POR DÓNDE EMPEZAR…

El guionista Jack Cunningham se enfrenta a la página en blanco. Foto: Paul Dorsey / Life. 1937

El guionista Jack Cunningham. Foto: Paul Dorsey / Life. 1937

Por Martín Román.

Siempre me pasa lo mismo, ¿soy el único? Vale, sí, hay un comienzo que es la página en blanco. Pero la forma en que nos aproximamos a ella siempre es distinto. No sé si fue Juanjo Ramírez Mascaró quien publicó en Twitter que lo mejor forma de perderle el miedo a la página en blanco era tomar una página amarilla. Pero ni siquiera este miedo existe siempre. A veces estás tomando un café y vuelcas una idea en una servilleta, o son dos o tres imágenes evocadoras que no sabes a dónde te llevarán. Olvidaste la libreta, o tu iPad, o tu portátil pero cuando llegas a casa vomitas sobre ellos. Empiezas a escribir ideas aparentemente inconexas que de repente descubren sus propios vínculos.

Otras veces lees una noticia. En ella están presentes claramente el planteamiento, nudo y desenlace. Te sientas y te sale una sinopsis con una estructura que sientes definitiva. Han aparecido nuevos personajes que refuerzan el tema. Lo tienes tan claro que tu siguiente paso es una escaleta, tratamiento y primera versión de guión.

Hoy te levantaste de resaca pero recuerdas la conversación de ayer en la fiesta. Tú no participabas en ella, te servías una copa en la cocina mientras dos chicas hablaban de sus problemas con sus novios. Te sientas y la reproduces. Esa escena te lleva a escribir un diálogo entre sus respectivos novios, no sabes dónde estaban, pero eso no importa, el punto de partida fue suficiente para que elucubraras una posible conversación.

Otras veces te dan el tema, un tema del que apenas sabes nada. Así que empieza una tarea previa de documentación. Empiezas a leer libros que crees que nunca leerías y a veces parecen inconexos entre ellos (ensayos de agricultura, de historia del siglo XX de México, de psicología y libros de autoayuda están siendo la base de un proyecto en el que me encuentro en estos momentos). Estás atorado y esperas que la musa deje de agasajar “al otro” y te haga un poco de caso a ti. De repente encuentras el dato que permite organizar la trama y todos los conocimientos acumulados cobran sentido y son la senda que darán coherencia a los personajes y la trama.

Y seguro hay más formas de empezar un guión tantas como dé la fórmula “quién es el guionista + su situación personal + su formación + historia + género + (x·posibilidades)n. Pero la mayoría de los manuales de guión aseguran que hay una serie de pasos que se han de seguir para conseguir un guión de hierro. Esa actitud reduccionista es sobre la que se ha basado la formación de la mayoría de guionistas de mi generación tanto si han pasado por una escuela como si su guía han sido los libros de Field, McKee o Seager.

Normalmente reviso cada cierto tiempo alguno de estos manuales. Sobretodo al inicio de proyectos y leo esas recomendaciones de tener clara la idea controladora o empezar por el story line, pero casi siempre acabo empezando de forma poco ortodoxa e inesperada. El cuerpo me pide escribir y dejar que sea la escritura quien me guíe. A veces sí sé el final pero no sé el camino para llegar a él. Otras ni siquiera sé como acaba. Si me atoro arranco con la biografía de personajes. Veo películas que puedan ser inspiradoras y sigo escribiendo. Otras veces me doy un par de días de reposo o una semana y escribo otra cosa, vuelvo atrás, descubro incoherencias o tal vez el elemento que hace clic y me empuja de nuevo hacia delante. Entonces, ¿por qué se empeñan en decir que hay una única forma de empezar a escribir un guión? ¿por qué crear fórmulas infalibles? ¿por qué esa necesidad de creérnoslas? ¿será esta homogenización el fin de la estandarización del formato? Son las preguntas que me estoy planteando los últimos días tras un encuentro muy inspirador y para las que todavía no tengo respuesta pero creo que en próximas entregas de este blog, no necesariamente mías, serán centro de debate. Estén atentos.

7 pensamientos en “POR DÓNDE EMPEZAR…

  1. A veces comienzo a escribir de la nada, hilar ideas y conectar imágenes concretas o acciones. Una vez un profesor me comentó que era la peor manera de desahogarse con la página en blanco porque lo que sale no es coherente y probablemente lo estas copiando sin darte cuenta.

    Con respecto a los Gurús, mantengo los manuales como una madre que lee libros de pediatría para aficionados y así cuidar a sus recién nacidos, niños y hasta adolescentes. Una vez leí que todos eran doctores del guión y había que pasar nuestras historias una vez que nos atascáramos. No se, pero igual es algo personal. De cada quién.

    Saludos desde un guionista en Venezuela. .

  2. “De repente encuentras el dato que permite organizar la trama y todos los conocimientos acumulados cobran sentido y son la senda que darán coherencia a los personajes y la trama.”… Encuentras ese dato o se lo preguntas a un amigo y resulta que te lo dice y funciona, ¿a que sí?😀 Buen post.

  3. Enfrentar la página en blanco… Hay una leyenda negra al respecto, pero no es para tanto. De hecho, es una cuestión natural: al amanecer, abrir los ojos y poner el primer pie en el piso; al abrir el refrigerador y decidir qué alimento sacar; al encontrarse con algún conocido y expresar un saludo… La hoja en blanco es una oportunidad para expresar y narrar, como este mismo espacio y como sucede con ese “encuentro inspirador” al que te refieres. Lo que queda claro, es que si no se tiene nada qué contar, lo mejor es no sufrir la obligación. Un escritor simplemente escribe.

  4. Pingback: EL FORMATO INCORRUPTIBLE | GUIONISTASVLC

  5. Pingback: ESCALETA DE IDA Y VUELTA. | GUIONISTASVLC

  6. Me gusta leer y visitar blogs, aprecio mucho el contenido, el trabajo y el tiempo que ponéis en vuestra web. Buscando en Google he encontrado tu web. Ya he disfrutado de varios artículos, pero este es muy interesante, es unos de mis temas favoritos, y por su calidad me ha distraído mucho. He puesto tu sitio en mis favoritos pues creo que todos tus artículos son interesantes y seguro que voy a pasar muy buenos ratos leyendolos.
    restaurantes en la rioja http://www.lariojaturismorural.com/restaurantes.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s