.- ¿De qué va tu guión? 

EL BIEN COMÚN es un thriller con un guion clásico, pero atípico por el entorno rural en el que se desarrolla.
Un hombre de éxito al que la burbuja inmobiliaria se lo ha arrebatado todo, tiene la ocasión de empezar de cero en una comunidad auto gestionada en el Pirineo, que aparentemente, le brinda la felicidad. Pero el reverso oscuro de la utopía se revela y descubre que está atrapado: nadie abandona la comunidad. No con vida.

tarjeta EBC FB

2.- ¿Cuáles crees qué son los puntos fuertes del proyecto?

La actualidad del tema y la posibilidad de aglutinar un casting muy potente en torno al trío protagonista.

3.- ¿En qué fase de desarrollo está?

Nakamura Films va a llevar adelante la fase de desarrollo necesaria para levantar la financiación de esta película, la búsqueda de coproductores y televisiones, y acuerdos con equipo técnico y artístico. Óscar Bernàcer será el director de la cinta, que esperamos poder rodar en el periodo 2015-2016.

4.- Para el pitch has tenido que reducirlo a una presentación de siete minutos. ¿Qué has aprendido en ese proceso? ¿Te ha resultado complicado? ¿Te ha hecho ver tu guión de otra manera?

Ha sido muy complicado, sí. Cuando tienes una historia que te apasiona entre manos, y has trabajado durante meses en sus personajes, sus tramas… Parece que los traicionas cuando ni siquiera los mencionas. Pero en los ensayos pude comprobar que reducir los personajes a sus características mínimas con tal de mencionarlos a todos los convierte en clichés. Y además aburre a las ovejas.

5.- ¿Cómo fue la experiencia de presentarlo en público?

Mejor de lo esperado, la verdad. Localicé algunas caras amigas en la sala y les conté mi película a ellas. (¡Gracias por venir!)

6.- ¿Qué feedback has tenido? ¿Has cerrado algún acuerdo de producción?

En realidad, como la “pata valenciana” de la producción ya la tenemos, nuestra búsqueda está enfocada hacia un coproductor nacional de mayor tamaño. Aún así, después del pitch dos productores me pidieron que les enviara el guion. Quién sabe…

7.- ¿Qué balance final haces de la experiencia?

Muy positivo. Al final, pese a los nervios, es bonito compartir el trabajo que te ha mantenido ocupado durante tiempo, que se sepa que existe.
_______________________________________________________

Me llamo Miguel Marcos. He trabajado como guionista y coordinador de guion en programas de humor como “Autoindefinits”, “Socarrats” o “Check in hotel” y como escaletista y dialoguista en “Unió Musical Da Capo” y “Bon dia bonica”. También he dirigido y producido dos cortos, “Mi hermana pequeña” y “Prendas delicadas” a través de mi propia productora, Philip K. Media.

<p><a href=”http://vimeo.com/64327272″>Teaser documental “505”</a> from <a href=”http://vimeo.com/miguelmarcos”>Miguel Marcos</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

1.- ¿De qué va tu guión?

505” es un documental en el que intento explicar por qué soy incapaz de llevar mi coche al desguace, aunque tiene treinta años y llevo tres sin moverlo. En un nivel más general, es una investigación sobre el apego a los objetos en nuestra época.

2.- ¿Cuáles crees qué son los puntos fuertes del proyecto?

El tema. Hablo de algo que le pasa a mucha gente y que genera simpatía e interés. También el tono. Frente a esa imagen sesuda y minoritaria que a veces tienen los documentales, “505” apuesta por el sentido del humor. Creo que la mezcla de documental y comedia puede ser muy potente y más con una premisa como ésta.

505_portada

3.- ¿En qué fase de desarrollo está?

Tengo una primera versión que servirá como base, pero también estoy abierto a lo que la realidad pueda aportar durante el rodaje.

4.- Para el pitch has tenido que reducirlo a una presentación de siete minutos. ¿Qué has aprendido en ese proceso? ¿Te ha resultado complicado? ¿Te ha hecho ver tu guión de otra manera?

Ha sido complicado pero también muy clarificador. Tener que resumir tanto te ayuda a focalizar, a darte cuenta de qué es lo esencial del proyecto y qué es prescindible. También es útil para detectar qué aspectos generan interés y cuáles no. En definitiva, me parece que es una forma muy práctica de testear cualquier proyecto.

505_contraportada

5.- ¿Cómo fue la experiencia de presentarlo en público?

Partía de una experiencia personal y opté por contarlo de una forma bastante coloquial, así que pasados los nervios iniciales conseguí sentirme un poco más cómodo.

6.- ¿Qué feedback has tenido? ¿Has cerrado algún acuerdo de producción?

De momento he tenido algunas reuniones y estoy esperando a ver cómo evolucionan las cosas.

7.- ¿Qué balance final haces de la experiencia?

Muy bueno. Llevaba un par de meses sin pasarme a ver el coche y estaba un poco preocupado. Gracias a la rueda de guiones sé que el coche está bien, me lo confirmó uno de los asistentes que vive en esa calle y lo ve todos los días (true story!).

Ahora en serio. El balance ha sido muy positivo. Me ha ayudado a detectar algunos puntos débiles y tener más claro el proyecto. Además, el feedback ha sido positivo y eso siempre anima a seguir adelante.
_______________________________________________________

María José Fenollera. Estudia música, dirección de cine y arte dramático. Guionista, directora y compositora del cortometraje ¿Algo para tirar?, el mediometraje Muertos que hablan, vivos que callan (realizado entre España y Egipto) con selecciones y premios en 23 países, y el largometraje La mordaza de oro (2008-2011) rodado en once países y seleccionado en trece. Premio a la mejor fotografía en el Festival de Chipre. En 2012, su guion para largometraje El fraile y la pianista (actualmente en pre-producción) obtiene la ayuda del IVAC de la Filmoteca Valenciana.

1. ¿De qué va tu guión? 

El fraile y la pianista es un largometraje de ficción. Drama romántico.

María, pianista en edad madura, es seducida por François, un joven vividor. Se trastorna y sufre un accidente. Fray Mateo la encuentra con las manos destrozadas. El doctor Arellanos, melómano, trata de que luche por recuperarse. María no desea vivir. El fraile le hace una sorprendente petición que cambiará las vidas de todos: quiere que ella le dé clases de piano.

Foto tiìtulo El fraile

2. ¿Cuáles crees qué son los puntos fuertes del proyecto?

Pasión. Música. Una historia que se puede disfrutar en cualquier país, hoy y siempre. Fotografía exquisita. Actores con interpretaciones intensas.

3. ¿En qué fase de desarrollo está?

Guion cerrado.

4.- Para el pitch has tenido que reducirlo a una presentación de siete minutos. ¿Qué has aprendido en ese proceso? ¿Te ha resultado complicado? ¿Te ha hecho ver tu guión de otra manera?

El pitch ha resultado sencillo gracias a tener una magnífica coach como es Teresa Cebrián.

5.- ¿Cómo fue la experiencia de presentarlo en público?

Agradable.

7.- ¿Qué balance final haces de la experiencia?

Balance positivo.

RESET, o la ilusión de empezar de cero.

Por Joana Martinez Ortueta

00_Cartel Reset_esp

Noviembre 2012. Valencia. Manifestación. Ya ha oscurecido y corre un viento helado, pero nos hemos echado a la calle junto a miles de personas para protestar contra los recortes en… ¿Educación? ¿Sanidad? ¿Cultura? ¿Todos ellos a la vez? ¡A saber! Últimamente es más fácil coincidir con compañeros de profesión en concentraciones que en la cola del cine o el teatro. Sobre todo desde que la EDAV tiene pancarta propia para arrejuntarnos a todos…

No nos mires, únete.

No nos mires, únete.

Pero en aquel entonces cada uno hacía la guerra por su cuenta. Aún así, tropezamos con Pau Martínez. L’ALQUERIA BLANCA estaba en la UCI y BON DIA, BONICA pudriéndose en la morgue sin que hubiesen declarado su defunción. Intercambiamos condolencias. A continuación, la eterna pregunta: ¿Y qué estás haciendo? (Hay que tener clara la respuesta a esa pregunta incluso cuando sólo sales a comprar el pan. Nunca sabes cuándo tendrás que improvisar un pitch) Entonces Pau nos habló de la idea de impartir un taller: un curso teórico-práctico que juntara en la misma clase a técnicos y actores amateurs, facilitando la comprensión del trabajo de cada quien. Clases magistrales de profesionales de cada departamento que interviene en una producción y un rodaje como práctica final.

Nos pareció una gran idea. Tanto que a las pocas semanas, cuando Pau nos propuso sumarnos al proyecto, le dijimos que sí. Como Nakamura Films, con Jordi Llorca al frente, nos comprometimos a apoyarlo en la organización del taller y a la producción de la película final, que Óscar Bernàcer y yo nos encargaríamos de escribir. 

Guionistas y director de oferta en el mercadillo navideño de Las Naves.

Guionistas y director de oferta en el mercadillo navideño de Las Naves.

¿Pero qué se iba a rodar? En aquel entonces ni siquiera estaba clara su duración: el cortometraje nos venía pequeño para tanto actor como esperábamos que se matriculase. Barajábamos el mediometraje, pero es un formato extraño, ni chicha ni limonada. Ya puestos, ¿por qué no hacemos un largo? (los de Bilbao somos así). Animados con el reto, nos pusimos manos a la obra. Había que escribir un guión ad hoc para unos alumnos-actores cuyos perfiles aún no conocíamos. Tenía que ser una historia coral y poder rodarse sin desplazamientos, explotando al máximo una única localización. Y sólo teníamos tres meses para hacerlo: el tiempo que duraba el taller. En cuanto acabaran las clases teóricas, empezaría el rodaje. ¿Cómo ir avanzando sin saber con qué actores contábamos?

Durante una semana, nos dedicamos a lanzar argumentos que podrían adecuarse a los condicionantes específicos del Taller Vivir Rodando. Le presentamos a Pau cuatro historias distintas en un documento que detallaba el género, esbozo de personajes, localizaciones, log-line, referentes y sinopsis de una página. Entre las posibilidades había una comedia costumbrista, un thriller con trasfondo social, un drama con tintes cómicos y una de terror. A Pau le apetecía foguearse con el género y a los guionistas nos parecía más sensato, considerando los plazos, montar un artefacto que funcionara bien con los habituales elementos del terror, que una buena comedia basada en el diálogo. El drama podía ser complicado para actores que comienzan, y el thriller se nos iba de presupuesto.

De modo que ésta fue la propuesta elegida: 

03_Lobotomía

El mes de enero, mientras esperábamos a que se matricularan los alumnos para conocer nuestro casting, lo dedicamos a investigar. Encontramos los videos reales con los que arranca la película, que muestran las operaciones de lobotomía practicadas por Egas Moniz. Jordi Llorca localizó una casona idónea para una historia así que nos hizo desterrar el ámbito universitario.

Casa Chalet de Llíria.

Casa Chalet de Llíria.

Entre tanto, Coop&Films, Las Naves y Cinema Jove se habían sumado al Taller Vivir Rodando. Y finalmente se cierran las inscripciones. 14 alumnos, de los cuales 6 eran actores. ¿Sus perfiles? Exactamente los que requería aquella sinopsis primigenia:

Y la guinda del pastel, como artista invitado, Pau Durá, que fue el responsable de la máster-class de interpretación.

05_Actores_Reset

Nos lanzamos a la escritura contra-reloj.

A finales de febrero habíamos montado una escaleta de 36 pasos y dos variantes para el epílogo. Y tras un saludable destierro fallero en Cantabria, teníamos una versión 0 del tratamiento. El nueve de abril terminamos la primera versión de guión. Y justo un mes después, la tercera y última versión, la de rodaje. En total, apenas cuatro meses desde aquel primer log-line. Obviamente estos no son los plazos habituales para escribir un largometraje, pero a pesar de las prisas, el guión de Reset tuvo una gran acogida por parte de los alumnos y los profesionales que habían impartido las clases junto a Pau e iban a formar parte del equipo técnico de la película.

Como veis, todo el proceso responde a unas circunstancias únicas y que difícilmente vuelvan a repetirse. Ante todo, el taller debía formar a los alumnos, pero realmente ha sido un aprendizaje también para nosotros. 

Mi primera mesa italiana

Mi primera mesa italiana

Fuera de la pantalla pequeña, es un lujo tener la posibilidad de que se ruede con tanta inmediatez lo que has escrito. Y con un equipo tan entregado. Por primera vez, un productor ejecutivo me pedía que metiera EXTERIOR NOCHE LLUVIOSA. ¡Bien por Sospedra! Con un par. 

Matando bajo la lluvia.

Matando bajo la lluvia.

En otras circunstancias hubiésemos dejado reposar el guión y reescrito con calma, pero aquí no había tiempo. De modo que lo dimos a leer a algunos amigos selectos (¡gracias María Mínguez, José Ramón Arana, Juanjo Moscardó, Jorge Juan Martínez y Rafa Ferrer!) e incorporamos algunas sugerencias. Si os interesa, podéis descargar el guión aquí: VR_RESET_V03.3

La ilusión de los alumnos se contagió a los profesionales durante el rodaje de la película, que se llevó a cabo en Llíria durante poco más de tres semanas. Gracias al apoyo de su Ayuntamiento, de diversos patrocinadores y de CulturArts, hoy podemos decir que Reset es un experimento que ha salido bien. El Taller Vivir Rodando cumplió y superó con creces las expectativas de los alumnos. 

¡Estarlich, mete el micro ahí!

¡Estarlich, mete el micro ahí!

Los técnicos son una piña y van realizando trabajos profesionales de manera conjunta. Los actores ya tienen un primer largometraje que mostrar. Algunos fueron muy duros consigo mismos al verse en la gran pantalla de los Lys. Pero seguro que Bardem y Pe tampoco se gustan en Jamón, jamón. Lo confieso, yo no me atreveré nunca a releer el tratamiento que escribí en el Máster de guión de la extinta FIA. Sin embargo allí conocí a Ada Hernández, Claudia Pinto, José Ramón Arana, Beatriz García Alos, Octavio Guerra, María Alarcón, Isaura López-Dóriga, Miquel Peidro, Manel Cubedo… Y a Óscar Bernàcer. Con todos ellos he compartido muchos cafés, cervezas, proyectos y trabajos. Sin aquel curso no sería quien soy, ni existirían los guiones que hemos escrito juntos. Estoy convencida de que los alumnos del Taller Vivir Rodando también recordarán para siempre esta primera oportunidad. Misión cumplida.

El resultado podéis verlo en el Atlántida Film Fest hasta el 27 de abril.

Y para terminar, una primicia: RESET participará en la XX edición del Festival de Cine Fantástico de Bilbao. La aventura continúa… 

09_Fant_Bilbao

PD: Puedes seguir el periplo de Reset aquí: 

https://www.facebook.com/ResetLaPelicula

www.resetlapelicula.com


10_alumnos_taller

TOMORROWLAND

Por Gabi Ochoa

Hace ya 3 años. En aquel momento firmé con seudónimo (el que he tenido durante muchos años) una carta a los reyes magos que inauguraba este blog. Una carta que buscaba buenas intenciones, que expresaba el malestar de lo que estaba pasando y dejaba la mano abierta a nuevas soluciones, a proponer ideas, a mejorar en el futuro.

¿Y qué pasó en ese futuro?

El futuro ya no existe. Fin. Dispérsense. Y si puede ser fuera de Valencia mejor. Gracias. En tierra baldía no se puede plantar, o solo grandes árboles.

Tal vez debo ser el único gilipollas que se le quedó cara de tonto cuando se anuncio a bombo y platillo que George Clooney y Hugh Laurie venían a Valencia para rodar “Tomorrowland”, la nueva superproducción de Disney.

Y lo que ha sido el casting, y la selección de extras es la perfecta metáfora de lo que ocurre aquí y ahora, de lo que será nuestro tomorrow.

Somos carne de nuestros propios errores, y siervos de aquello que nos da de comer. Nos movemos por dinero, y porque es lógico que actores o aspirantes a serlo quieran aparecer junto al lado de George Clooney pero, ¿vamos a ser siempre meros comparsas?

Volvemos a repetir la historia: Marshall llegará para traernos la fecundidad, el dinero, la alegría y si hace falta la creatividad, por decreto-ley. Y todos lo aplaudiremos. Pues yo no.

Creo que este rodaje, en estas condiciones que nos han dejado nuestros yermo audiovisual (aquí, aquí, aquí o aquí lo podéis ver), empieza a ser un insulto (aparte de una estupenda metáfora de nuestro sector). Pero no por el rodaje en si. A mi que venga Clooney me parece hasta sano y divertido. Lo que no me lo parece es que nos convirtamos en zombies por ello, en no crear nada más que eso, en que nos carguemos una televisión, un sector, una manera de hacer, en que tengamos una política inútil audiovisual donde no hay nada que resalte, donde no sabemos hacer que nada resalte, con lo fácil que podría ser.

Traer un caballo de Troya a territorio comanche (donde ni siquiera existe una oficina Film Comission en condiciones) como es este, es como intentar sacar agua a la tierra más seca, un chiste. A lo bestia, a lo grande, a lo fallero, a lo la-hostia-puta-en-vinagre.

¿Cuándo vamos a cambiar?, ¿cuándo de verdad nos creeremos proyectos interesantes, pequeños (o grandes) que de verdad pongan una piedra (y otra y otra y otra) para levantar este reventado sector?, ¿cuándo apoyaremos aquello que se hace en los márgenes y que es valenciano y pese a todo, está luchando contra viento y marea por sacar la cabeza?, ¿cuándo llamaremos a los que se han ido para que vuelvan y reconstruyan (junto a los demás) todo esto?

Somos el burro que sigue la zanahoria que nunca cogerá, somos tomorrowland, tierra del mañana que nunca sabremos si llegará porque siempre estaremos esperándola, como esos personajes de Beckett.

Pero como no me creo esto, como voy a seguir sin creerme la tierra del mañana, os propongo algo: vamos a reventar de creatividad.

Que el 2014 sea el año, de-una-puñetera-vez, en que salgan proyectos desde aquí y adonde sea. Que conquistemos Madrid, Buenos Aires, Berlín, DF o Los Ángeles si hace falta. Que de verdad nos apoyemos: creo que los valencianos somos los nuevos gallegos, te encuentras uno en cada rincón (los que andan por Madrid hasta han creado un grupo secreto en Facebook). Que no le tengamos miedo a salir de Valencia, Alicante o Castellón (o Rafelbunyol, Ontinyent o Villarreal) para explicar, contar, difundir lo que hacemos y como lo hacemos. Que nos sorprendamos y que seamos autocríticos con nuestro trabajo y con el de nuestros compañeros. Que de las cenizas emerja una nueva televisión autonómica, pública, de calidad y en valencià. Que los proyectos en marcha y los que están en vuestras cabezas lleguen hasta el final: quiero ver “Reset”, quiero ver en acción la energía de Montoya, de García Ibarra, de Bernàcer, de Hwidar, de Ruipérez y Guijarro, de Aliaga, de Valero, de Lorenz, de Calabuig, de muchos teatreros,… y de Paula Amor que supo en un solo post de Facebook desmontar todo Tomorrowland.

Y que Tomorrowland sea una anécdota, una estupenda anécdota que contar de aquí unos años, llenos de creatividad.

RIP RTVV

Para los que no hablen valenciano, el post está traducido al castellano más abajo.

Pau Martínez és director i guionista. Un dels més prolífics de la nostra terra. Nombrosos documentals, pel·lícules, programes d’entreteniment i sèries de ficció han format part de la seua trajectòria professional. La seua última feina ha sigut com a part de l’equip de directors de l’Alqueria Blanca.

Fabrabocaabajo
En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejercito rojo (de chalecos de extrabajadores de RTVV)…

Així podria començar l’acta de Les corts del tristament històric dia en què quaranta-nou diputats populars van decidir tancar RTVV i privar als valencians d’un servei de televisió pública, en valencià, plural i de qualitat. Un servei, plural i de qualitat, d’altra banda, que els valencians amb prou faenes hem gaudit en els seus vint-i-quatre anys d’existència.

I qui són els culpables que no hàgem pogut gaudir d’aquest servei de televisió plural, en valencià, de qualitat?

Un percentatge molt alt de culpa la tenen els treballadors, o alguns dels seus treballadors per a ser més exactes, un altre percentatge de culpa, més alt sens dubte, ho tenen els seus gestors i sobretot els polítics que els han posat al capdavant, la majoria de les vegades amb objectius molt clars.

I, finalment, un elevat percentatge de culpa la tenim el propi poble valencià, que som els que hem triat i hem seguit fent-ho en successives eleccions a eixos polítics. Encara que tal vegada la paraula polític no hauria d’utilitzar-se per a denominar a determinats pocavergonyes. Sí, jo seguisc creient en la política, en alguns polítics almenys.

Iniciava aquest article amb una frase que va marcar el final de la guerra civil i ho feia amb una intenció clara. En els últims dies, des que el botifler Alberto Fabra anunciara el tancament de RTVV sense assumir ni una sola part de les culpes que el jutge que va anul·lar l’ERO els assignava clarament en la sentència, l’ambient que hem tingut pel Pais Valencià a mi m’ha recordat prou al que va haver-hi durant la guerra civil.

Hem tingut una dreta que ha culpat de tots els mals als rojos, als d’esquerres i als dels “chalecos”, i que ha llançat un radical discurs de “només ens quedava aquesta solució”, “ens hem vist obligats contra la nostra voluntat a prendre aquesta decisió”. Fins i tot en el debat en Les corts en que es va votar la liquidació de RTVV el senyor Bellver seguia culpant als treballadors, als partits de l’oposició, al jutge. Perquè ells s’han vist obligats a fer-ho pel nostre bé, perquè no sabem el que fem, paraules que també hem escoltat abans en boca de colpistes. En escoltar-ho semblava que ells eren les víctimes, pobrets.

Però també en el bàndol dels progressistes, com en el dels republicans durant la guerra civil, les opinions estaven dividides. En les últimes setmanes he tingut no poques discussions, virtuals i en persona, en alguna de les moltes taules redones que hi ha hagut sobre el tema, amb persones que deien alguna cosa així com “jo no veia eixa tele perquè no em sentia identificat en ella”, “per a fer el que feien que la tanquen i veiem TV3”, “ara protesten i denuncien, que ho hagueren fet abans, ara ja és tard”.

Evidentment, l’actual RTVV tampoc jo la sentia com a meua la major part del temps, tampoc compartia la línia dels seus informatius i a mi també m’ha repugnat veure a alguns dels col·laboradors del règim convertir-se en els més revolucionaris quan han vist veure perillar els seus llocs de treball. No hem d’oblidar mai qui han sigut eixos col·laboradors penedits, a mi tampoc em serveix la seua sol·licitud de perdó, però no podem confondre la part amb el tot.

Ni tots els treballadors de RTVV són periodistes ni tots els periodistes han participat de la manipulació. Alguns porten molts anys denunciant-ho i patint les conseqüències. Aquests articles de Julià Álvaro ho il·lustren molt bé.

Sí, des de l’any 1995, amb el PSPV encara en el poder va haver-hi periodistes que van començar a denunciar i van intentar blindar RTVV, sobretot els seus informatius, òbviament, d’ingerències polítiques. Es va crear el primer comitè de redacció d’una televisió a Espanya i van seguir denunciant, ja amb el PP en el poder.

Per què no van tenir èxit? Per què el comitè de redacció va acabar desapareixent? Tal vegada hauríem de mirar-nos a l’espill com a valencians i trobaríem la resposta. Els vam donar el nostre suport? Vam eixir a manifestar-nos al carrer per a defensar la seua causa? No, és més, els valencians vam anar a votar i vam donar el nostre suport majoritari en successives eleccions als gestors que estaven al capdavant d’eixa manipulació i de la decadència que anava patint RTVV.

He arribat a escoltar, evidentment amb tota la raó del món, a gent que deia On estava Canal 9 quan els familiars de les víctimes del metre es concentraven cada dia tres en la plaça de la Verge? Tota la raó, però per a mi la pregunta hauria de ser i on estàvem nosaltres? On estava el poble valencià?

Perquè els valencians ens concentràrem massivament al costat dels familiars de les víctimes del metre va haver de venir Jordi Evolé i gravar un especial de Salvados. A partir d’eixe moment sí, el següent dia milers de valencians acudíem a la plaça de la Verge a recolzar-los. Però fins a eixe moment els dies tres de cada mes amb prou faenes superaven el centenar de persones, amb sort.

Una vegada més si que hi havia valencians dignes de consideració, però eren minoria, com la gent de Barret films, per exemple, que han estat sempre al seu costat i ací segueixen amb el seu excel·lent documental transmedia sobre l’accident del metro.

Productores com la seua són l’exemple que audiovisual valencià mereix seguir avant.

Mirar per a un altre costat, desintonizar Canal 9 de la nostra televisió i preocupar-nos exclusivament de poder vore TV3, jo també vull vore-la clar, tampoc era la solució i també ens convertia en culpables. La decadència de RTVV, ens agrade o no ha sigut la decadència de la societat valenciana. Una vegada més acudisc a les paraules d’uns altres, en aquest cas de Josep Nadal, que expressen de manera precisa aquest pensament.

M’agradaria parlar ara de l’aspecte professional i econòmic, allò que suposa el tancament de RTVV.

En el meu cas particular porte molts anys treballant de manera indirecta per a RTVV.

Totes les meues pel·lícules han tingut la participació, en forma de coproducció, de RTVV, he treballat per a altres productores i per a la meua pròpia, que en aquests moments està “congelada” a l’espera de cobrar factures que ens deuen des de fa anys. He realitzat i dirigit formats televisius culturals i d’entreteniment, he treballat en sèries de ficció, etc…

En els programes treballaven una mitjana de deu-dotze persones durant diversos mesos.

En les sèries de ficció, com a L’alqueria blanca, que a dia de hui hauríem d’estar gravant, s’arribaven a juntar fins a 150 professionals entre tècnics, guionistes, actors, directors, lingüistes, etc… Treballadors, per cert, que a dia de hui encara no hem cobrat.

Per no parlar de les empreses de serveis, amb els seus treballadors també, que col·laboraven amb aquestes dignes produccions de ficció. Herència de sang, Unió Musical Da Cap, Senyor retor, Les moreres, Bon dia bonica o L’alqueria blanca, són només alguns dels exemples de sèries que no solament donaven treball a bons professionals, sinó que a més oferien productes de proximitat al públic valencià.

Tota la gent que hem treballat de manera externa per a RTVV fa anys que venim patint un ERO silenciós i en ocasions la mala praxi d’algunes productores, que per sort no eren majoria.

Hi ha hagut productors i professionals que s’han aprofitat de la situació i han contribuït a l’espoli de RTVV?

Sí, sabem qui són i com van acaparar pràcticament totes les subvencions públiques i contractacions de RTVV durant una època i com poques vegades els projectes s’assignaven per la seua qualitat o pel talent dels seus guionistes o directors. A alguns també ens dóna molta vergonya vore com ara es manifesten contra el tancament alguns dels culpables de l’espoli de la nostra RTVV. O ens entra el riure quan algú que es fa cridar productor i director però que l’única cosa que va fer va ser dedicar-se a esquilmar els comptes públics igual que uns altres, encara que en menor mesura, supose que per açò la rabieta, denunciava en un article d’opinió en el diari Levante a altres companys productors com els grans culpables de l’extinció de l’audiovisual valencià. Viure per a veure.

Martín Román ho relatava molt bé fa no gaire temps en aquest il·lustratiu article d’aquesta mateixa pagina.

Una altra part, la més important, de l’espoli va venir des de Madrid. Un exemple: Un només dels tertulians que venien des de Madrid a participar en eixos “debats”, lo de debat és un eufemisme, polítics d’alt cost econòmic i baixa audiència en l’etapa més fosca de l’ens s’embutxacaven per programa una tercera part del pressupost del que costava qualsevol d’eixos programes als quals feia referència i en els que hem treballat molts.

Gormandia, Trau la llengua, Ficcionari, són només alguns dels exemples de programes econòmics, realitzats des de fora de l’ens i amb uns resultats d’audiència i rendibilitat que justificaven l’existència de la pròpia RTVV, així com els programes produïts per la pròpia RTVV, com Dossiers o Guamipi, per posar només dos exemples. Hi havia bons professionals capaços de fer programes dignes d’una televisió pública. És obvi que l’endeutament de RTVV no va venir per ací, sinó pels drets del futbol, de la formula 1, la copa America, la visita del papa… Molts amiguitos i molts favors que retornar, m’imagine.

Amb el tancament de RTVV no solament es queden sense treball de manera directa més de mil sis-centes famílies, sinó entre quatre mil i cinc mil famílies i, probablement ens quedaríem curts.

Però el més greu és la perduda d’identitat que com a poble ens suposa la perduda del nostre de mitjà de comunicació públic, en la nostra llengua.

Aqueix és el missatge que hem de fer arribar als que justificaven el tancament de RTVV en motius econòmics, ideològics…

Que calia canviar moltes coses en la tele era obvi, i alguns ho portàvem demanant des de fa temps, però açò no justifica mai la decisió dictatorial presa per aquest govern presidit per un president al que ningú ha votat i un govern que ha demostrat la seua incompetència, com els anteriors, per a gestionar recursos públics.

Si els valencians tenim orgull, tal vegada va sent hora de traure-ho i, arribat el moment, no solament traure a aquesta gent del poder sinó, sobretot, fer-los pagar de totes les maneres legals possibles per la desastrosa situació econòmica, social i moral a la qual ens han portat.

Tornant al símil de la guerra civil amb el qual iniciava aquest article si no els fem pagar legalment per tots els mals que ens han fet al poble valencià correm el risc de tornar a tenir-los en el poder en poc temps i sense que hagen pagat per açò, tal com ha passat a Espanya gràcies a eixa transició “modèlica” que ens ha retornat al franquisme a les institucions i als òrgans de poder.

No hem d’oblidar qui son els que ens han portat fins a ací.

Fabrabocaabajo

En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejercito rojo (de chalecos de extrabajadores de RTVV)…

Así podría empezar el acta de Les corts del tristemente histórico día en que cuarenta y nueve diputados populares decidieron cerrar RTVV y privar a los valencianos de un servicio de televisión pública, en valenciano, plural y de calidad. Un servicio, plural y de calidad, por otro lado, que los valencianos apenas hemos disfrutado en sus veinticuatro años de existencia.

¿Y quienes son los culpables de que no hayamos podido disfrutar de este servicio de televisión plural, en valenciano, de calidad?

Un porcentaje muy alto de culpa la tienen los trabajadores, o algunos de sus trabajadores para ser más exactos, otro porcentaje de culpa, más alto sin duda, lo tienen sus gestores y sobre todo los políticos que los han puesto al frente, la mayoría de las veces con objetivos muy claros.

Y, finalmente, un elevado porcentaje de culpa la tenemos el propio pueblo valenciano, que somos los que hemos elegido y hemos seguido haciéndolo en sucesivas elecciones a esos políticos. Aunque tal vez la palabra político no debería utilizarse para denominar a determinados sinvergüenzas. Sí, yo sigo creyendo en la política, en algunos políticos por lo menos.

Iniciaba este artículo con una frase que marcó el final de la guerra civil y lo hacía con una intención clara. En los últimos días, desde que el botifler Alberto Fabra anunciara el cierre de RTVV sin asumir ni una sola parte de las culpas que el juez que anuló el ERE les asignaba claramente en el auto, el ambiente que hemos tenido por el Pais Valenciano a mi me ha recordado bastante al que hubo durante la guerra civil.

Hemos tenido una derecha que ha culpado de todos los males a los rojos, a los de izquierdas y a los de los chalecos, y que ha lanzado un radical discurso de “sólo nos quedaba esta solución”, “nos hemos visto obligados contra nuestra voluntad a tomar esta decisión”. Incluso en el debate en Les corts en que se votó la liquidación de RTVV el señor Bellver seguía culpando a los trabajadores, a los partidos de la oposición, al juez. Porque ellos se han visto obligados a hacerlo por nuestro bien, porque no sabemos lo que hacemos, palabras que también hemos escuchado antes en boca de golpistas. Al escucharlo parecía que ellos eran las víctimas, pobrecitos.

Pero también en el bando de los progresistas, como en el de los republicanos durante la guerra civil, las opiniones estaban divididas. En las últimas semanas he tenido no pocas discusiones, virtuales y en persona, en alguna de las muchas mesas redondas que ha habido sobre el tema, con personas que decían algo así como “yo no veía esa tele porque no me sentía identificado en ella”, “para hacer lo que hacían que la cierren y vemos TV3”, “ahora protestan y denuncian, que lo hubieran hecho antes, ahora ya es tarde”.

Evidentemente, la actual RTVV tampoco yo la sentía como mía la mayor parte del tiempo, tampoco compartía la línea de sus informativos y a mí también me ha repugnado ver a algunos de los colaboradores del régimen convertirse en los más revolucionarios cuando han visto ver peligrar sus puestos de trabajo. No debemos olvidar nunca quienes han sido esos colaboradores arrepentidos, a mí tampoco me sirve su solicitud de perdón, pero no podemos confundir la parte con el todo.

Ni todos los trabajadores de RTVV son periodistas ni todos los periodistas han participado de la manipulación. Algunos llevan muchos años denunciándolo y sufriendo las consecuencias por ello. Estos artículos de Julià Alvaro lo ilustran muy bien.

Sí, desde el año 1995, con el PSPV todavía en el poder hubo periodistas que empezaron a denunciar e intentaron blindar RTVV, sobre todo sus informativos, obviamente, de injerencias políticas. Se creó el primer comité de redacción de una televisión en España y siguieron denunciando, ya con el PP en el poder. ¿Por qué no tuvieron éxito? ¿Por qué el comité de redacción acabó desapareciendo? Tal vez deberíamos mirarnos al espejo como valencianos y encontraríamos la respuesta. ¿Les dimos nuestro apoyo? ¿Salimos a manifestarnos a la calle para defender su causa? No, es más, los valencianos fuimos a votar y dimos nuestro apoyo mayoritario en sucesivas elecciones a los gestores que estaban al frente de esa manipulación y de la decadencia que iba alcanzando RTVV.

He llegado a escuchar, evidentemente con toda la razón del mundo, a gente que decía ¿dónde estaba Canal 9 cuando los familiares de las víctimas del metro se concentraban cada día tres en la plaça de la Verge? Toda la razón, pero para mí la pregunta debería ser ¿y dónde estábamos nosotros? ¿Dónde estaba el pueblo valenciano?

Para que los valencianos nos concentráramos masivamente junto a los familiares de las víctimas del metro tuvo que venir Jordi Evolé y grabar un especial de Salvados. A partir de ese momento sí, el siguiente día miles de valencianos acudíamos a la plaça de la Verge a apoyarlos. Pero hasta ese momento los días tres de cada mes apenas superaban el centenar de personas, con suerte.

Una vez más si que había valencianos dignos de consideración, pero eran minoría, como la gente de Barret films, por ejemplo, que han estado siempre a su lado y ahí siguen con su excelente documental transmedia sobre el accidente del metro.

Productoras como la suya son el ejemplo de que audiovisual valenciano merece seguir adelante.

Mirar para otro lado, desintonizar Canal 9 de nuestra televisión y preocuparnos exclusivamente de poder ver TV3, yo también quiero verla claro, tampoco era la solución y también nos convertía en culpables. La decadencia de RTVV, nos guste o no ha sido la decadencia de la sociedad valenciana. Una vez más acudo a las palabras de otros, en este caso de Josep Nadal, que expresan de manera certera este pensamiento.

Me gustaría hablar ahora del aspecto profesional y económico, lo que supone el cierre de RTVV.

En mi caso particular llevo muchos años trabajando de manera indirecta para RTVV.

Todas mis películas han tenido la participación, en forma de coproducción, de RTVV, he trabajado para otras productoras y para la mía propia, que en estos momentos está “congelada” a la espera de cobrar facturas que nos adeudan desde hace varios años. He realizado y dirigido formatos televisivos culturales y de entretenimiento, he trabajado en series de ficción, etc…

En los programas trabajaban una media de diez-doce personas durante varios meses.

En las series de ficción, como L’alqueria blanca, que a día de hoy tendríamos que estar grabando, se llegaban a juntar hasta 150 profesionales entre técnicos, guionistas, actores, directores, lingüistas, etc… Trabajadores, por cierto, que a día de hoy todavía no hemos cobrado.

Por no hablar de las empresas de servicios, con sus trabajadores también, que colaboraban con estas dignas producciones de ficción. Herencia de sang, Unió Musical Da Capo, Senyor retor, Les moreres, Bon dia bonica o L’alqueria blanca, son sólo algunos de los ejemplos de series que no sólo daban trabajo a buenos profesionales, sino que además ofrecían productos de proximidad al público valenciano.

Toda la gente que hemos trabajado de manera externa para RTVV hace años que llevamos sufriendo un ERE silencioso y en ocasiones la mala praxis de algunas productoras, que por suerte no eran mayoría.

¿Ha habido productores y profesionales que se han aprovechado de la situación y han contribuido al expolio de RTVV.

Sí, sabemos quienes son y como acapararon prácticamente todas las subvenciones públicas y contrataciones de RTVV durante una época y como pocas veces los proyectos se asignaban por su calidad o por el talento de sus guionistas o directores. A algunos también nos da mucha vergüenza ver como ahora se manifiestan contra el cierre algunos de los culpables del expolio de nuestra RTVV. O nos entra la risa cuando alguien que se hace llamar productor y director pero que lo único que hizo fue dedicarse a esquilmar las cuentas públicas igual que otros, aunque en menor medida, supongo que por eso la rabieta, denunciaba en un artículo de opinión en el diario Levante a otros compañeros productores como los grandes culpables de la extinción del audiovisual valenciano. Vivir para ver.

Martín Román lo relataba muy bien hace no mucho tiempo en este ilustrativo artículo de esta misma pagina.

Otra parte, la más importante, del expolio vino desde Madrid. Un ejemplo: Uno sólo de los tertulianos que venían desde Madrid a participar en esos “debates”, lo de debate es un eufemismo, políticos de alto coste económico y baja audiencia en la etapa más oscura del ente se embolsaban por programa una tercera parte del presupuesto de lo que costaba cualquiera de esos programas a los que hacia referencia en los que hemos trabajado muchos.

Gormandia, Trau la llengua, Ficcionari, son sólo algunos de los ejemplos de programas económicos, realizados desde fuera del ente y cuyos resultados de audiencia y rentabilidad justificaban la existencia de la propia RTVV, así como los programas producidos por la propia RTVV, como Dossiers o Guamipi, por poner sólo dos ejemplos. Había buenos profesionales capaces de hacer programas dignos de una televisión pública. Es obvio que el endeudamiento de RTVV no vino por aquí, sino por los derechos del fútbol, de la formula 1, la copa America, la visita del papa… Muchos amiguitos y muchos favores que devolver, me imagino.

Con el cierre de RTVV no sólo se quedan sin trabajo de manera directa más de mil seiscientas familias, sino entre cuatro mil y cinco mil familias y, probablemente nos quedaríamos cortos.

Pero lo más grave es la perdida de identidad que como pueblo nos supone la perdida de nuestro de medio de comunicación público, en nuestra lengua.

Ese es el mensaje que tenemos que hacer llegar a los que justificaban el cierre de RTVV en motivos económicos, ideológicos…

Que había que cambiar muchas cosas en la tele era obvio, y algunos lo llevábamos pidiendo desde hace tiempo, pero eso no justifica jamás la decisión dictatorial tomada por este gobierno presidido por un presidente al que nadie ha votado y un gobierno que ha demostrado su incompetencia, como los anteriores, para gestionar recursos públicos.

Si los valencianos tenemos orgullo, tal vez va siendo hora de sacarlo y, llegado el momento, no sólo sacar a esta gente del poder sino, sobre todo, hacerles pagar de todas las maneras legales posibles por la desastrosa situación económica, social y moral a la que nos han llevado.

Volviendo al símil de la guerra civil con el que iniciaba este artículo si no les hacemos pagar legalmente por todos los males que nos han hecho al pueblo valenciano corremos el riesgo de volver a tenerlos en el poder en poco tiempo y sin que hayan pagado por ello, tal como ha pasado en España gracias a esa transición “modélica” que nos ha devuelto al franquismo a las instituciones y a los órganos de poder.

No debemos olvidar quienes nos han llevado hasta aquí.

RESPUESTA A CURSO PARA PRODUCTORES AUDIOVISUALES (VALENCIANOS)

tren

En este blog habitualmente nos leemos unos a otros antes de publicar los artículos para darnos retroalimentación pero en esta ocasión yo no pude hacerlo con el anterior post que firmaron Gabi Ochoa y José Jaime Linares. Supe que había cierta polémica en algún muro del facebook y también antes de publicarlo en mi muro lo leí. Me surgió esta reflexión, y en lugar de publicarlo en los comentarios decidimos convertirlo en un nuevo artículo.

Por Martín Román.

No puedo hablar del audiovisual valenciano desde sus inicios, no llevo tanto en este oficio, mi aterrizaje al mundo laboral fue al mismo tiempo que se iniciaba el boom de producciones alimentado por la burbuja inmobiliaria. Si ese es el nacimiento de la industria valenciana del audiovisual deberíamos considerarlo más un aborto por malformación.

Mientras estudiaba guión se rodó esa producción a la que apodaron “la locomotora del audiovisual valenciano”. Estoy hablando de Ausiàs March ¿alguien se acuerda de ella?

Cuando acababa el master de guión en la FIA se rodaban las primeras tres tvmovies (malas, por no decir terribles), durante unos cuantos años se estuvieron produciendo alrededor de 7 tvmovies por año. Podría achacarse a las tres primeras su mala calidad por la novedad del formato, pero es que las que siguieron año tras año las seguían haciendo los mismos, y cuanto más malas parecían tener más puntos para repetir en la dirección. Una de las que me gustó de verdad fue Omar Martínez un guión bien armado, buena realización y actores bien dirigidos… Pau Martínez no dirigió ninguna tvmovie más. La que dirigió Sigfrid Monleón (guión del director y de un servidor) fue líder de audiencia superando a Ejecución inminente de Clint Eastwood en La 1. Nunca nadie nos llamó para que volviésemos a intentarlo.

En mi actitud novata, una vez participé en la reescritura de un proyecto de televisión mezcla de magacín y ficción. No cobré, lo hacía porque si salía el proyecto tendría trabajo y era algo novedoso, me ilusionaba. La serie no salió, no gané dinero. Esa productora de quien el máximo exponente era un director y productor que trabajó bastante en esos años me volvió a llamar al tiempo para escribir un guión de tvmovie. Le dije que sí pero que cobraba 3000€ por el desarrollo. Su respuesta fue que no me podía pagar pero que si la vendía me pagaba el máximo que se estaba pagando por un guión de tvmovie. No acepté, ya había hecho el memo una vez. A ese productor, que por cierto saludo con agrado y me cae bien, le he escuchado discursos progresistas pero su ejemplo no es el mejor.

Productoras con varias producciones en marcha no pagaban el desarrollo de sus proyectos incluso cuando sabían que lo tenían prácticamente vendido. Y luego te pegaban la patada. Yo co-cree una de las series más exitosas que se han emitido en Canal 9  y hasta que no se vendió no cobré. El compromiso de la productora era que si salía contarían con mis servicios. Cumplieron su palabra, dialogué un capítulo y nunca más supe de ellos. No sería tan malo mi trabajo si se vendió la serie… yo estaba trabajando en ese momento en una serie documental que me motivaba mucho más y además ya me habían advertido de las malas prácticas de esa productora y mi reflexión fue “sabía que podía pasar y ha pasado”. Además existía el miedo que si montaba mucho pleito se me vetara luego en ayudas por ponerme en contra a una de las asociaciones de productores valencianos.

Digo todo esto porque siento que el artículo anterior alude a una época en que sí existió una industria. Y es mentira, hubo gente que quiso hacer dinero, nunca un negocio perdurable. Y como en esa época había trabajo aunque no hiciésemos los productos que deseábamos no nos importaba tanto porque podíamos eludir la frustración cenando por ahí, yendo a conciertos y viajando por Europa en Ryanair, vuelos low cost para los creadores low cost.

En ese aborto que fue el boom del audiovisual valenciano “Ausiàs March” cumplió la promesa de los políticos, la televisión y productores que la apoyaban SÍ fue “la locomotora del audiovisual” valenciano, una locomotora que descarriló estrepitosamente, creo que mis padres fueron los únicos que la vieron hasta el final porque su hijo (yo) salía de extra. No quisimos ver que eso era algo que se repetía y cual émulos adelantados a la era de Rajoy no hicimos nada esperando que las cosas cambiaran por voluntad propia.

Hay que mirar al futuro pero queriendo cambiar el presente y erradicar los problemas del pasado. Pasa como con el PP y el PSOE, pretender la regeneración de alguno de esos partidos con Rajoy o Rubalcaba al frente o alguno de sus principales colaboradores es una falacia. Y en el audiovisual valenciano hay tanto vicio ya que quienes están haciendo cosas interesantes las hacen fuera (ejemplo del compañero Paco López Barrio con la serie Victor Ros) o de manera independiente: Adán Aliaga, David Valero, Chema García Ibarra, Eloy Enciso, Óscar Bernácer y Nacho Ruipérez son algunos de los nombres que me vienen a la cabeza, pero seguro hay más.

Hay mucho talento creativo pero son buitres carroñeros quienes llevan las riendas y muchos creativos que nos comportamos como ovejas. Mejor dicho, les permitimos que lleven las riendas. Creámonos la máxima de que sin nuestro guión no tienen nada, ¿por qué se lo vas a dar a alguien gratis? ¿y si montas tu productora o buscas a un productor de nueva generación con el que trabajar codo con codo que no esté anclado en la fórmula de la subvención y el beso negro para levantar proyectos?

Esta ira en algunas de mis expresiones vienen de un sentimiento de culpa de haber participado como oveja estúpida en ese audiovisual valenciano que tan buena fama nos ha dado, tanto que apenas se nos ve en el exterior.

PD: Si Ausiàs March fue la locomotora del audiovisual valenciano “echemos abajo la estación de tren. Demoler, demoler, demoler, demoler”:

POR QUÉ NOS VAMOS

estacionnorte2

Por Gabi Ochoa

El otro día escribí esto en Facebook:
“Alguien debería pensar en un programa que fuera “Valencianos por Madrid”. Me he encontrado con Rafa (Montesinos), hemos hablado de Vicente (Ibáñez). Me he guasapeao con Nacho (López Murria) que para por allí y ha salido el nombre de (Toni) de Paco. Me he pasado rápidamente por Yorick a ver si estaba la mediovalenciana Carnetti (Encarna Sancho). Ir a Madrid es encontrarse a media Valencia cultural. Alguien debería pensar en porqué se da esto”.

Muchos lo comentaron. Otros que por allí andan como Mariola Cubells, Tirso Calero o Héctor Beltrán, o gente que va y viene como Fede Calabuig o mi caso. Pero me quedo con esto que escribió el maestro López Barrio:
“Sería un buen programa para Canal 9, si Canal 9 funcionase como debe. Pero si Canal 9 -la cultura en Valencia en general- funcionase no habría tantos valencianos en Madrid. Me temo que es un círculo vicioso. Por lo demás aquí tienes un post.”

Parece una ironía pero no lo es. Cuando ya no queda nada en esta tierra baldía, tal vez hay que pensar en emigrar.

No lo elegí. Nunca quise salir de Valencia, irme fuera a trabajar. De hecho aquí sigo, aunque cada vez viajo más fuera, me encuentro con más oportunidades de las que creía en otro sitio que no sea la terreta. De esto hablábamos Rafa y yo el otro día en la capi. Esta semana vuelvo a Madrid (esta vez iré con Vicente), como hace ya más de dos meses que hago con bastante asiduidad.

Recuerdo la primera vez que lo hice, allá por el ’97 o ’98. Un amigo, Xavi Sala (valenciano, of course), se había ido a trabajar a Madrid. Entró en ˝Periodistas”. Desde allí me insistía que fuera, que allí buscaban guionistas para un nuevo proyecto (aquello terminó siendo “7 vidas”). Hice, de hecho, una prueba que consistía en guionizar un capítulo ficticio de “Friends”. Pero claro, yo tenía 21 o 22 años, y mi experiencia era tan corta, que tras hacer ese capítulo (aún lo guardo, creo) me pidieron otra prueba. No la hice, por desconocimiento.

Con el tiempo he estado meses en Barcelona y en Madrid indistintamente, buscando curro o desarrollando proyectos. Recuerdo de hecho como después de una época de mucho trabajo, ya con 24 o 25 años, terminé en una productora y me fui a Barcelona con el proyecto de un documental debajo del brazo. Logré rodarlo, pero nunca lo pudimos vender a TV3, que era nuestra intención. Sueños de un veinteañero.

Ahora es distinto. Hace ya más de un año que Canal 9 – RTVV no produce nada. Ni ficción, ni documental, ni entretenimiento. Nada. Esto es el desierto. Algunos guionistas han emigrado. Otros se han pasado al teatro o se sostienen con curros menores en pedagogía, en rodajes, vídeos, etc.

Hablo constantemente con aquellos que se han ido, los que van y vienen. Quiero saber cómo les va. Me preocupa mi gente, que le voy a hacer. Irse es una puta mierda. Es jodido. Nadie quiere deshacerse de aquellas raíces que le tienen cogido a esta tierra en la que se vive genial sí, pero donde se ha hecho una gestión pésima, horrible, de la cultura.

En unas semanas despido a uno de mis mejores amigos porque cruza el charco para currar. Hace meses, ya ha pasado un año, lo hizo Martín Román.

Animo a aquellos que manejan CulturArts y Televisió Valenciana, perdón más bien les exijo, que se sienten con ellos, con esa gente que se fue a trabajar fuera. Ellos tuvieron una razón de peso para irse. Darles una razón para volver a trabajar en aquello tan falsario del “audiovisual valenciano”.

Este recuerdo va especialmente a amigos como Rafa, Vicente, Pau, Adán, Martín, Xavi, y tantos tantos otros que no queriendo dejar atrás “les seues arrels”, dijeron “ahí os quedáis”.

http://www.menoslobos.org/?p=97

NOTA: Este documental “Del primer Tripartit al ConCA” debería ser de obligada visión para todos los gestores culturales valencianos. Tres capos de la cultura catalana con el Tripartit reflexionan sobre cómo crear unas mínimas infraestructuras y potenciar la cultura catalana desde las Instituciones. Para reflexionar.
Son varios archivos. Para verlo entero (es más de una hora), tenéis que pinchar las flechas de la izquierda y de la derecha donde hay más vídeos.

CANCIÓN TRISTE DE HILL EDAV ó LA SERIE DE LOS GUIONISTAS

La firma invitada de hoy es Nacho Sánchez. Nacho ha trabajado en infinidad de equipos de producción como jefe y director de producción. Entre sus trabajos destacan “Faltas leves”, “Alan muere al final de la película” y “Orson West”.

I

El otro día, pensaba en el gran Paco López Barrio y su afición al montañismo. La verdad es que acostumbrado a la imagen del deportista fibroso y un poco chulo (sí, tengo prejuicios con la gente que está en forma), Paco no parecía representar el estereotipo. Su imagen sosegada, un poco de profesor de literatura clásica, no invitaba a imaginar un hobby así. Pensando en ello, me di cuenta que daría para un gran personaje: un comisario de policía en la brigada de delitos monetarios con actitud tranquila y aspecto de profesor. Ya la habíamos liado, porque estas cosas sabes como empiezan pero nunca como acaban, los Gedankenexperiments se te van de las manos en cuanto te descuidas.

Porque un personaje así está en una serie, y era fácil construir el escenario a su alrededor. Dejaremos de lado al posible némesis de nuestro personaje (¿Un malvado defraudador de dinero público aficionado a los relojes y con apoyo político?), esa brigada y la gente a su alrededor iban apareciendo casi solos: el joven que llega con mucho ímpetu, ideas y diferentes formas de ver el trabajo: Rafa Ferrero. Ese trabajador incansable y honesto, Gabi Ochoa, que se atreve con casos grandes y pequeños, e incluso está empezando a colaborar con Homicidios (que tienen más presencia en los medios y más glamour). Todo el trabajo de la brigada siempre se debe presentar ante el fiscal para saber si hay caso, y ahí estaría Juanjo Moscardó, asegurándose que la investigación tiene base y avanza bien. El pobre Martín Román es el eterno undercover, siempre metido en líos y lejos de los suyos. Y cuidado con el departamento de Delitos Informáticos, capitaneado por Toni García.

Por supuesto, no pueden faltar las chicas en la brigada, Joana Ortueta y Ada Hernández, que empezaron en Tráfico pero ahora están en esta brigada. Especializadas en lo más duro, son capaces de llevar adelante cualquier trabajo: igual te saca una confesión que te baten las calles buscando a un sospechoso en pocos días. Pero no todos los personajes pueden ser miembros de la brigada, alguno puede ser ese detective privado que ha dejado la policía pero aún les ayuda, como César Sabater.

Llegados a este punto, la analogía se dispara y empiezo a ver todo el organigrama de las Fuerzas de Seguridad: la gente de Homicidios, importantes y muy venerados por la opinión pública, como Pau Martínez o Rafa Montesinos. La policía Científica, con su tecnología y sus avances, tanto de campo con Miguel Llorens o Jose Sospedra, como en el laboratorio donde trabajan casi a oscuras Ivan Martínez-Rufat y Carles Candela.

Narcóticos y sus excentricidades, representados por Charly Ramón o Uxúa Castelló; y los pobres que siempre se llevan lo peor, la abnegada gente de Tráfico: Araceli Isaac y Jordi Llorca.

II

Homenajes y bromas aparte, creo que este pequeño retrato hecho de la profesión en Valencia podría ser extrapolable a cualquier gremio en cualquier ciudad de cualquier país occidental. Y es en este momento en que entiendes un poco mejor el funcionamiento interno de las llamadas “series profesionales”. Desde aquellos inmensos trabajos de Stephen Bochco en los 80 hasta ejemplos más recientes como “Mad Men” o “The Wire”, vemos como el entorno laboral se ha convertido en fuente de arquetipos que nos permiten identificarnos con rudos policías, sofisticados creativos publicitarios o abnegados cirujanos e implacables abogados.

Más allá de las series “facilonas”, que recaen en la repetición de tramas sea cual sea la profesión representada (¿Fue HomoZapping quien hizo el sketch de “Mecánicos”?), sí que es cierto que la buena ficción sobre profesiones parece estar aportando nuevos arquetipos al catálogo clásico. El entorno laboral es una gran fuente de conflicto (base para la creación de historias) en nuestra sociedad productivista, y en ausencia del conflicto aristocrático clásico (con sus guerras, asesinatos e intrigas palaciegas) nos permite un amplio campo en el que mostrar las luchas, victorias y derrotas del día a día de cualquier persona, incluido el espectador. Cuando alguien ve a un personaje rebajar su dignidad para medrar económicamente y “ayudar” a su empresa puede ver los pequeños sacrificios y renuncias que cada uno hace a diario, aunque lo que vea sea a Joan acostándose con el rijoso representante de Jaguar. Los tejemanejes internos para medrar en cualquier serie policiaca son fácilmente extrapolables a todos esos momentos en que uno debe decidir si hacer su trabajo simplemente o empezar a manejar recursos para que el resultado del mismo sea más visible y poder medrar en su propia profesión.

Y no sólo situaciones, ¿quien no tiene en su entorno laboral a un caradura mal trabajador pero encantador con quien no te puedes enfadar, como Arturo Valls en Cámera Café?

¿Quien no ha sufrido a un jefe duro y despótico que al final demuestra ser quien saca lo mejor de nuestro trabajo, como Don Draper y Peggy? ¿O quien no ha visto medrar a un vendido que ha perjudicado a gente a su alrededor por llegar más alto? Y tantos y tantos otros ejemplos que vemos capítulo a capítulo y que tantos ecos despiertan en la mente del espectador.

O quizá sean sólo reinterpretaciones de estos arquetipos clásicos, como el hierofante o el bufón actualizados a nuestro particular panteón arquetípico, y, como muchos sospechamos, llevamos cinco mil años contándonos las mismas anécdotas y los mismos chistes.

UN POLLO EN “KDAMOS?”

Esta semana la firma invitada es un joven dramaturgo valenciano que ha dado que hablar en la terreta. Nacho López Murria estrenó este año “Azul #15” y ahora está detrás de su nuevo proyecto, “De cómo James Stewart nos desnudaba con la mente”. Hoy nos cuenta su experiencia inicial en la webserie “Kdamos?

Por Nacho López Murria

Un día de verano, mientras ejerces uno de esos trabajos que no tienen nada que ver con lo tuyo, pero que haces sin rechistar, recibes un whattsap medio urgente de gabkarwai, que te comenta un nuevo (o viejo) proyecto, así por encima (lo resumido que te permite la escritura inmediata de las aplicaciones para los móviles) sin entrar en mucho detalle. En ese mismo escrito, aparecen las palabras “producción” y “subvención” y tu joven cabeza piensa en dólares, en estabilidad, en comprar a mansalva libros y pelis en la Fnac y en llevar a chicas al cine en plan conquista y para cultivarte y además, se te pasa por la cabeza, que vas a poder dejar ese humillante trabajo que no quieres nombrar a nadie, ni siquiera a tu posibles y futuristas hijos, para que no te pierdan el respeto.

En ese mismo mensaje (largo) te comenta que te necesita para escribir y no actuar (mecachis, Gab no me quiere para actuar) y para llevar noséquédecommunitymanagerynoséquémás.

Al día siguiente, o pasados un par de días, recibes la llamada de Gab, que te habla un poco más del proyecto y que recuerdo que intentó llevar hace unos años, pero como siempre está metido en mil líos, no lo pudo hacer. Te comenta algo del trabajo que tienes que hacer y te comenta también acerca de la pasta, que para él es poco, pero para mí, que soy todavía un jovenzuelo inconsciente, me suena a dineral, y que se te pagará en noséquémesdenoséquéaño.

Pongo pies en tierra y desplumo la idea de los dólares y de abandonar el trabajo horrible de verano, pero, hay otros factores a valorar y son: trabajar con Gab siempre es aprender algo nuevo, experiencia, currículum (que no da de comer, pero siempre mola releerlo en tu casa, solo, cara al ordenador como un tontaina), conocer gente nueva (igual a contactos, yo te hago esto y tú me haces esto, venga va, pero sin tocarnos, ¿eh?).

¿Y en qué consiste esta misión? Allá vamos:

Viendo este video puede sugerirte una única cosa (de verdad, sólo una): Youtube=porno.

Casi, pero no. El “Proyecto Kdamos?”, es una serie online enfocada a un público juvenil, con claras referencias a otras producciones como Misfits o Skins, pero con el inevitable toque  ibérico que nos caracteriza. El enfoque, puede recordar a películas como “Monstruoso” o sin irnos más lejos, a “REC”. Todo acompañado de una banda sonora de lujo y al más puro estilo USA, del grupo castellonense Puk Dos.

Vídeos virales, cámaras de seguridad que capturan robos, sexo teenager, comedia y algo de suspense. Fórmulas que funcionan más allá de los vampiros con brillantina o los hombres lobo con fotodepilación premeditada.

Imágenes grabadas, supuestamente, por unos chavales de barrio, montadas por profesionales del audiovisual valenciano, bajo la atenta supervisión de MementoNET, donde se intenta captar una ciudad (Valencia), a través de tres skaters de dieciocho años, totalmente desubicados y con las hormonas en estado de efervescencia.

Para hablar de Kdamos?, hay que hablar de Troglo, el chico/personaje que se encarga de grabar estos videos, captando las “aventuras” de sus dos amigos Gabi y Nick y de los líos en los que se meten  cuando conocen a Alex. Troglo, irá descubriendo las intenciones de Alex, intentando averiguar de dónde ha salido y porqué trastorna tanto su entorno, a la vez que calienta en todos los sentidos a nuestros protagonistas y a todo aquél que siga la serie (pongo la mano en el fuego y para muestra el primer video).  A partir de ahí sus vidas van a dar un giro de 180 grados.

Os enlazo al primer capítulo. Hasta el momento ya han salido cuatro de siete y varios virales que se adhieren a éstos (como el de la chica que se desnuda, tendréis que ver el resto, digo yo 😛 ):

Además de la serie, el Proyecto Kdamos? Se complementa con una gran cantidad de contenidos, como por ejemplo, el seguimiento de Mireia Mercadal a las producciones que podemos ver actualmente en televisión, como a la cartelera de cine o recomendaciones musicales y estar al tanto de todas estas novedades a través de sus perfiles de Facebook y Twitter.

Para hablar de Kdamos?, hay que hablar de la ayuda prestada, para ordenar este caos juvenil, de la dirección del ya mencionado (y mi maestro Jedi) gabkarwai y los guionistas Pau Martínez, Guadalupe Sáez, César Sabater y de un servidor, que con esa plantilla de guionistas, uno se sentía un pequeño pollo en medio de un circo romano.

En la primera (y única reunión), en la que miras de frente a cada uno de ellos, ves pasar mentalmente sus trabajos y currículums y de repente, tienes la extraña sensación de ir al baño a mirarte al espejo para decir “¿qué carajo hago yo allí con esta gente?” Eso y quitarte una pielecita de encima de la ceja.

El conocido brainstorming o lluvia de ideas, (en la cuál había prometido en casa limitarme a escuchar y acatar órdenes y en la que acabé hablando más de lo normal) empezó algo espesa/veraniega, pero terminó cambiando un porcentaje bien alto el planteamiento que tenía Gab en mente en cuanto a la trama general de los capítulos, ofreciendo varios frentes y colores al material propuesto.

En seguida vi con quién podía tener más afinidad dependiendo del tipo de ideas que se iban proponiendo/apuntando en la pizarra. Llegué al límite de aceptar que muchas de las que propuse, a nivel producción, era imposible que quedaran medianamente bien, algunas incluso eran demasiado “ochenteras”, ya que todavía no consigo adaptarme a las modas crepusculeras. Lo que está claro, es que en seguida me sentí uno más dentro del equipo, ya que a veces tendemos a pensar, que la diferencia generacional o profesional, provoca cierto “miedo” a la hora de trabajar en equipo.

Por último y por ello no menos importante, para hablar de Kdamos?, hay que hablar de confianza, perseverancia y de creer que todavía (a pesar de los tiempos oscuros que corren) se puede aportar un peldaño más a la cultura (y a la nueva cultura online), sin grandes pretensiones y sobre todo, sin grandes ayudas.

Porque Kdamos?, tiene la esencia del rodaje guerrillero, del equipo de jóvenes profesionales, capaces de adaptarse a cualquier situación para llevar a cabo su cometido. De hablar de una nueva generación (la comprendida entre los 90 y 2000), de la que por desgracia, sabemos muy poco. De trabajar exclusivamente por y para un público y para decir “hola, estamos aquí”, a pesar de los recortes y las ganas que tienen “arriba” de acabar con la “ficción” y la cultura en nuestro país, y de habernos privado a muchos de nosotros, conocer los “buenos tiempos”.

Para seguir la serie y todos sus contenidos:

–   Blog de Troglo.  http://kdamos.es/category/kdamos-blog-troglo

– Facebook. http://www.facebook.com/proyectokdamos

– Twitter @Proyecto_Kdamos

Para ver todos los vídeos por orden cronológico:

20120413-pK Serie completa.

http://kdamos.es/proyecto-kdamos/20120413-pk-2