ESCALETAR

Por Gabi Ochoa

Tengo por costumbre, desde hace años y años, escaletar aquellas películas y/o series que me gustan, que me resultan entretenidas. Me enseñó mi buen amigo Xavier Sala, guionista alicantino. Con él iba a la Filmoteca Valenciana y nos veíamos los ciclo enteros de Renoir, Ford, Dreyer,… Xavi tenía especial predilección por Jean Renoir y recuerdo perfectamente como se metía en la filmo con la libreta y el boli e iba apuntando, in situ, la escaleta de la historia.

Para mi escaletar es como cortar el jamón serrano en lonchas finas finas. Aprendes muchísimo de los pulsos narrativos. Normalmente lo hago con una peli o serie en play: la pongo y sin pararla, me voy apuntando los puntos y una brevísima descripción de lo que pasa. No termina de ser una escaleta al uso, seguro que tiene menos escena que una normal, pero me sirve para hacerme una idea de cuántas tramas se utilizan, cuáles personajes aparecen más o menos, etc. Yo le llamo “pulsos” a mis puntos. Para que os hagáis una idea, “Manhattan” tiene 47 pulsos y “¡Olvídate de mi!” 114 pulsos. ¿Qué diferencia, no? Las pelis de Woody Allen tiene muy pocos pulsos, son muy dialogadas.

De hecho escaletar es algo que recomiendo a mis alumnos en las clases de guión que doy. Poner una peli o serie en play y “a escaletar!”.

Pues bien, me ha dado por escaletar 2 series que están en antena ahora, “El Príncipe” y “Velvet”. ¿Y por qué? Son dos series que sigo, que admiro su construcción y que a buen seguro sacaré algunas conclusiones de ellas. Y vaya si las he sacado, aquí van.

(NOTA: vaya por delante mi aprecio a los amigos y/o compañeros que tengo en ellas. Estas son unas conclusiones propias y no creo que sean extrapolables al trabajo que han hecho).

EL PRÍNCIPE

He escaletado 3 capítulos de la serie de Mediaset y Plano a plano, y he encontrado algunas joyitas (perdón por los spoilers):

– La serie bascula entre 46 y 61 pulsos dramáticos. No sé si eso serán secuencias, pero sí que me he dado cuenta que los capítulos con más acción tienen más pulsos. Aceleran los comportamientos y las situaciones. En una serie de policías, la acción es esencia de serie.

– Se podría dividir en 4 tramas por capítulo. Tendríamos la trama A, el caso del capítulo, que siempre está salpicado por el caso general de la serie “Encontrar a Abdu”. Esta trama está protagonizada siempre por Javier Morey. La trama B suele ser un asunto de la comisaría y que puede afectar a la trama del yihadismo y a Morey o no. Mayoritariamente el peso lo lleva Fran, y últimamente Quílez también (luego hablaré del acierto de los secundarios). En ese ámbito hemos visto la historia del hijo de Quílez, o como Raquel, mujer de Fran, mataba al “supuesto” asesino de su hijo. La trama C suele ser la amorosa entre Morey y Fátima, ese amor imposible shakesperiano que dificultad las relaciones entre ellos. Y por último la trama D suele ser una trama de continuidad de los personajes protagonistas, sobre todo de Faruq y la familia Ben Barek.

– Ahora bien, las 4 tramas no trabajan por igual. El caso (trama A) suele ocupar entre 15-30 pulsos, mientras que las de continuidad con tener 3-4 pulsos por capítulo el espectador avezado ya sabe donde está con los personajes.

– Pese a que se habló mucho en el arranque del canon “amoroso” que ha supuesto introducir una trama amorosa en “El Príncipe”, la verdad que esta historia imposible entre Morey y Fátima no está tan presente. Suele tener unos 11 pulsos, es decir un 10% de la historia más o menos. Sin embargo cobra especial relevancia la trama B de la comisaría, que es la que mejor punta le sacan (entre 10 – 15 pulsos por capítulo): ahí ahondamos en personajes y vamos conociéndoles mejor. A mi cada vez más me recuerda a “The Killing” y la manera de diseccionar personajes que tenía este policial.

– Otro de los datos que despiertan interés es que conformen avanzan los capítulos algunos secundarios cogen fuerza. Por ejemplo Quílez o Hakim. Algo que supo administrar muy bien series como “The Wire” (salvando todas las distancias) con personajes como Marlo o Presvalsky, dejando que Omar o McNulty no fueran tan omnipresentes. Paso a paso van ampliando el papel de muchos de ellos, sobre todo de los dos citados o de Serra. Creo que en un futuro (la 2ª temporada ya está a la vista) les va a venir muy bien.

– Por último y como anécdota curiosa, con la trama C, que corría el peligro de ser empalagosa (el primer capítulo nos hizo a todos temer lo peor), han sabido hacer un trabajo de cirugía: entre un pulso y otro “amoroso” suele haber un tiempo prudencial que puede oscilar entre 5 y 10 minutos. Es decir, la importancia del caso y del funcionamiento de la comisaría creo, o parece, es el tuétano de la serie.

VELVET

De la ficción de Atresmedia y Bambú he escaletado 2 capítulos. En este caso las conclusiones son absolutamente distintas, pero aún así muy interesantes para comentar:

– El peso importante de la historia recae en las historias amorosas. Dos de las múltiples tramas que presenta (ahora hablaré de la multitrama) tienen que ver con triángulos amorosos muy bien trenzados. Los pulsos de la serie suelen oscilar entre los 32 y los 45. Y sumando las 2 tramas amorosas pueden dar un arco de entre 17 – 20 pulsos, es decir, más del 50% del capítulo.

– En los capítulos analizados he llegado a contar hasta 6 tramas (!). Y diréis, ¿Cómo es posible? En verdad existen 4 tramas, como la otra serie analizada, pero la trama de continuidad, la trama D, se subdivide en muchos personajes que toman la batuta: Blanca, Luisa o Clara comienzan a tener tramas propias. Es lo que denomino series con “trama del personaje”. Es como el marcaje al hombre del fútbol. No hay tramas definidas, hay historias de personajes que vamos siguiendo.

– ¿Y cuáles son las tramas de “Velvet”? La trama A sería el triángulo amoroso entre Alberto, Ana y Cristina. Alberto se debate entre la costurera y la hija adinerada. Esto es algo muy al estilo del screwball comedy americano (otra vez salvando todas las distancias posibles, y sobre todo se ve más en la “otra” trama amorosa, la de Clara, Pedro y Rita), y sus referentes españoles como “Ella, él y sus millones”, “El destino se disculpa” o “Ángela es así”.

La trama B tendría que ver con el suceso del capítulo: la colección de Raúl no se vende, Grace Kelly en Velvet (el próximo siguiente) o hay que comprar telas en París para la colección. Es la trama que, pese a que alimenta o suele alimentar a las más románticas, tiene menos recorrido “amoroso”. Esto se agradece.

La trama C es la otra trama amorosa, la de Clara, Pedro y Rita, una línea tan bien trenzada que poco a poco va dejando cabos sueltos (Clara haciendo pinitos como modelo, su relación con Mateo, el hijo de Pedro,…). Ahora mismo es la trama mejor definida y que más giros lleva. No solo lo digo yo. Tiene peligro de comerse la principal si la primera no avanza. Suele tener entre 6 – 7 pulsiones por capítulo, y de verdad, yo no sé si han visto las películas de Rafael Durán y Josita Hernán, porque en ocasiones parece extraídas de aquellos screwball comedy patrios.

Por último, la trama D, la de continuidad de muchos personajes, para analizar aparte.

– Y es que esta multitrama D es la que hace a “Velvet” diferente a otras series. Buscar el peso adecuado de cada personaje le lleva a que todos tengan, conforme avanza la serie, sus propios pulsos. Por ejemplo: en los capítulos analizados tenemos 3-4 pulsos aparte para Clara, 2-3 pulsos para Blanca y su historia personal, y 3-4 pulsos para Luisa y su relación con Don Francisco.

– Otra de las curiosidades para mi es el caso del personaje de Emilio. Un peso importante en la serie, pero sin trama. Suele ser el “portero” que abre tramas o está pendientes de otras. Creo que el acierto que fuera un actorazo como José Sacristán ha hecho que su peso no decaiga.

– Por último y por citar referencias, a mi, más que a “Downton Abbey” o “Galerías Paradise” (esta última no la he visto, lo siento mucho), me recuerda más al teatro de Lope de Vega (!). Sí, queda lejos y los personajes no tienen nada que ver, ¿o sí? Pensar que aquí se trabaja muy bien las clases sociales, el ascenso o no, con el trasunto amoroso importante: señores y trabajadores. Esto es algo que Lope supe hacer a la perfección en “La dama boba”, “La discreta enamorada”, “El perro del hortelano” o “Lo cierto por lo dudoso”. Sé que ni por asomo lo tuvieron en cuenta, pero cuanto más nos enroquemos en nuestro acerbo literario propio, mejores productos podremos mostrar.

– Por último, creo que han sabido bien combinar todas las tramas y dar cierto terreno a las multitramas de la D, pero auguro un peligro que ya va apareciendo: que la secundaria trama C (Clara, Rita y Pedro) se coma a la principal A (Alberto, Ana y Cristina). De hecho la propia principal me plantea dudas: ¿Cristina no sabe, de verdad, que Alberto y Ana eran pareja? El personaje es un pelín inocente (y eso que Manuela Velasco lo borda. Ella, Marta Hazas y Cecilia Freire me parecen lo mejor de la serie, sin despreciar el enorme trabajo de todo el resto y su equipo).

Bueno, estas son las conclusiones que extraigo al escaletar. Creo que una labor poco agraciada pero muy importante para saber estructurar, y valiosísima como material de trabajo. Para muestra os dejo un par de fotos de mis escaletas.

Fragmento del escaletado de “El Príncipe”

Fragmento del escaletado de “Velvet”

Espero que a los fans de las respectivas series les interese, no se lo tomen a mal y que en los comments sea interesantes departir sobre los pormenores de ambas ficciones.

Cualquier duda o pregunta me las podéis hacer en los comments😉

4 pensamientos en “ESCALETAR

  1. Super interesante el tema de las escaletas, por lo menos para un profano como yo en materia de guiones.
    Respecto de la serie Velvet -que sigo- y los triángulos amoros que describes, creo que se te ha escapado uno (o no le has dado la importancia que yo le veo): con el de Rita, Pedro y Clara, se entremezcla el de éstos dos y Mateo. Aunque, ciertamente, en la relación entre Clara y Mateo más que amor, sólo podemos ver -de momento- una irresistible y pasional atracción, la relación es mucho más explícita que la de Rita y Pedro, que casi se tiene que intuir.
    Sin ser un entendido, estoy de acuerdo contigo en que la serie parece muy bien estructurada; probablemente por eso me ha enganchado.
    Las situaciones casi siempre resultan frescas, creíbles. Bueno, excepto como tu dices, en el caso de Cristina, donde cuesta creer que no esté al tanto de lo que hay entre Alberto y Ana. Aunque seguro que en un futuro nos depara alguna solución inteligente también para éste caso (yo me inclinaria por algo parecido al de la esposa de don Francisco. Por cierto: muy bien resulto el caso de su muerte. La propuesta de silencio cómplice entre ella y Luisa ( y las razones argumentadas) respecto de la muerte del marido me parece sencillamente genial.
    en fin… que gracias por haberme enseñado algo más de ésta tan interesante profesión.

  2. Muy interesante la escaleta de las tramas de Velvet.
    Sobre Cristina creo que refleja un tipo de mujer de esa época no? La han educado para que sea esposa y madre abnegada y lo clava. Es buena, siempre ha estado enamorada de Alberto, no tiene maldad ni picardía. A ver cómo lo resuelven porque no le pegaría hacerse la sueca y hacer como que no sabe nada…
    Para mí Rita y Pedro, y Clara y Mateo ya se han zampado al triángulo protagonista. A mi me molaría que hubiese más chanchulleo empresarial y ya si meten politiqueo lo más. Aunque supongo que esto último no lo harán…

  3. Gracias por contestar, Fernando, Josep Antoni y aspiranteaperiodista.
    Estoy contigo aspiranteaperiodista que haría falta que se hablara de la época. Eso es lo que echo en falta: hablar de la dictadura y como se vivía en esa época bajo ese yugo. Para mi es la pata que le falta para que sea redonda. No podemos obviar la época en la que ambientamos nuestras ficciones.
    Por otro lado estoy con vosotros, el triángulo o más bien cuadrado (por 4 vértices), Clara, Rita, Pedro y Mateo está cogiendo más fuerza que el original. Por qué creéis que ocurre? Para mi porque en el original falta avanzar con Cristina, saber si se enterará o no de la antigua relación entre Ana y Alberto. Aunque parece que eso apunta el siguiente capítulo, no adelantemos acontecimientos.
    En todo caso “Velvet” ha sabido jugar con muchos personajes. Es normal que algunos trabajen mejor que otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s