MANUAL DE CONVERSACIÓN PARA GUIONISTAS

Por Rafa Ferrero

Los próximos días 18 y 19 de octubre se celebrará en Bilbao el III Encuentro de Guionistas. Un sarao que año a año consigue que la concentración de guionistas por metro cuadrado crezca hasta límites insospechados. Merece la pena ir, os lo aseguro, pero no sólo por el programa o por el nivel de los guionistas que va a hablar en los distintos paneles. Yo diría que sobre todo merece la pena por el tiempo que uno pasa hablando con la gente entre panel y panel. Los Encuentros son una oportunidad única para conocer a otros guionistas.

Eso sí, como la palabra “conocer” puede resultar algo ambigua… mejor vamos a concretar un poco. Por ejemplo, algo que debéis tener muy presente es que no somos comerciales ni médicos. Al parecer, esos colectivos tienen por costumbre convertir sus eventos gremiales en una especie de bacanales en las que todo el mundo se lía con todo el mundo. No se sabe muy bien por qué, pero el colectivo de guionistas no participa de esta costumbre. Debe ser porque todavía vamos por el tercer Encuentro y no le hemos pillado el tranquillo a esto, pero la verdad es que el nivel de folleteo de los Encuentros suele ser más bien bajo. Es eso o que el nivel de discreción es muy elevado.

Y si a esta peculiaridad gremial le sumamos la advertencia que nos hacen desde la organización en Bilbao del III Encuentro…

1382843_620068688016229_48819376_n…llegamos a la conclusión de que asistiendo a una reunión de la Conferencia Episcopal tendrías más posibilidades de echar un casquete.

Mejor eliminemos esa opción de nuestra mente. Que nadie vaya al Encuentro con la intención de ligar. Lo mejor es que vayáis folladitos de casa.

Otra acepción de la palabra “conocer” que puede llevar a engaño es la de hacer contactos. Por supuesto es más que posible hacer contactos, pero no de cualquier modo. Recordemos que no somos comerciales, que nadie vaya al Encuentro a vender nada, ni siquiera a él mismo.

Ya sé que parece el lugar perfecto. Gran parte de los primeros espadas del guión español reunidos en un solo espacio, indefensos. ¿Quien no se ha imaginado alguna vez a sí mismo consiguiendo un trabajo entre canapé de salmón y canapé de foie de pato? Pues oye, no te voy a decir que sea algo imposible, sobre todo teniendo en cuenta que con la matrícula vienen incluidas las comidas y todo el mundo comerá en el mismo sitio, pero desde luego no es algo que pueda conseguirse por las bravas.

Si está por allí y te apetece charlar un rato con el creador de tu serie española preferida o con el guionista de la última película que te sorprendió gratamente, te invito a que te acerques a él o ella y lo intentes. La mayoría son gente muy accesible y seguro que puedes encontrar la forma de charlar un rato con alguno de ellos. Pero trata de contener el impulso de entregarle tu curriculum. No servirá de nada y perderás la oportunidad de establecer una pequeña relación personal que, a la larga, podría llegar a ser mucho más productiva. Créeme, no quieres ser el pesado que tuvo que quitarse de encima.

Si llevas mucho tiempo sin trabajar y estás desesperado, lo mejor es que no lleves ningún curriculum impreso, por si acaso. Es mejor prevenir.

Una vez hechas estas aclaraciones, vamos con algunos ejemplos de los distintos tipos de conversaciones que suelen darse en este tipo de reuniones.

¿Y tú qué haces?

Está demostrado que esta es la pregunta que más veces se formula en los encuentros de guionistas. No se sabe muy bien a qué se debe, pero cuando dos guionistas se conocen sienten un impulso irrefrenable por averiguar en qué programas, series o películas ha trabajado su interlocutor.

CONSEJO: Prepara una respuesta a esa pregunta porque, a menos que no hables con nadie, antes o después tendrás que responderla. Además, te conviene que sea una respuesta corta. Ten en cuenta que en realidad al otro guionista no le importa mucho lo que hayas hecho, así que aprovechará la más mínima oportunidad para contarte lo que él ha hecho.

Tú molas pero yo molo más

Los guionistas no somos actores, pero también tenemos nuestro ego. Cuando conocemos a alguien de la profesión es muy habitual que la cosa empiece con un tanteo preliminar. Algo así como un ritual territorial en el que dos bichos de la misma especie intentan averiguar quien es el más fuerte del lugar. Suelen ser enfrentamientos de baja intensidad, de hecho, si no se presta atención puede parecer que no existe tal enfrentamiento porque todo fluye soterrado en el subtexto. Pero conviene no despistarse, un comentario desafortunado puede elevar el tono.

CONSEJO: Si alguien te dice algo como “La audiencia es importante, pero la calidad lo es más todavía”, aunque no lo parezca, probablemente se haya ofendido por algo que has dicho y se está defendiendo como gato panza arriba.

Criticar une mucho

Si estás rodeado de gente que no conoces y no sabes de qué hablar, prueba a comentar alguna de las ponencias. Si a los dos os ha parecido todo muy bien lo más probable es que la conversación acabe pronto, pero si tu interlocutor mete alguna puyita a alguno de los ponentes, aprovecha, dale la razón y critica un poco más. Ya tenéis conversación para rato.

CONSEJO: No te sientas culpable por criticar a nadie. Los ponentes saben que exponerse ante una audiencia de guionistas supone ser criticados sí o sí. Mientras te mantengas dentro de los límites de la buena educación, puedes poner a caer de un burro a cualquiera. Eso sí, ten siempre en cuenta que cualquier comentario que hagas puede acabar desencadenando un “Tú molas pero yo molo más” contra alguien con quien tienes todas las de perder.

Qué mal está todo

Si criticar une mucho, quejarse todavía más. Los guionistas tenemos fama de lloricas y me temo que es una fama más que merecida. Asumámoslo, a los guionistas nos gusta quejarnos y sabemos hacerlo muy bien. Así que si en algún momento no sabes de qué hablar con alguien, siempre puedes sacar alguno de los temas estrella: La subida del IVA cultural, la reforma de la ley intelectual, la bajada de sueldos generalizada en el sector, la falta de producción nacional… fijo que alguien pica y acabas haciendo un amigo para toda la vida.

CONSEJO: En este tipo de conversaciones los valencianos hemos cogido mucha práctica los últimos años. Somos expertos. Si elegís este tipo de tema y descubrís que estáis en frente de un valenciano, lo mejor que podéis hacer es intentar consolarlo. Bajo ningún concepto intentéis rivalizar con un valenciano en este tipo de conversación, os dará una paliza. Ni mucho menos intentéis defender la idea de que el sector audiovisual de vuestra comunidad está peor que el nuestro. En serio, no tenéis nada que hacer.

Parece que va a llover

Hablar de cualquier cosa que no sea guión de vez en cuando también es posible. De hecho, hasta puede que alguien os lo agradezca.

Es más que sabido que cuando en una reunión de amigos se juntan un par de guionistas la conversación siempre acaba derivando al cine o las series. Así que imaginad lo que ocurre cuando todo el mundo es guionista… (Quien quiera escapar del Encuentro sin que le cuenten el final de Breaking Bad va listo.)
Si en medio de toda esa gente hablando todo el tiempo de lo mismo vosotros empezáis a hablar, por ejemplo, de la migración del pato común, seguro que encontráis a más de un interesado en sumarse a vuestra conversación.

CONSEJO: Comentarios como “¿Has probado esa tapa? Está buenísima pero no sé de qué es.” o “¿Tienen el aire acondicionado muy fuerte aquí o soy yo?” no fallan nunca y son puntos de arranque excelente para una liberadora conversación sobre cualquier cosa. Aunque nada te asegura que la cosa no derive rápidamente a un “¿Y tú qué haces?” seguido de un “Tú molas pero yo molo más”. Si quieres salir de ese bucle, prueba otra tapa y haz otro comentarios sobre los ingredientes, critica a alguien o suelta un “Qué mal está todo, eh” aunque no venga a cuento. Seguro que el valenciano más cercano se siente aludido y entra en la conversación como Atila en Roma. Y si todo eso falla, recuerda que el pato común está migrando justo ahora.

Pues eso. Hacedme caso o todo lo contrario, pero inscribiros y venid al Encuentro. Será un placer charlar con vosotros.

Verano de 2013. Crónica personal

Me toca a mí romper el hielo tras este largo y pegajoso verano durante el que hemos tenido el blog de vacaciones. Hemos estado todos más o menos ocupados. Para ser franco, creo que también hemos sufrido un ataque de pereza colectiva y simultánea. Pero o nos ponemos las pilas o alargamos las vacaciones hasta Navidad. Y no es plan. Así que allá va. Dejaré los artículos sesudos para cuando el cerebro recupere un poco su velocidad habitual de crucero, en una o dos semanas, y os contaré, simplemente, mi resumen de los últimos meses.

Por Paco López Barrio

victor_ros

VICTOR ROS

A finales de primavera terminé mi trabajo en la miniserie Victor Ros, producida por New Atlantis para TVE. Policíaca y de época, ahí es ná. A mí me tocó coescribir el capítulo 4 (de 6) junto con Javier Olivares. Reconozco que empecé el encargo con un cierto miedo. Ha sido mi primera experiencia en ficción para prime time fuera del ámbito valenciano. Pero es que además, Olivares es mucho Olivares. Da vértigo ver su ficha en IMBD: ¡mucha serie y qué series! Y teniendo aún muy fresca la impresión que me causó la primera temporada de Isabel, probablemente lo mejor que se ha escrito en TV en España en años. De repente me vi metido en el mismo equipo que escribió esa maravilla (y unas cuantas joyas más como Infidels o KMM para TV3). Escribir con Javier, con Anaïs Schaaff, con Pablo Olivares ha sido como pasar de jugar en el Levante a fichar por el Barça. Es una de estas situaciones en las que sientes que te juegas mucho más que un partido: te juegas el ganarte un puesto en el mejor equipo de la Primera División o seguir en la liguilla regional para los restos. Pero la cosa, creo, ha salido bien (a falta de lo que opine el público).

Para superar el miedo escénico me marqué una estrategia que recomiendo a todo el mundo: No intentes escribir imitando a tu jefe de equipo. O pensando en qué le gustará y qué no. Porque vas a escribir en falso y no acertarás. Empápate de la biblia, sobre todo de los personajes para que sean consistentes de capítulo a capítulo, y a partir de ahí sé tú mismo. Escribe como honestamente creas que debes hacerlo y será mucho más fácil, gustándote a tí mismo, que le guste a él. Relájate y disfruta aportando lo tuyo. La gracia de un equipo no es ser clones, sino que las diferentes sensibilidades se complementen y enriquezcan el resultado final. Aunque, lo sé, no siempre se tiene la suerte de que tu jefe lo entienda así. Aquí funcionó.

Desde el 2 de septiembre está ya en rodaje. Ya avisaré de la fecha de emisión cuando se sepa, para que podáis pelarnos a gusto. No he visto aún los decorados (espero visitarlos pronto) pero me dicen que son espectaculares. Ahora a esperar que cuaje el próximo proyecto.

rosa_vidal

DURMIENDO CON EL ENEMIGO

A finales de junio asistí a las Jornadas de Dinamización que, por segundo año consecutivo, organizó EDAV, el sindicato de guionistas al que pertenezco. Jornada intensa, con ponencias más interesantes unas que otras. Sólo hay una cosa que no me gustó: la invitación a Rosa Vidal, actual directora de Canal 9. Como no me gustó la presencia, el año pasado, de Lola Johnson. Argumento oficial: hay que sentarlos en nuestra mesa, para que escuchen lo que tenemos que decirles. Impecable si se programase su presencia en una mesa redonda, con otros participantes críticos y posibilidad de hacer preguntas incómodas desde el público.

Pero si se les invita para la inauguración, lo que hacemos es concederles un lugar protocolario destacado, como si fuesen organizadores del acto. Llegan, saludan y se van… no se les puede preguntar, no se les puede decir nada a la cara y además les regalamos la oportunidad de salir guapos en la foto sin merecerlo. Esta gente son el brazo ejecutor de la gran matanza del audiovisual valenciano. No me digáis: “A ellos también les duelen los recortes”, que no me lo creo. Como me comentó un colega en la pausa del café: “Una cosa es quedar con el asesino para conminarle a que deje de matar. Y otra para debatir con él cómo limpiamos la sangre”. Por favor, si el año que viene se vuelve a organizar, no les llaméis. O no, al menos, para sonreír y cortar la cinta. Ponedlos a tiro de nuestras preguntas impertinentes o que no vengan. Que no pierdan su tiempo ni nosotros el nuestro.

PASSEJANT PER BARCELONA

sveistrup

Junio terminó con una visita relámpago a Barcelona. Los colegas del GAC habían organizado una master-class con el guionista danés Sören Sveistrup (el alto y rubio de la foto), el creador de Forbrydelsen (para muchos la mejor serie europea reciente). Luego los americanos compraron los derechos y de ahí salió The Killing.

A destacar la impecable labor de Anaïs Schaaff como moderadora del debate. Si alguien quiere escuchar lo que se dijo aquí está el vídeo. Eso si, son dos horas de escuchar catalán por una oreja e inglés por la otra.

Aparte de eso siempre es un placer tomarse una cerveza en la Plaza de San Felipe Neri, a la sombra de Santa María del Pi. Así lo hice con Joan Álvarez (el de Barcelona, no el valenciano) con quien ya tenía amistad virtual desde hace un par de años. Un tipo estupendo, como lo es también Nacho Cabana (el padre de Nacho Muppet, el crítico de cine más rompedor de los últimos tiempos) y a quien pude también “materializar”. A Nacho le agradezco, a raíz de este viaje, haber superado mis recelos hacia la cocina japonesa.

Por la noche cena en el barrio de Gracia con Javier Olivares y Anaïs Schaaff. Con Anaïs comparto la curiosidad por las cocinas orientales. Y con los dos, algunos proyectos que están a la espera de luz verde. En el paseo posterior me enseñaron un lugar muy especial para los dos: “En esta esquina nos quedamos hablando por primera vez, hasta las tantas, de un nuevo proyecto y empezamos a darle forma”. Aquello se convirtió, tiempo después, en la serie de TV3 Kubala, Moreno i Manchón. No hay placa señalando el lugar, pero os lo digo yo: calle Verdi, esquina con La Perla.

paco_zarzoso_portada_2013

NUEVE SEMANAS DE LOCURA ZARZOSIANA

Ya metidos en julio, llegamos al final del Taller de Escritura Dramática que me ocupó dos tardes por semana durante dos meses y pico, bajo la dirección del dramaturgo Paco Zarzoso. De algún aspecto de este taller ya hablé aquí anteriormente.

Mis motivaciones para participar en él fueron variadas. Una de ellas el abrirme a nuevos campos de trabajo. Pero, sobre todo, había una especie de deseo de bajar a los orígenes del oficio. Nuestra manera de construir escenas está tan mediatizada por la posibilidad de rodar fragmentariamente y sentarse luego en una mesa de montaje que perdemos, tal vez, un poco de vista el qué significa verdaderamente eso de la unidad de acción, de tiempo y de espacio. Me pareció interesante y productivo el intentar acercarme al manejo de tiempos y espacios de una manera más natural, sin mediación de las exigencias técnicas de una cámara. Y al mismo tiempo recuperar otro pulso en el lenguaje, más poético, más calmado, más reflexivo. También por explorar otra manera de poner en relación lo posible y lo creíble. Siempre he tenido la sensación – y en el taller la confirmé- de que el manejo de lo imaginario en su relación con lo real es mucho más libre en el teatro que en otras formas de representación. Y no me refiero a cuan fantástica sea una historia y los mundos que visita sino a otra especie de fantasía que se manifiesta a corta distancia en la propia construcción del momento. No se si me explico muy bien, en todo caso sería materia para otro post.

Fue muy estimulante y divertido. Paco Zarzoso nos puso en más de una ocasión contra las cuerdas, planteando ejercicios de impromtu. Ahí o te desinhibes y reaccionas en segundos o te hundes. Tambien disfruté mucho de los ejercicios de escritura “a la manera de”, que desarrollamos a partir de una simple historieta de una página de las Hermanas Gilda. Yo la reescribí tres veces: a lo Tennessee Williams, a lo Eurípides y a lo Chejov. Y me lo pasé de puta madre las tres veces.

Pero me quedo sobre todo con el descubrimiento de Paco Zarzoso como ser humano. Sabe de teatro lo que no está escrito, pero por encima de todo es un tipo todo cordial, próximo y muy divertido. El grupo de alumnos muy bien. Me encantó coincidir allí con Joana Ortueta, que cumplió como una leona pese a su avanzado embarazo (temíamos que rompiese aguas en medio de alguna sesión). Pero aguantó hasta el final.

Si vuelve a organizar este taller os lo recomiendo muy en serio.

teclas

SETENTA TECLAS

Desde hace unos dias soy la tecla / del Proyecto 70 teclas, una iniciativa surgida de un grupo de guionistas clientes asiduos de la Librería 8 ½ de Madrid. La cosa surgió a raíz de un homenaje a Jesús, el dueño de la librería recientemente fallecido.

La finalidad del colectivo es financiar, con una pequeña contribución personal, la edición en libro de dos guiones de cine por año. La idea me gustó y entre los promotores hay unos cuantos compañeros que aprecio y respeto. No doy nombres que la lista es larga, pero el que me terminó de convencer fue Carlos López que ha sido un captador muy activo. Los detalles en la web de ALMA (aunque la lista de teclistas no está actualizada).

En broma he dicho que, más allá de la edición, deberíamos constituirnos como lobby. Como una especie de masonería guionística y terminar controlando el mundo. Y no lo descarto del todo. Gente que se junta para editar libros es muy posible que acaben poniendo en marcha con el tiempo otras iniciativas. Y yo quiero estar ahí.

tots

TOTS A UNA VEU

A mediados de septiembre asistí al estreno en el Centre Octubre de Valencia del largometraje Tots a una veu. Se trata de una colección de cortometrajes con un leit motiv común (al estilo de Paris, je t’aime) que tienen todos la peculiaridad de estar ubicados en Valencia. Y, a través de ellos, denunciar la situación en que vivimos. La iniciativa partió, hace un año de Rafa Ferrero y Guadalupe Sáez, que han coordinado el proyecto hasta el final.

Rafa o Guada os lo podrán explicar mejor que yo. Simplemente contaros que fui invitado a participar desde el primer momento. Y llegué a tener mi corto escrito y los actores apalabrados. Pero por circunstancias personales (hace unos meses se me complicaron algunos problemas familiares) decidí dejar el tema para otra ocasión. Os confieso que, visto lo que vi en el estreno, me ha dado mucha pena no estar yo ahí también. Porque les ha salido redonda, pese a la variedad de temas y estilos y, sobre todo, la precariedad de los medios. El presupuesto era 0 euros. Ni uno más ni uno menos. En FB podreis encontrar fechas y lugares de las próximas proyecciones. Os la recomiendo.

Al final mi aportación fue prestar a mi hija como actriz. La niña que sale en el corto de Rafa Ferrero, en la escena de la tienda de videojuegos, es mi hija Patricia. Mi corto… pues espero rodarlo dentro de este curso que empieza si no se tuerce nada otra vez.

adeuRTVV-2

ADÉU, RTVV

 

 

Adéu, RTVV. Crònica del penúltim fracàs de la societat valenciana, es un libro colectivo en el que se recogen articulos de 21 colaboradores, publicados en diarios y blogs, acerca del proceso de hundimiento de la radio y televisión pública valenciana.  La recopilación es obra de Vicent Climent y Borja Flors y ha sido editado por la Universidad de Valencia.

En el libro se recogen tres artículos míos. Dos publicados en este mismo blog y un tercero en la revista digital Los Ojos de Hipatia.   Aunque ya estaba en las librerias desde mediados de julio el acto de presentación oficial se retrasó para pillar a la gente de vuelta de vacaciones.

El acto se celebró en el Colegio Mayor Rector Peset. Allí tuve la oportunidad de dar un abrazo a compañeros que no veía hace años.  Sobretodo a mis cámaras de los primeros programas, en el 89/90.

Si queréis tener una buena visión de conjunto de cómo se destroza un hermoso proyecto colectivo, os lo recomiendo. Pero aviso: pone de muy mal humor.

bilbao

SIEMPRE NOS QUEDARÁ BILBAO

Y allí nos veremos pronto, porque ha sido la ciudad elegida como sede del III Encuentro de Guionistas, tras los celebrados en Valencia (2010) y Madrid (2011). El año pasado, como ya había encuentro internacional en Barcelona (al que también asistí) no se convocó.

Sobre el encuentro escribí una parida en twitter (@pacolb) que cayó en gracia y se convirtió en uno de los eslogans de la convocatoria. Así que no puedo faltar. Y porque además Ana Hormaetxea y Asier Guerricaetxeberría me han prometido llevarme a sus chiringuitos preferidos. No me lo voy a perder.