LA ÑORA DISTRIBUYE Y EL CORTO COMO ESPACIO DE LIBERTAD

Captura de pantalla 2014-12-16 a las 16.43.31

Por Martín Román.

Hay un sentir general de que el cortometraje es una especie de escuela, el primer paso que toda persona que quiera dirigir un largometraje debe dar. Ese sentir no está únicamente en el público ajeno a la creación audiovisual, también está instalado en los mismos profesionales del sector. Esa es una mentalidad mercantilista de la creación cinematográfica. Cierto que levantar un proyecto audiovisual cuesta bastante dinero, pero eso no debería restarle valor a la creación en sí. El cortometraje es un formato audiovisual con valor propio, ni menor ni mayor que el que pueda tener el largometraje, una tvmovie o una serie. ¿Alguien cree que los cuentos de Cortazar o Chejov son obras menores? No me diréis que nunca os habéis emocionado con un cortometraje porque sólo dura 5 o 20 minutos. ¿Los primeros cortos de Tim Burton son obras menores si las comparamos con sus largometrajes? La única forma de revertir esta percepción del cortometraje como escalón, y que puede perjudicar la creatividad del director, es dando visibilidad a los cortometrajes.

Si un director tras lograr filmar su primer largometraje decide que no quiere volver a dirigir un cortometraje, que es un paso atrás en su carrera, creo que está cerrando la puerta a poder experimentar con su propia creatividad. Debido al costo que conlleva levantar una obra audiovisual, en un largometraje uno se encuentra con que su visión artística empieza a estar contaminada (a veces para bien, la mayor parte de las veces para mal) por una serie de actores que al ver su dinero y negocio en juego deciden imponer (las veces que es para bien es porque proponen –y con acierto-) sus criterios: “quitas esta alusión a la religión o la política para no molestar a una parte del público“, “en lugar de este actor desconocido me pones esta cara famosa“, “hay que meter un plano en que el protagonista se sirve una pizza precocinada…” Y a veces hay que claudicar para levantar tu película (¿seguro sigue siendo tuya?). Sí, lo acepto, este último paréntesis se escribió con ciertas dosis de demagogia, a mí también me apetece dirigir largometrajes, pero he visto estos factores en preproducciones de largometraje y sé que nunca he tenido que enfrentarme a ninguna imposición de esta índole cuando he escrito y dirigido un corto.

Captura de pantalla 2014-12-16 a las 17.03.05

Pero se puede revertir esta situación. Lleva tiempo, más que años. En España empieza a haber cortometrajistas de renombre, quizá el más famoso sea Chema García Ibarra, pero también están Álex Montoya, Óscar Bernacer, (por citar algunos que además son amigos) ¿Era eso posible hace diez años? Creo que nadie se imaginaba un presente así. A ello han ayudado mucho las redes sociales, los festivales y en gran medida las distribuidoras que se han preocupado de que sus obras llegaran lo más lejos posible.

Cuando llegué a México busqué una distribuidora para uno de mis cortos. Sorpresa, no existía ninguna. Los cortos no encontraban toda la difusión deseable aunque sí existían festivales como ShortsShorts en DF, festival que recientemente ha lanzado su propuesta Noches de Cortoteca, un evento mensual que espero se consolide y aumente en fechas y sedes, o el apoyo del IMCINE a sus cortos. El caso es que junto a mis amigos, que hoy son también mis socios, era un tema recurrente. Veíamos que el cine mexicano estaba en un buen momento, su cine de autor triunfa en festivales (Reygadas, Franco, Escalante, Markovitch –aunque argentina lleva 20 años en estas tierras-) y tiene una taquilla respetable en los cines comerciales del país, y el cine comercial está arrastrando de nuevo al público mexicano a ver su cine (Alazraki, Derbez, Del Amo, Higareda, por no hablar de aquellos que triunfan en Hollywood). Además, algunos de los cortos en los que colaborábamos o llegaban a nuestras manos tenían muy buena calidad, era una representación menor pero la conclusión a la que llegamos es que si el cine mexicano vive un buen momento tiene que haber un montón de directores de cortometrajes con trabajos increíbles, “Deberíamos montar nosotros una distribuidora de cortos…” y la charla de bar se convirtió en realidad.

Unos cuantos emigrados (Llanos Gómez, Sonia Sánchez, Sam Baixauli y un servidor), y una productora mexicana (Mariana Martínez) hemos unido nuestras fuerzas e ilusiones para dar vida a La Ñora Distribuye, la primera distribuidora de cortometrajes en México. Todos somos profesionales del audiovisual y en nuestra trayectoria hemos participado en varios cortos con diferentes roles que abarcan casi todas las áreas (a excepción de sonido creo que entre todos hemos tocado todos los palos). Sabemos que como directores, una vez acabado el corto empieza el verdadero via crucis. Cuando somos principiantes pensamos que sólo por la calidad del mismo llegará a todos lados pero entonces nos encontramos con el burocrático mundo de los envíos. Horas engullidas rellenando formularios y decepcionantes noes que nos hunden en la miseria y pueden empujarnos a desistir con la distribución. Una distribuidora se puede involucrar emocionalmente en los envíos pero como su trabajo consiste en eso, en enviar cortos, nunca se va a detener por un “no”. Además La Ñora sólo acepta aquellos trabajos en los que crean sus socios, que cumplan nuestros “estándares de calidad”. Y esto tiene trampa… Los estándares no se limitan a valores técnicos, si grabas en miniDV porque era lo que tenías a mano y suples tus carencias con ingenio y nos emocionas, estás cumpliendo estos estándares, si grabas a 4k, con grúas, steadycam, cromas, drones… y nos aburres, no estás cumpliendo los estándares. Somos cinco socios más nuestra coordinadora de distribución, Ludmila Bollati, y nuestra community manager, Verónica Jiménez (de ComunikarT), y no votamos sólo según nuestros propios gustos caprichosos, sino que valoramos diferentes puntos antes de emitir nuestro veredicto.

corto presente

Iniciamos nuestra distribución en julio con 2 cortometrajes en distribución, hoy hay 7 en distribución y 3 en ventas con varios cortos a punto de incorporarse en el catálogo. Entre ellos HISTORIAS de Ana Ireri Campos, premio especial del público de la selección on-line en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2014, uno de los festivales más importantes de Latinoamérica y del que La Ñora se convirtió en patrocinador oficial. Y como nos apasiona el cine y los cortos ya tenemos una primera coproducción junto a Fernando Gómez (quien ya produjera VOCABULARIO), titulada HIJO MÍO y dirigido Sam Baixauli. Seguimos con toda la ilusión y aprendemos cada día.

Cumplimos en breve seis meses de vida. Queremos ver tus cortometrajes y aunque radicamos en México recibimos trabajos de todo el mundo. Esperamos que estos seis meses sólo sean el germen de una labor de muchos años.

Nos puedes seguir en nuestras redes sociales: en Facebook pinchando aquí y en twitter @LaNoraDstribuye.

¡Larga vida al corto!

SE BUSCAN GUIONES

fondo_sigue_buscando_0011

Por Martín Román.

Querido/a lector/a, siento que hayas llegado a este artículo emocionado por la ilusión de vender uno de esos guiones que tienes, como muchos tenemos, en un cajón o deseoso por mostrarle a alguien ese tratamiento en el que vives sumergido los últimos meses. A lo largo de mis doce años de carrera me he encontrado con anuncios de “se buscan guiones” en muchas ocasiones. Cuando somos novatos (no se lea en tono peyorativo) no nos planteamos el tema mucho más allá de “alguien va a leernos y quizá se convierta en una película y quizá me gane un Goya a mejor guión…”. Somos propensos al cuento de la lechera. Es normal, creemos en lo que escribimos.

En los últimos seis meses ha habido varios anuncios al respecto que con las redes sociales han generado cierto revuelo en mi entorno virtual. El más reciente ha sido el de la productora ValenArts de Valencia que busca guiones de cortometraje y que se plantea pagarlos entre 800 y 1000 euros. Como está el panorama esta propuesta es muy loable y les felicito por la iniciativa.

A finales del año pasado una productora buscaba guiones de terror aquí en México, casualmente estaba ubicada a quince minutos andando de mi casa. Gracias a que El Inquilino Guionista publicó el anuncio en Facebook varios amigos españoles me escribieron preguntándome si me parecían de fiar porque querían enviar sus guiones. Yo todavía no conocía la productora pero como cuento con un par de guiones de zombis me concerté una cita. Si existe la oportunidad de contactar con los productores personalmente es algo que prefiero hacer antes de enviar mi guión. Me recibieron con mucha cordialidad y mantuvimos una reunión de aproximadamente una hora. Salí bastante satisfecho dejando allí mis guiones y esperando respuesta para el mes siguiente. Creo que era octubre, hoy todavía no sé nada al respecto. No me preocupa haberlos dejado allí pues están registrados pero la ilusión de quedarse esperando sí es un poco frustrante.

A principios de este 2014, de nuevo El Inquilino en su labor de difusión del mundo del guión, publicaba un nuevo anuncio de búsqueda de guiones. No recuerdo bien el anuncio pero si bien quedaba claro que buscaban guiones no se especificaba de qué tipo, así que escribí el siguiente e-mail:  “Me dirijo a usted tras leer en la página de El Inquilino Guionista que buscan guiones para producir. Quisiera tener algo más de información antes de enviarlo. Qué tipo de género buscan, si es low buget o producciones grandes, si historias mexicanas o con vistas a co-producción, etc… 

Muchas gracias por su atención.”

La respuesta fue: “Hola Martín, la idea es recibir proyectos para su posible filmación en México. En nuestro país existe un estímulo fiscal que otorga a las empresas si invierten en cine, para eso necesitas a una productora con experiencia y nosotros la tenemos. Ya contamos con el dinero pactado de diferentes empresas pero necesitamos un proyecto atractivo para que el gobierno lo acepte. No hay garantías, pero si el guion interesa a nuestro comité de selección y entregamos la carpeta, existe una gran posibilidad de que se filme. Ya que se selecciona (de nuestra parte), hacemos un contrato para saber en cuánto lo quieres vender o en cuanto estamos dispuestos a comprarlo. De preferencia que sean película de medio presupuesto y preferimos comedia pero en realidad puede ser cualquier proyecto que se pueda vender bien.

Saludos,”

La respuesta fue rápida pero ambigua, ¿se quería presentar a las ayudas sin pagar nada por los derechos? Era algo que había que aclarar:

“Gracias por la pronta respuesta. Llevo año y medio acá en DF y conozco el 226. Tengo un largometraje en 3ª versión de aventuras y zombies. Creo que no es excesivamente caro, aunque es postapoclíptico evito las ciudades grandes y casi todo sucede en campo abierto. Comentas que ya que se selecciona se realiza un contrato, ¿eso significa antes de presentar la carpeta? ¿Hay un primer pago al presentarla al 226?

Saludos.”

Y respondían:

“Tendríamos que ver el guion y en cuanto al pago, no se tiene contemplado pagar si no se acepta, pero eso también depende de ti. Si nos gusta y tú crees que debemos hacer un pago antes de presentar la carpeta entonces ya lo consideramos. Lo importante es que tengas todos tus derechos del guion en regla para que no haya malentendidos. Y como te digo, depende mucho que al comité de selección le interese pujar por ese guion porque como bien sabes, es una buena chamba aventarse la carpeta y sobre todo, tener a las personas interesadas en invertir.

Esa última frase me tocó la moral, quizá respondí un poco en caliente:

“Entiendo que para decidir si pagan por un guión y lo quieren presentar tienen que leerlo. Pero también soy de los que creen que lo que no se paga no se valora, entonces si se presentara la carpeta con un guión se podría hacer una cesión de derechos por un año con un pago. Sé que presentar la carpeta y buscar los inversionistas es una buena chamba, como también lo es escribir un guiónSi lo deseas, consúltalo con el comité y tus socios si estuvieran interesados en este tipo de fórmula de trabajo y en la temática, les envío el guión.”

Parece ser que me hice entender.

“Claro Martín, entiendo. Lo voy a comentar con los responsables para ver en primer lugar si nos interesa presentar un proyecto de zombies y si sí, entiendo que nos pasarías el guion, y ya si queremos hacer la carpeta es cuando tenemos que darte un anticipo. ¿es correcto? Más que anticipo, un pago por cesión de derechos.”

Y respondía:

“Sí, sería un pago en concepto de cesión de derechos para poder mover el guión y convertirlo en película por un tiempo determinado. 

Saludos.”

Su último e-mail fue:

“Gracias Martín, lo consulto. Un abrazo.”

Y nunca más recibí otro e-mail… Durante el proceso de esta conversación cometí la imprudencia de compartirlo en Facebook omitiendo al igual que aquí los datos de con quién la mantenía. Pero un amigo copió mi comentario y lo pegó en el mismo anuncio de El Inquilino y me etiquetaba. Luego otro guionista también copiaba mi comentario y lo pegaba en su muro. Mi interlocutor en dicha productora es amigo de ambos así que no puedo saber si la falta de respuesta fue que no les gustaban los zombies, si no les gustó el que quisiera cobrar por presentarlo a unas ayudas o se sintió ofendido por los comentarios que a partir del mío se generaron en las redes sociales. Aunque pedí que lo borraran es fácil que llegara a leerlo. Para mí la moraleja es que merece la pena no tener respuesta por pedir que tu guión se valore económicamente a no tener respuesta después de enviar tu trabajo.

Es importante saber a quién envías tu trabajo. Lo ideal es que tu guión se valore entre el 3% y 5% del presupuesto final de la película. Si es una productora pequeña que conoces obviamente puedes bajar tu sueldo y cambiarlo por puntos de producción, también si no la conoces. Si te dicen somos pequeños y no podemos pagar más pero tampoco están abiertos a otras fórmulas tal vez no sean tan de fiar. Antes de enviar tu guión infórmate de las condiciones, eso evita sorpresas por ambas partes. ¡Y mucha mierda!

 

POSTDATA:

Si llegaste hasta el final del artículo, ¡hay premio! En http://www.guionnews.com, página de noticias también administrada por El Inquilino Guionista apareció esta semana una convocatoria de guiones de cortometrajes para ser producido. Toda la información en este link: http://www.guionnews.com/2014/03/estudio-mexicano-de-guionistas-quiere.html