RIP RTVV

Para los que no hablen valenciano, el post está traducido al castellano más abajo.

Pau Martínez és director i guionista. Un dels més prolífics de la nostra terra. Nombrosos documentals, pel·lícules, programes d’entreteniment i sèries de ficció han format part de la seua trajectòria professional. La seua última feina ha sigut com a part de l’equip de directors de l’Alqueria Blanca.

Fabrabocaabajo
En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejercito rojo (de chalecos de extrabajadores de RTVV)…

Així podria començar l’acta de Les corts del tristament històric dia en què quaranta-nou diputats populars van decidir tancar RTVV i privar als valencians d’un servei de televisió pública, en valencià, plural i de qualitat. Un servei, plural i de qualitat, d’altra banda, que els valencians amb prou faenes hem gaudit en els seus vint-i-quatre anys d’existència.

I qui són els culpables que no hàgem pogut gaudir d’aquest servei de televisió plural, en valencià, de qualitat?

Un percentatge molt alt de culpa la tenen els treballadors, o alguns dels seus treballadors per a ser més exactes, un altre percentatge de culpa, més alt sens dubte, ho tenen els seus gestors i sobretot els polítics que els han posat al capdavant, la majoria de les vegades amb objectius molt clars.

I, finalment, un elevat percentatge de culpa la tenim el propi poble valencià, que som els que hem triat i hem seguit fent-ho en successives eleccions a eixos polítics. Encara que tal vegada la paraula polític no hauria d’utilitzar-se per a denominar a determinats pocavergonyes. Sí, jo seguisc creient en la política, en alguns polítics almenys.

Iniciava aquest article amb una frase que va marcar el final de la guerra civil i ho feia amb una intenció clara. En els últims dies, des que el botifler Alberto Fabra anunciara el tancament de RTVV sense assumir ni una sola part de les culpes que el jutge que va anul·lar l’ERO els assignava clarament en la sentència, l’ambient que hem tingut pel Pais Valencià a mi m’ha recordat prou al que va haver-hi durant la guerra civil.

Hem tingut una dreta que ha culpat de tots els mals als rojos, als d’esquerres i als dels “chalecos”, i que ha llançat un radical discurs de “només ens quedava aquesta solució”, “ens hem vist obligats contra la nostra voluntat a prendre aquesta decisió”. Fins i tot en el debat en Les corts en que es va votar la liquidació de RTVV el senyor Bellver seguia culpant als treballadors, als partits de l’oposició, al jutge. Perquè ells s’han vist obligats a fer-ho pel nostre bé, perquè no sabem el que fem, paraules que també hem escoltat abans en boca de colpistes. En escoltar-ho semblava que ells eren les víctimes, pobrets.

Però també en el bàndol dels progressistes, com en el dels republicans durant la guerra civil, les opinions estaven dividides. En les últimes setmanes he tingut no poques discussions, virtuals i en persona, en alguna de les moltes taules redones que hi ha hagut sobre el tema, amb persones que deien alguna cosa així com “jo no veia eixa tele perquè no em sentia identificat en ella”, “per a fer el que feien que la tanquen i veiem TV3”, “ara protesten i denuncien, que ho hagueren fet abans, ara ja és tard”.

Evidentment, l’actual RTVV tampoc jo la sentia com a meua la major part del temps, tampoc compartia la línia dels seus informatius i a mi també m’ha repugnat veure a alguns dels col·laboradors del règim convertir-se en els més revolucionaris quan han vist veure perillar els seus llocs de treball. No hem d’oblidar mai qui han sigut eixos col·laboradors penedits, a mi tampoc em serveix la seua sol·licitud de perdó, però no podem confondre la part amb el tot.

Ni tots els treballadors de RTVV són periodistes ni tots els periodistes han participat de la manipulació. Alguns porten molts anys denunciant-ho i patint les conseqüències. Aquests articles de Julià Álvaro ho il·lustren molt bé.

Sí, des de l’any 1995, amb el PSPV encara en el poder va haver-hi periodistes que van començar a denunciar i van intentar blindar RTVV, sobretot els seus informatius, òbviament, d’ingerències polítiques. Es va crear el primer comitè de redacció d’una televisió a Espanya i van seguir denunciant, ja amb el PP en el poder.

Per què no van tenir èxit? Per què el comitè de redacció va acabar desapareixent? Tal vegada hauríem de mirar-nos a l’espill com a valencians i trobaríem la resposta. Els vam donar el nostre suport? Vam eixir a manifestar-nos al carrer per a defensar la seua causa? No, és més, els valencians vam anar a votar i vam donar el nostre suport majoritari en successives eleccions als gestors que estaven al capdavant d’eixa manipulació i de la decadència que anava patint RTVV.

He arribat a escoltar, evidentment amb tota la raó del món, a gent que deia On estava Canal 9 quan els familiars de les víctimes del metre es concentraven cada dia tres en la plaça de la Verge? Tota la raó, però per a mi la pregunta hauria de ser i on estàvem nosaltres? On estava el poble valencià?

Perquè els valencians ens concentràrem massivament al costat dels familiars de les víctimes del metre va haver de venir Jordi Evolé i gravar un especial de Salvados. A partir d’eixe moment sí, el següent dia milers de valencians acudíem a la plaça de la Verge a recolzar-los. Però fins a eixe moment els dies tres de cada mes amb prou faenes superaven el centenar de persones, amb sort.

Una vegada més si que hi havia valencians dignes de consideració, però eren minoria, com la gent de Barret films, per exemple, que han estat sempre al seu costat i ací segueixen amb el seu excel·lent documental transmedia sobre l’accident del metro.

Productores com la seua són l’exemple que audiovisual valencià mereix seguir avant.

Mirar per a un altre costat, desintonizar Canal 9 de la nostra televisió i preocupar-nos exclusivament de poder vore TV3, jo també vull vore-la clar, tampoc era la solució i també ens convertia en culpables. La decadència de RTVV, ens agrade o no ha sigut la decadència de la societat valenciana. Una vegada més acudisc a les paraules d’uns altres, en aquest cas de Josep Nadal, que expressen de manera precisa aquest pensament.

M’agradaria parlar ara de l’aspecte professional i econòmic, allò que suposa el tancament de RTVV.

En el meu cas particular porte molts anys treballant de manera indirecta per a RTVV.

Totes les meues pel·lícules han tingut la participació, en forma de coproducció, de RTVV, he treballat per a altres productores i per a la meua pròpia, que en aquests moments està “congelada” a l’espera de cobrar factures que ens deuen des de fa anys. He realitzat i dirigit formats televisius culturals i d’entreteniment, he treballat en sèries de ficció, etc…

En els programes treballaven una mitjana de deu-dotze persones durant diversos mesos.

En les sèries de ficció, com a L’alqueria blanca, que a dia de hui hauríem d’estar gravant, s’arribaven a juntar fins a 150 professionals entre tècnics, guionistes, actors, directors, lingüistes, etc… Treballadors, per cert, que a dia de hui encara no hem cobrat.

Per no parlar de les empreses de serveis, amb els seus treballadors també, que col·laboraven amb aquestes dignes produccions de ficció. Herència de sang, Unió Musical Da Cap, Senyor retor, Les moreres, Bon dia bonica o L’alqueria blanca, són només alguns dels exemples de sèries que no solament donaven treball a bons professionals, sinó que a més oferien productes de proximitat al públic valencià.

Tota la gent que hem treballat de manera externa per a RTVV fa anys que venim patint un ERO silenciós i en ocasions la mala praxi d’algunes productores, que per sort no eren majoria.

Hi ha hagut productors i professionals que s’han aprofitat de la situació i han contribuït a l’espoli de RTVV?

Sí, sabem qui són i com van acaparar pràcticament totes les subvencions públiques i contractacions de RTVV durant una època i com poques vegades els projectes s’assignaven per la seua qualitat o pel talent dels seus guionistes o directors. A alguns també ens dóna molta vergonya vore com ara es manifesten contra el tancament alguns dels culpables de l’espoli de la nostra RTVV. O ens entra el riure quan algú que es fa cridar productor i director però que l’única cosa que va fer va ser dedicar-se a esquilmar els comptes públics igual que uns altres, encara que en menor mesura, supose que per açò la rabieta, denunciava en un article d’opinió en el diari Levante a altres companys productors com els grans culpables de l’extinció de l’audiovisual valencià. Viure per a veure.

Martín Román ho relatava molt bé fa no gaire temps en aquest il·lustratiu article d’aquesta mateixa pagina.

Una altra part, la més important, de l’espoli va venir des de Madrid. Un exemple: Un només dels tertulians que venien des de Madrid a participar en eixos “debats”, lo de debat és un eufemisme, polítics d’alt cost econòmic i baixa audiència en l’etapa més fosca de l’ens s’embutxacaven per programa una tercera part del pressupost del que costava qualsevol d’eixos programes als quals feia referència i en els que hem treballat molts.

Gormandia, Trau la llengua, Ficcionari, són només alguns dels exemples de programes econòmics, realitzats des de fora de l’ens i amb uns resultats d’audiència i rendibilitat que justificaven l’existència de la pròpia RTVV, així com els programes produïts per la pròpia RTVV, com Dossiers o Guamipi, per posar només dos exemples. Hi havia bons professionals capaços de fer programes dignes d’una televisió pública. És obvi que l’endeutament de RTVV no va venir per ací, sinó pels drets del futbol, de la formula 1, la copa America, la visita del papa… Molts amiguitos i molts favors que retornar, m’imagine.

Amb el tancament de RTVV no solament es queden sense treball de manera directa més de mil sis-centes famílies, sinó entre quatre mil i cinc mil famílies i, probablement ens quedaríem curts.

Però el més greu és la perduda d’identitat que com a poble ens suposa la perduda del nostre de mitjà de comunicació públic, en la nostra llengua.

Aqueix és el missatge que hem de fer arribar als que justificaven el tancament de RTVV en motius econòmics, ideològics…

Que calia canviar moltes coses en la tele era obvi, i alguns ho portàvem demanant des de fa temps, però açò no justifica mai la decisió dictatorial presa per aquest govern presidit per un president al que ningú ha votat i un govern que ha demostrat la seua incompetència, com els anteriors, per a gestionar recursos públics.

Si els valencians tenim orgull, tal vegada va sent hora de traure-ho i, arribat el moment, no solament traure a aquesta gent del poder sinó, sobretot, fer-los pagar de totes les maneres legals possibles per la desastrosa situació econòmica, social i moral a la qual ens han portat.

Tornant al símil de la guerra civil amb el qual iniciava aquest article si no els fem pagar legalment per tots els mals que ens han fet al poble valencià correm el risc de tornar a tenir-los en el poder en poc temps i sense que hagen pagat per açò, tal com ha passat a Espanya gràcies a eixa transició “modèlica” que ens ha retornat al franquisme a les institucions i als òrgans de poder.

No hem d’oblidar qui son els que ens han portat fins a ací.

Fabrabocaabajo

En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejercito rojo (de chalecos de extrabajadores de RTVV)…

Así podría empezar el acta de Les corts del tristemente histórico día en que cuarenta y nueve diputados populares decidieron cerrar RTVV y privar a los valencianos de un servicio de televisión pública, en valenciano, plural y de calidad. Un servicio, plural y de calidad, por otro lado, que los valencianos apenas hemos disfrutado en sus veinticuatro años de existencia.

¿Y quienes son los culpables de que no hayamos podido disfrutar de este servicio de televisión plural, en valenciano, de calidad?

Un porcentaje muy alto de culpa la tienen los trabajadores, o algunos de sus trabajadores para ser más exactos, otro porcentaje de culpa, más alto sin duda, lo tienen sus gestores y sobre todo los políticos que los han puesto al frente, la mayoría de las veces con objetivos muy claros.

Y, finalmente, un elevado porcentaje de culpa la tenemos el propio pueblo valenciano, que somos los que hemos elegido y hemos seguido haciéndolo en sucesivas elecciones a esos políticos. Aunque tal vez la palabra político no debería utilizarse para denominar a determinados sinvergüenzas. Sí, yo sigo creyendo en la política, en algunos políticos por lo menos.

Iniciaba este artículo con una frase que marcó el final de la guerra civil y lo hacía con una intención clara. En los últimos días, desde que el botifler Alberto Fabra anunciara el cierre de RTVV sin asumir ni una sola parte de las culpas que el juez que anuló el ERE les asignaba claramente en el auto, el ambiente que hemos tenido por el Pais Valenciano a mi me ha recordado bastante al que hubo durante la guerra civil.

Hemos tenido una derecha que ha culpado de todos los males a los rojos, a los de izquierdas y a los de los chalecos, y que ha lanzado un radical discurso de “sólo nos quedaba esta solución”, “nos hemos visto obligados contra nuestra voluntad a tomar esta decisión”. Incluso en el debate en Les corts en que se votó la liquidación de RTVV el señor Bellver seguía culpando a los trabajadores, a los partidos de la oposición, al juez. Porque ellos se han visto obligados a hacerlo por nuestro bien, porque no sabemos lo que hacemos, palabras que también hemos escuchado antes en boca de golpistas. Al escucharlo parecía que ellos eran las víctimas, pobrecitos.

Pero también en el bando de los progresistas, como en el de los republicanos durante la guerra civil, las opiniones estaban divididas. En las últimas semanas he tenido no pocas discusiones, virtuales y en persona, en alguna de las muchas mesas redondas que ha habido sobre el tema, con personas que decían algo así como “yo no veía esa tele porque no me sentía identificado en ella”, “para hacer lo que hacían que la cierren y vemos TV3”, “ahora protestan y denuncian, que lo hubieran hecho antes, ahora ya es tarde”.

Evidentemente, la actual RTVV tampoco yo la sentía como mía la mayor parte del tiempo, tampoco compartía la línea de sus informativos y a mí también me ha repugnado ver a algunos de los colaboradores del régimen convertirse en los más revolucionarios cuando han visto ver peligrar sus puestos de trabajo. No debemos olvidar nunca quienes han sido esos colaboradores arrepentidos, a mí tampoco me sirve su solicitud de perdón, pero no podemos confundir la parte con el todo.

Ni todos los trabajadores de RTVV son periodistas ni todos los periodistas han participado de la manipulación. Algunos llevan muchos años denunciándolo y sufriendo las consecuencias por ello. Estos artículos de Julià Alvaro lo ilustran muy bien.

Sí, desde el año 1995, con el PSPV todavía en el poder hubo periodistas que empezaron a denunciar e intentaron blindar RTVV, sobre todo sus informativos, obviamente, de injerencias políticas. Se creó el primer comité de redacción de una televisión en España y siguieron denunciando, ya con el PP en el poder. ¿Por qué no tuvieron éxito? ¿Por qué el comité de redacción acabó desapareciendo? Tal vez deberíamos mirarnos al espejo como valencianos y encontraríamos la respuesta. ¿Les dimos nuestro apoyo? ¿Salimos a manifestarnos a la calle para defender su causa? No, es más, los valencianos fuimos a votar y dimos nuestro apoyo mayoritario en sucesivas elecciones a los gestores que estaban al frente de esa manipulación y de la decadencia que iba alcanzando RTVV.

He llegado a escuchar, evidentemente con toda la razón del mundo, a gente que decía ¿dónde estaba Canal 9 cuando los familiares de las víctimas del metro se concentraban cada día tres en la plaça de la Verge? Toda la razón, pero para mí la pregunta debería ser ¿y dónde estábamos nosotros? ¿Dónde estaba el pueblo valenciano?

Para que los valencianos nos concentráramos masivamente junto a los familiares de las víctimas del metro tuvo que venir Jordi Evolé y grabar un especial de Salvados. A partir de ese momento sí, el siguiente día miles de valencianos acudíamos a la plaça de la Verge a apoyarlos. Pero hasta ese momento los días tres de cada mes apenas superaban el centenar de personas, con suerte.

Una vez más si que había valencianos dignos de consideración, pero eran minoría, como la gente de Barret films, por ejemplo, que han estado siempre a su lado y ahí siguen con su excelente documental transmedia sobre el accidente del metro.

Productoras como la suya son el ejemplo de que audiovisual valenciano merece seguir adelante.

Mirar para otro lado, desintonizar Canal 9 de nuestra televisión y preocuparnos exclusivamente de poder ver TV3, yo también quiero verla claro, tampoco era la solución y también nos convertía en culpables. La decadencia de RTVV, nos guste o no ha sido la decadencia de la sociedad valenciana. Una vez más acudo a las palabras de otros, en este caso de Josep Nadal, que expresan de manera certera este pensamiento.

Me gustaría hablar ahora del aspecto profesional y económico, lo que supone el cierre de RTVV.

En mi caso particular llevo muchos años trabajando de manera indirecta para RTVV.

Todas mis películas han tenido la participación, en forma de coproducción, de RTVV, he trabajado para otras productoras y para la mía propia, que en estos momentos está “congelada” a la espera de cobrar facturas que nos adeudan desde hace varios años. He realizado y dirigido formatos televisivos culturales y de entretenimiento, he trabajado en series de ficción, etc…

En los programas trabajaban una media de diez-doce personas durante varios meses.

En las series de ficción, como L’alqueria blanca, que a día de hoy tendríamos que estar grabando, se llegaban a juntar hasta 150 profesionales entre técnicos, guionistas, actores, directores, lingüistas, etc… Trabajadores, por cierto, que a día de hoy todavía no hemos cobrado.

Por no hablar de las empresas de servicios, con sus trabajadores también, que colaboraban con estas dignas producciones de ficción. Herencia de sang, Unió Musical Da Capo, Senyor retor, Les moreres, Bon dia bonica o L’alqueria blanca, son sólo algunos de los ejemplos de series que no sólo daban trabajo a buenos profesionales, sino que además ofrecían productos de proximidad al público valenciano.

Toda la gente que hemos trabajado de manera externa para RTVV hace años que llevamos sufriendo un ERE silencioso y en ocasiones la mala praxis de algunas productoras, que por suerte no eran mayoría.

¿Ha habido productores y profesionales que se han aprovechado de la situación y han contribuido al expolio de RTVV.

Sí, sabemos quienes son y como acapararon prácticamente todas las subvenciones públicas y contrataciones de RTVV durante una época y como pocas veces los proyectos se asignaban por su calidad o por el talento de sus guionistas o directores. A algunos también nos da mucha vergüenza ver como ahora se manifiestan contra el cierre algunos de los culpables del expolio de nuestra RTVV. O nos entra la risa cuando alguien que se hace llamar productor y director pero que lo único que hizo fue dedicarse a esquilmar las cuentas públicas igual que otros, aunque en menor medida, supongo que por eso la rabieta, denunciaba en un artículo de opinión en el diario Levante a otros compañeros productores como los grandes culpables de la extinción del audiovisual valenciano. Vivir para ver.

Martín Román lo relataba muy bien hace no mucho tiempo en este ilustrativo artículo de esta misma pagina.

Otra parte, la más importante, del expolio vino desde Madrid. Un ejemplo: Uno sólo de los tertulianos que venían desde Madrid a participar en esos “debates”, lo de debate es un eufemismo, políticos de alto coste económico y baja audiencia en la etapa más oscura del ente se embolsaban por programa una tercera parte del presupuesto de lo que costaba cualquiera de esos programas a los que hacia referencia en los que hemos trabajado muchos.

Gormandia, Trau la llengua, Ficcionari, son sólo algunos de los ejemplos de programas económicos, realizados desde fuera del ente y cuyos resultados de audiencia y rentabilidad justificaban la existencia de la propia RTVV, así como los programas producidos por la propia RTVV, como Dossiers o Guamipi, por poner sólo dos ejemplos. Había buenos profesionales capaces de hacer programas dignos de una televisión pública. Es obvio que el endeudamiento de RTVV no vino por aquí, sino por los derechos del fútbol, de la formula 1, la copa America, la visita del papa… Muchos amiguitos y muchos favores que devolver, me imagino.

Con el cierre de RTVV no sólo se quedan sin trabajo de manera directa más de mil seiscientas familias, sino entre cuatro mil y cinco mil familias y, probablemente nos quedaríamos cortos.

Pero lo más grave es la perdida de identidad que como pueblo nos supone la perdida de nuestro de medio de comunicación público, en nuestra lengua.

Ese es el mensaje que tenemos que hacer llegar a los que justificaban el cierre de RTVV en motivos económicos, ideológicos…

Que había que cambiar muchas cosas en la tele era obvio, y algunos lo llevábamos pidiendo desde hace tiempo, pero eso no justifica jamás la decisión dictatorial tomada por este gobierno presidido por un presidente al que nadie ha votado y un gobierno que ha demostrado su incompetencia, como los anteriores, para gestionar recursos públicos.

Si los valencianos tenemos orgullo, tal vez va siendo hora de sacarlo y, llegado el momento, no sólo sacar a esta gente del poder sino, sobre todo, hacerles pagar de todas las maneras legales posibles por la desastrosa situación económica, social y moral a la que nos han llevado.

Volviendo al símil de la guerra civil con el que iniciaba este artículo si no les hacemos pagar legalmente por todos los males que nos han hecho al pueblo valenciano corremos el riesgo de volver a tenerlos en el poder en poco tiempo y sin que hayan pagado por ello, tal como ha pasado en España gracias a esa transición “modélica” que nos ha devuelto al franquismo a las instituciones y a los órganos de poder.

No debemos olvidar quienes nos han llevado hasta aquí.

12 pensamientos en “RIP RTVV

  1. Excelente análisis Pau. Felicidades y gracias por el trabajo de escribir lo que muchos pensamos. Nada que añadir, aunque si subrayar algo que se dice en otras palabras (la decadencia de la sociedad valenciana) y que me tiene muy inquieto hace años: Si perdemos la tele, si perdemos el Cabanyal… si perdemos tantas cosas es porque hay una sociedad, la valenciana, acomodada y responsable. Unos porque apoyan directamente a estos políticos y otros porque con su dejación lo permiten. La democracia y la educación no se sostienen con pasividad, ambas requieren actitud. Espero que esta crisis (falsa crisis, claro) no sólo deje perdidas en los negocios de cada uno. Espero que esta crisis se lleve por delante los valores predominantes de nuestra sociedad valenciana.

  2. Brillante la comparación, Pau, con la guerra civil: una izquierda dividida y una derecha que se autoproclama preservadora de los intereses patrios. Si la historia está para mirarse en ella y tratar de no cometer los mismos errores, aquí seguimos suspendiendo la asignatura. Pero no le echemos la culpa a los alumnos por favor, la culpa no es del paciente porque no se tomó las pastillas, ¿Es la sociedad un reflejo de sus dirigentes o, por el contrario, son los dirigentes un reflejo de la sociedad a la que pertenecen?
    ¿Tiene la ciudadanía, entre voto y voto, control sobre las acciones de sus gobernantes? ¿Es el voto un cheque en blanco, una patente de corso para los partidos políticos? ¿Es suficiente con el control que debería ejercer la oposición? ¿Qué papel pintan en esto los medios de comunicación? En fin, interrogantes cuyas respuestas junto con otras muchas más, deberían formar parte del libro básico de cultura democrática e impartirse en las escuelas desde la infancia. Libro que, por otra parte, sigue sin escribirse en este país.

  3. Es tan bueno el análisis que merece un agradecimiento tácito.
    En primer lugar debo decir que la inteligencia se demuestra por modestos detalles, pero buenos detalles, gracias por el castellano, nos sentimos incluidos y apreciados, no es nada menor para mi.
    Quien desee conocer el proceso de RTVV le bastará leer el presente artículo, deshilacha las preguntas que flotan en la sociedad, las aclara, las difunde, le da forma al problema y expone a quien debe ser expuesto, con mayor o menor grado, aunque en el fondo sabemos que los responsables somos todos, porque simplemente es el fruto de aquél proceso tomado como ejemplo de la guerra civil y que luego, a la entrada de la democracia, fue edulcorado con un desparpajo siniestro, pero también con la inocencia propia de los pueblos del mundo. En Argentina he visto cosas que aún todavía aquí no podrían imaginar, pero jamás vi cerrar un canal de TV, sencillamente porque el capitalismo deposita en sus medios su propaganda, sus bases, y hasta es capaz de generar nuestros aparentes deseos, pero algo habrá implícito en ello: “Latet anguis in herba “- La serpiente se oculta en la hierba, diría Virgilio.
    Quien camine valencia percibirá un decaimiento popular, parecería que van ganando en muchos frentes, hay una sensación de perdida, como si el abatimiento fuera una falta de confianza permanente.
    Nada es para siempre, ni siquiera la maldad de unos pocos.

    Yo aprendí que si algo falta, si ese algo no está, como si la noche más cerrada y oscura nos envolviera, es porque ese algo…esta llegando.
    No desesperen, llegará.
    Muchas gracias, Oscar.

    • Gracias a ti por tus palabras Oscar.
      Efectivamente como tú dices nada es para siempre, ni la maldad de unos pocos ni la desesperanza que nos lleva marcando a muchos durante demasiado tiempo. Creo que va siendo hora de recuperar esa esperanza, que también nos han intentado robar, como tantas otras cosas que son públicas, que son nuestras.
      Un saludo!

  4. Me ha gustado mucho tu artículo, explicas muy bien todo el cúmulo de circunstancias, unas peores que otras que han llevado a la RTVV a la situación actual. Durante estos días he leído y escuchado sinfín de comentarios y opiniones, algún ex trabajador reconoce su parte de culpa cuando ellos sabían perfectamente como se inflaban los presupuestos y no decían nada, y me llama mucho la atención como personas que se ufanaban de no ver jamás Canal 9, ahora son los primeros en llevar la pancarta de la protesta. Yo sí veía Canal 9, y hablo como espectadora, no quiero entrar en política y demás historias, y me doy cuenta la gran hipocresía que impera en esta sociedad, y lamento que una parte de nuestra cultura vaya a quedar a partir de ahora encerrada en cápsulas de tiempo.
    Gracias y un saludo.

  5. Com q no sóc (sí home sí) amic (segons el feisbuk) de Pau Martínez: ací deixe la meu resposta al seu post (brillant¡¡ dels millors q he llegit sobre canal 9¡¡)

    (https://guionistasvlc.wordpress.com/2013/11/28/rip-rtvv/)

    Querido Pau Martínez:

    Crec que no ens coneixem personalment, però el teu anàlisi és excel.lent. Només dixa’m que jo també faça una xicoteta reflexió:

    1. Allò de “la guerra civil” és totalment intencionat (primera lliçò de Propaganda- llenguatge bèlic- del PP que ens governa): de fet, els del pp anomenen als partits de l’oposició “El Front Popular”. Jo vaig tindre un profesor que una volta ens va dir una frase que recordaré sempre: “Res és inevitable (Enrique Bordería)” (Si Hitler haguera tingut un accident mortal ens hauríem estalviat 40 milions de morts. Vullc dir, algunes decissions són personals, com la de Fabra)
    2.“Si perdemos la tele, si perdemos el Cabanyal… si perdemos tantas cosas es porque hay una sociedad, la valenciana, acomodada y responsable” Añadiría si perdemos La Punta, si perdemos el teatre valencià (ara canvie, ja veus), si perdem els cantants valencians, si perdem l’horta, si perdem la nostra costa…si hem de pagar El Palau de les Arts fins als 2040¡¡ Si em de pagar 250 milions per la fòrmula 1, si perdem tantes coses¡¡¡ i pense senzillament (i tú ho saps, que dels 1600 treballadors, n’hi ha 180 redactors, dels quals calcule uns 40 caps de secció, i un redactor en cap, i MOTEStranye que hi haja hagut algú d’ells que haguera perseguit exactamet açò: que Canal 9 no tinguera cap credibilitat, per anul.lar el missatge de la televisió Valenciana..
    3. La societat valenciana és covard, (Principi quasi fundacional “mesinfotisme”-me la pela- i li ve fenomenal tirar les culpes a 180 redactors…..”Tot açò passa per Canal 9¡¡¡¡”Crec que es donar massa poder a 150 persones, És que no hi ha més? On està la societat civil?…Hem sigut el Xivo expiatori per a una societat buida de contingut i de consciència, i que l’agrada poder assenyalar als CUPABLES de TOT PLEGAT¡¡¡¡ Tota la culpa del que passa a la nostra societat és dels redactors de Canal 9¡¡¡¡??? Per favor¡¡¡ Però, com molt be assenyales….On està la societat valenciana? On estàn els cinc milions de Valencians? Jo t’ho dic: No hi estàn. Prefereixen tindre un culpable: el govern, o els voceros del Canal 9.. I vosté? Maruja, o Pep, o Josep, o Emili?….No, jo “no he fet res, a mi que no em diguen res que ja he donat 10 euros per als pobres¡¡¡”. Som (o són) una societat covard…que necessita a algú per tirar-li la culpa..? ”ESte es el culpable”, i ell, o ella, se’n va’n a casa satisfets…

    4. I dius :“Que calia canviar moltes coses en la tele era obvi, i alguns ho portàvem demanant des de fa temps, però açò no justifica mai la decisió dictatorial presa per aquest govern presidit per un president al que ningú ha votat i un govern que ha demostrat la seua incompetència, com els anteriors, per a gestionar recursos públics”.
    Doncs sí, però te repetisc: la gent diu “Els culpables de la desaparició de Canal 9 són es que van callar…QUí? Els 150 redactors? (Jaja…la gent alucina?) Tant poder tenim (teníem)? No, vosté, s’enganya…(que quiere decir, -usted se equivoca-)., y si quiere vote a los de “Para ofrecer nuevas glorias a España…” un himne que van imposar perquè els valencians s’oblidaren de quí eren o èrem…..

    Felicitats per la teua aportació…I només una cosa, jo no sóc un redactor. Jo sóc, com me diuen els meus companys, els de veritat, els càmeres, un “puto plumilla de mierda”, i orgullós.

    PD: Ja està preparant-se la meua visió, des de dins, d’estos “30 dies de Novembre”…i será amb noms i cognoms, gràcies pau

  6. Ahora van de dignos estos mamones, pero bien que no le hacían ascos al sueldo que cobraban todos los meses por bailarkle el agua al ‘ejemplar ciudadano’ Fabra, el ‘amiguito del alma’ Camps y los obispos, o por tapar el accidente del metro de Valencia y las corruptelas de Castellón. Yo, como no he mentido ni manipulado durante estos años, pues como que me cuesta solidarizarme con los ex-mamporreros del PP…

    • Se nota que no tienes ni puta idea de cómo funciona un medio de comunicación: pero no te culpo, la mayoría està como tú: ni puta idea de lo que hablan…pero ahora cualquiera puede decir lo que sea ,a ti no te respeto en absoluto, a tu capacidad de decir lo que quieres sí…Y parece mentira que entres en un medio como éste…aquí la gente sabe de lo que habla

  7. Estimado Pau.
    He llegado hasta aquí, siguiendo el hilo de una acalorada discusión entre algún redactor de Turia y tu….bueno y algunos participantes más. He seguido el link y he leído tu entrada del blog. Creo que para poder opinar es necesario tener el máximo de información y lo cierto, es que yo no me siento en disposición de hacerlo en profundidad por muchos motivos. No te conozco de nada, no soy (era, por desgracia) muy seguidor de Nou (algo de deporte y poco más) y por tanto, tampoco puedo opinar sobre L’Alqueria blanca, porque no vi ningún episodio.
    Dicho esto -que probablemte ya me desacredite en cualquier valoración que haga-, me atrevo a decir lo siguiente.
    No comparto alguno de tus puntos de vista sobre la desaparición de Canal 9 (perdón, es que soy un clásico), pero tus argumentos, tu objetividad y la seriedad de tus razonamientos, son inapelables. No sé si eres una rara avis o había muchos como tú en nuestra extinta televisión, pero quiero pensar que si tuviéramos más gente que dialogara y razonara como tú (en valenciano o en español, que eso me da igual), probablemente no estaríamos ahora lamentando la televisión que teníamos y que ahora no tenemos. Conozco a algunos ex-trabajadores de nuestra tele autonómica y a la mayoría los tengo por muy profesionales, íntegros e implicados; otros, no tanto.
    Por eso, sólo puedo criticaros una cosa. Por qué ese corporativismo tan insultante con algunos? Por qué esa dejadez con temas importantes? Por qué esa permisividad en algunas cosas que no eran de recibo?
    Como te digo, no me siento en disposición de criticar (ni siquiera constructivamente), pero ya sabes cómo somos los valencianos: no callamos ni bajo el agua….o justamente el problema es que ahora hemos callado.
    Espero no haberte molestado con mis comentarios, pero no me he podido aguantar. Sobretodo, confio haber estado al mismo nivel de educación con la que escribes (al menos todo lo que te he leído). Hoy en día, eso sí que es ser una rara avis.

    • Querido Vicente.
      En primer lugar agradecerte tus palabras y sobre todo el esfuerzo por informarte antes de opinar, eso también es una rareza hoy en día.
      Respecto al corporativismo del que hablas no sé muy bien que contestarte. El sector audiovisual valenciano nunca ha destacado por reivindicar sus necesidades y sus exigencias de manera unida, más bien al contrario, ha funcionado más como una guerra de guerrillas en la cada individuo o cada pequeño grupo de individuos ha luchado por sus pequeños intereses particulares y no por los del colectivo. Unos intereses particulares que normalmente tenían que ver con mantener su pequeña parcela de negocio.
      En esas circunstancias lo de reivindicar la pluralidad informativa de la tele se dejó en manos de algunos periodistas de la cadena, a los que como sociedad, y en esta ausencia el sector audiovisual también hemos participado, les hemos dejado solos.
      Corporativismo hacía esos periodistas que llevan luchando casi veinte años por nuestros derechos como ciudadanos, por mi parte y por parte de muchos otros sí. Hacia los profesionales que participaron y colaboraron en esa manipulación ningún tipo de corporativismo ni solidaridad, al menos por mi parte y por la de muchos otros. En los artículos de Julià Alvaro o los de Josep Lluis Fitó en eldiario.es puedes encontrar varios ejemplos de lo que te digo.
      En mi artículo pretendía hacer una autocrítica general dando ejemplos de mala praxis, sin nombrar a los implicados, tanto de profesionales de dentro de la casa como de productores de fuera de la casa. Y no los nombraba porque era eso, un retrato general y una autocrítica como sociedad, aunque la gente del sector audiovisual valenciano podía identificar fácilmente de quien estaba hablando.
      Curiosamente ni los periodistas manipuladores ni alguno de los ejemplos de productores que habían acaparado las subvenciones de las compras por parte de RTVV me lo han recriminado, aunque me consta que han leído el artículo y tienen un mínimo de inteligencia como para darse por aludidos. Sólo una de las partes lo ha hecho, utilizando un medio de comunicación para atacarme de una manera bastante soez y barriobajera, lo cual me entristece enormemente.
      Respecto a la permisividad y la dejadez vuelvo a aludir al artículo, creo que debemos mirarnos al espejo como sociedad y hacer autocrítica, todos.
      Yo te puedo hablar de mi caso. Como trabajador yo he luchado por mis derechos, he abandonado trabajos porque no me pagaban lo que consideraba que era justo o no se respetaban mis condiciones laborales, mientras otros compañeros lo aceptaban.
      Como pequeño empresario, que también lo fui durante un tiempo, yo y mis socios hemos pagado a nuestros trabajadores las mismas retribuciones que considerábamos que eran justas para nosotros mismos, porque no éramos más que eso, profesionales que habían montado una empresa para poder trabajar y dar trabajo a otros. Y nos hemos peleado con la cadena cuando han intentando censurarnos contenidos o cuando no estábamos de acuerdo con como querían que hiciéramos las cosas. Por un sólo motivo, porque amamos nuestro trabajo y queríamos/queremos seguir estando orgullosos de él. Esa era nuestra forma de luchar. Y me consta que no éramos los únicos que lo hacíamos.
      Nuestra aventura empresarial duró poco y aún la estamos pagando en los bancos, aunque esa es otra historia.
      Si el cierre de RTVV ha servido para unirnos como sector bienvenido sea, pero desde luego yo voy a continuar luchando para que en la futura RTVV, que estoy seguro que volverá, las cosas se hagan de una manera muy diferente a como se hacían antes. Y para que las relaciones entre la administración y las empresas del sector y entre las empresas y los trabajadores sean lo más justas posibles.
      Que el talento y la profesionalidad sea lo único a valorar. Creo que no es tan difícil, en países tan “sospechosos” como Francia o Gran Bretaña ocurre, ¿Por qué no aquí?
      Espero haber aclarado alguna de tus dudas.
      Un saludo.
      Pau Martínez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s