DETRÁS DE CADA CARICATURA, UN GUIONISTA.

Captura de pantalla 2015-01-07 a las 11.43.01

Por Martín Román.

Hoy desperté con la noticia de los asesinatos en París. Doce muertos por un tiroteo perpetrado por tres integristas islámicos. Un atentado que persigue castigar a los “infieles” e instaurar la censura en las redacciones y la autocensura en los creadores, una censura que pese tanto como el plomo con que se fabrican las balas. El delito de los caricaturistas de la revista de humor satírica Charlie Hebdo fue criticar y denunciar la utilización de símbolos religiosos como excusas para ejecutar atentados y atrocidades. Al final el atentado lo sufrieron ellos.

No creo en Dios, y menos todavía en un dios que no tenga sentido del humor. Pero claro, el dios en que se amparan los integristas siempre es un dios censor, que censura con quien te puedes casar y acostar, de qué te puedes reír, de qué puedes hablar, sobre qué puedes opinar y te dicta qué debes creer y obedecer, los más obtusos, odiosos y peligrosos también creen que les señala a quién pueden y deben matar.

Hablo de integristas, en este caso han sido integristas islamistas. Tras el atentado, empiezan a aparecer twitts y comentarios en Facebook de gente que critica que tengan libertad de culto en Europa o que puedan construir mezquitas. Muchos de los que elaboran estas críticas deben ser buenos cristianos que consideran musulmán como igual a terrorista olvidando que en 2006 Leo Bassi fue amenazado por integristas cristianos  llegando a poner una bomba en su camerino en el Teatro Alfil de Madrid que afortunadamente no llegó a explotar. También integristas cristianos lanzaron una guerra injusta contra Irak. Ni por un caso ni por el otro considero a mis amigos cristianos o musulmanes terroristas. Pero tanto en ciertas iglesias como en ciertas mezquitas se pueden encontrar a quienes alimentan el odio. Cuando no se matan entre ellos convierten en víctimas a personas que tratan de vivir su vida (11S, 11M) o aquellos que tratan de poner un poco de cordura a través del humor (Charlie Hebdo), el cine (Jafar Panahi) o la literatura (Salman Rushdie). Además de los muertos, un atentado islamista en Francia trae mayores peligros si tenemos en cuenta que por un lado se desvía la atención de los recortes sociales hacia el terrorismo y por otro lado se alimenta el odio xenófobo y la islamofobia que representa la ultraderecha del Frente Nacional. Un fenómeno que se contagia y aumenta en los países del bloque.

“Detrás de cada caricatura, un guionista”, reza el título de este artículo. En algunas ocasiones dibujante y escritor del chiste son la misma persona, a veces uno pone la idea y otro el dibujo. En 9 viñetas o en tan solo una, los caricaturistas nos cuentan una historia con la que nos hacen reflexionar. A veces con una frase tan contundente que funciona como desenlace o detonante y el lector/espectador construye a su alrededor el planteamiento, el nudo y el desenlace de la historia. Nos hacen reír por no llorar. Es un trabajo muy difícil sacar una viñeta buena diaria o una buena revista cada semana, hay que ser muy creativo y tener una imaginación afilada para lograr en tan poco espacio tanta reflexión.

Captura de pantalla 2015-01-07 a las 11.45.41

“Se ha puesto tan serio el mundo que el humor es una profesión de riesgo”, dice Erlich en su viñeta. Contar historias comprometidas y que señalan a los que dañan la sociedad siempre ha conllevado sus peligros. Vivamos peligrosamente, no permitamos que nadie nos censure, démonos una buena bofetada cuando seamos nosotros mismos quienes la ejerzamos contra nuestro trabajo.

Captura de pantalla 2015-01-07 a las 11.45.12

PS: Comparto tres títulos sobre el integrismo religioso y sectario (trailers pinchando en los títulos), agradezco en comentarios compartan películas al respecto sobre el fanatismo en cualquier religión.