DE PROFESIÓN: FRANCOTIRADOR

Nuestra firma invitada de hoy ha trabajado como guionista en multitud de programas, series y películas. Como director ha dirigido dos largometrajes “Carne cruda” y “Blockbuster”. Recientemente ha sido el coordinador de guiones de “Gran Reserva. el Origen”. Es alicantino (más concretamente de Alcoi) y responde al nombre de Tirso Calero.

Por Tirso Calero

 Desde que empecé como guionista, siempre he sentido que era como un francotirador que iba superando misiones para seguir sobreviviendo en la jungla. Y me han tocado objetivos de lo más diversos, desde rellenar guiones de “Ana y los siete” con gags, hasta escribir teatrillos para “La Campos” o hacer cuñas publicitarias de una famosa empresa de pizzas a domicilio. Al principio, esas aventuras eran divertidas. Para mí, recién llegado de provincias, todo lo que me ofrecía Madrid me gustaba, y no sólo porque compartía piso con un jefe de seguridad de la discoteca Pachá.

Era un Licenciado en Derecho que, de carambola, había acabado en un plató de TV trabajando para una de las productoras más importantes de la época (de esto hace ya 13 años) y charlando con Nuria Roca, Ramón García o Juan Imedio (grandes estrellas de la televisión… de entonces, claro)

Pero en este país, si alguien quiere ser un guionista de verdad, debe llevarse unas buenas hostias para ir entrando en calor… En aquella época, “vendí” el guión de un largometraje a una productora de Barcelona pero a la hora de cobrar, no hubo rastro de ellos. (Si esto no te ha pasado alguna vez, no eres un guionista de verdad… o eres la excepción que confirma la regla). También me llevé una buena sorpresa en el mundo del teatro. Resulta que dos actorcillos de medio pelo, bastante famosos por aparecer en una serie diaria de la época, me piden que les escriba una obra de teatro. Lo hago. Les gusta mucho. Se hacen posters y ya hay fecha para el estreno en Madrid. ¡Genial! Pero me llaman diciendo que todo se ha ido al garete. Bueno, son cosas que pasan… Pero a los seis meses veo anunciada la misma obra, con los mismos actores y el título cambiado. ¡Joder! ¿Eso se puede hacer? En este país, sí. (Por cierto, el próximo mes de enero estreno en Madrid una obra que he escrito titulada “Love Room”. Aprovecho este post como prueba por si me vuelve a pasar lo mismo).

Sin duda, iba por el buen camino del guionista. Me iba forjando a base de leñazos. De mi primera experiencia seria en el cine, la película “Miguel y William”, podría escribir mucho, demasiado… No lo voy a hacer. La iba a dirigir Manuel Gutiérrez Aragón y mi compañero Miguel Ángel Gómez y yo habíamos escrito en colaboración con ese reputado director un guión que era una especie de western crepuscular. Evidentemente, la película que surgió finalmente fue… otra cosa.

Pero la forja del guerrero iba bien. El francotirador se iba formando.

Y llega mi primera película como director, “Carne Cruda”. ¿Por qué un guionista se convierte en director? En España, por el sistema de producción existente, casi te obligan a ello si quieres sacar adelante tus propias historias. Con “Carne Cruda” descubrí el “maravilloso” mundo del cine español. Aluciné y comprendí una cosa. No se puede hacer cine comercial sin un buen presupuesto para ello. Con un presupuesto irrisorio pretendía yo reventar las taquillas de toda España. ¿Estaba loco? Lo que pasa es que no sabía cómo funciona la “industria” del cine patrio. Ahora ya lo sé. Por eso, en mi segunda película he hecho lo que he querido. “Blockbuster” es una historia muy personal, en blanco y negro, que habla de mi amistad con Sancho Gracia y de la muerte de mi padre…

Y eso me recuerda otro mal trago por el que tuve que pasar como guionista. Resulta que, siendo yo uno de los creadores y coordinador de guión de una importante serie, debí ausentarme durante unos meses para cuidar a mi padre enfermo porque, obviamente, no tenía la cabeza para escribir… Tras el fatal desenlace, me tuve que buscar la vida fuera de esa serie… Como rezaba la película “Network”, la televisión es un mundo implacable. De todas maneras, aquello me ayudó en mi formación como francotirador.

Afortunadamente, he estado en series maravillosas, he compartido escritura con excelentes compañeros y he podido rodar dos películas como director. En comparación con muchos otros guionistas, sé que he tenido suerte y no me quejo de nada.

Simplemente, me gustaría que este post sirviera para dar ánimos. Vosotros, guionistas, os encontraréis con muchos obstáculos en el camino, con decepciones, con frustraciones… Pero todo eso os hará más fuertes porque nada ni nadie os podrá arrebatar la pasión que da sentido a vuestra vida: escribir.

Un pensamiento en “DE PROFESIÓN: FRANCOTIRADOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s