CATÁLOGO INCOMPLETO DE LAS RELACIONES HUMANAS

Por Rafa Ferrero

Un guionista sano tiene una esperanza de vida media de unos 80 años. A lo largo de ese tiempo, el guionista tipo, mantendrá una media de 8’7 relaciones sentimentales en primera persona, pero escribirá, de media, sobre la vida sentimental de 734 personajes. (Datos obtenidos por la Universidad de Massachussetts.)

¿Qué quiere decir esto? Que la mayoría de las veces que un guionista escribe sobre una relación sentimental lo hace de oídas o usando su imaginación.

Llegados a este punto sólo veo tres opciones:

-Que el colectivo de guionistas sea más promiscuo con la excusa de que necesitamos experimentar y elevar la media de 8’7.

Esta opción es atractiva, hay que reconocerlo. Pero no creo que a mi chica le hiciese mucha gracia que yo abogase por ella, así que vamos a descartarla.

-Que cada guionista escriba sólo y exclusivamente sobre los tipos de relaciones que conoce de primera mano.

Esta opción ni se valora. Paso de que cada vez que escriba algo todo el mundo lo lea con una media sonrisa en la cara sabiendo que todo lo que le pase al protagonista me ha tenido que pasar a mí antes.

-Asumir que esto es así, que los guionistas tenemos que ser capaces de ponernos en la piel de personajes que están viviendo situaciones sentimentales muy distintas a las que nosotros hemos vivido en nuestras propias carnes y que el resultado de nuestro trabajo puede ser verosímil y enriquecedor a pesar de que no sea estrictamente autobiográfico.

Esta opción es la única que nos queda, así que al menos habrá que intentarlo.

El siguiente catálogo no es más que un tímido intento por trazar un mapa del terreno de lo sentimental. Algo así como un menú degustación del amor. Un listado de opciones para guionistas atascados que no encuentran la mejor opción para enrollar a sus personajes. Una colección de pedazos de vida… ya paro.

FLIRTEOS

¿Se lo dices tú o lo hago yo?

Lo que en jerga guionística se conoce como URST o tensión sexual no resuelta. A los dos les pica la entrepierna cada vez que se acercan demasiado y suspiran mucho cada vez que se alejan. Lo normal sería que alguien hiciese algo de una puñetera vez, pero no hay forma de que den el paso definitivo. Estas situaciones suelen funcionar muy bien porque mantienen el suspense y, si está bien hecho, todo el mundo está dispuesto a soportar los capítulos que hagan falta para ver, por fin, un beso entre ellos.

Tu padre no me deja

Uno de los amores más clásicos de la historia, el de Romeo y Julieta, el de: yo te lo hacía aquí y ahora pero tu padre no me deja. Amores imposibles que lucharán contra la sociedad, contra los elementos y contra todo lo que haga falta por acabar juntos y no necesariamente muertos.

A ti lo que pasa es que te va la marcha

Alguien está enamorado de alguien y no lo disimula porque no sabe o porque no quiere. La otra persona lo sabe, pero no le corresponde sino que aprovecha la situación para sacar beneficio del enamorado. Da igual las perrerías que le hagan, cuando el amor es incondicional es para siempre. Hasta que se acaba, entonces es muy probable que la tortilla se de la vuelta.

El que la sigue la consigue

Alguien va detrás de alguien durante mucho tiempo, parece que nunca lo conseguirá, pero al final la cosa acaba bien.

En estos casos, si el eterno enamorado es un protagonista de esos que encarnan la bondad y el objeto de deseo es descrito como un personaje que evoluciona desde lo superficial a lo realmente importante, que es la bondad de las personas, se puede conseguir un final redondo de los que levantan aplausos, lágrimas de satisfacción y un sentimiento de paz interior equiparable al séptimo estadio karmico. Pero cuidado, también se han dado casos de descomposición gástrica generalizada entre la audiencia.

¡Iros a un hotel!

A estos dos empezó a molestarles la ropa desde el primer momento en que se conocieron. Miraditas, sonrisitas, roces disimulados, frases halagadoras ingeniosas… Es evidente que acabarán enrollándose desde el minuto uno. Pero qué largo se hace ese minuto.

Tengo el ratón al chilindrón

En estos tiempos que corren no se nos podía olvidar esta nueva forma de relacionarse que está causando furor, el amor 2.0 a través de webcam, de whatsapp, de facebook… Pero ojo, que la gente igual se enamora que corta vía whatsapp. Y si lo primero puede parecer original y moderno, lo segundo es claramente rastrero y cobarde. Muy moderno todo sí, pero pizca saborio qué quieres que te diga.

PAREJAS

Falling in love total

Son la pareja perfecta, sin fisuras. Llevan años juntos y así seguirán hasta que la muerte les separe. Se comprenden y se apoyan el uno al otro pase lo que pase. Son una naranja entera.

Este tipo de relaciones vienen muy bien para las sit-com. Ya se te ocurrirán mil formas de que parezca que hay una crisis de pareja, al final de cada capítulo siempre se demostrará que de eso nada.

Te quiero tanto que te mataría

No se llevan bien y discuten continuamente, pero siguen juntos. Puede que acaben todas sus discusiones en la cama, o que sencillamente se soporten porque llevan tantos años juntos que ya les parece más fácil y más cómodo seguir juntos que separarse. Lo que importa es que jamás serán felices juntos pero tampoco se separarán nunca.

¿Y tú quien eres?

Llevan tiempo juntos pero, en realidad, no se conocen. Hay varias posibilidades:

-Se guardan secretos importantes que, cuando salgan a la luz, lo removerán todo.

-Su relación ha sido siempre superficial y con los años se han convertido en una costumbre, pero jamás se han molestado en conocer de verdad a la persona que duerme cada noche a su lado. Una situación límite que les saque de la rutina puede provocar que de repente descubran cosas del otro que jamás se habrían imaginado.

-Y, puede que la más triste de todas las opciones, uno de ellos ha perdido o está perdiendo la memoria y el otro se esfuerza por conseguir reconquistar a su pareja.

Agua pasada sigue moviendo molino

Tuvieron algo hace tiempo y lo dejaron, pero ambos siguen sintiendo algo. Es algo así como un amor imposible pero al revés. A todo el mundo, especialmente al espectador, le encantaría que volviesen, pero ellos mismos se lo impiden. Parecerá que van a volver mil y una veces, pero en el último momento siempre volverán a aparecer los reproches, las inseguridades y los: Tú no cambiarás nunca.

TRIOS

Open your mind

Son pareja y les va bien, pero han decidido que cada uno puede tener un rollito de vez en cuando. Ambos conocen las aventuras del otro y les parece bien, es más, eso les mantiene más unidos.

Qué difícil es que algo así, en la ficción o en la vida real, acabe bien. Pero como punto de arranque no tiene precio.

El cornudo siempre es el último en enterarse

Pues eso, que a alguien se los están poniendo pero bien y no se entera. Esta situación, en principio, crea una víctima (el cornudo), un traidor (el infiel) y un daño colateral (el amante). Pero partiendo de esta situación inicial las variables tienden a infinito. Si, por ejemplo, el amante sabe que se está metiendo en medio de una pareja y además conoce a la víctima (ya no te cuento si son muy amigos) pasa de ser daño colateral a otro traidor.

Si el infiel es alguien débil, que cayó en una especie de emboscada amorosa por medio de mentiras y engaños, podría llegar a considerarse víctima.

Y si el cornudo nos cae mal porque no cuida su relación y trata mal a su pareja, el traidor pasa a ser la víctima y puede que hasta nos alegremos de que por fin encuentre el amor con su amante.

Casi podría crearse un catálogo con las variaciones que este tipo concreto de relaciones a tres pueden provocar.

Aquí huele a cuerno quemao

Se parece mucho a la anterior, pero hay una diferencia importante, el cornudo se ha visto los cuernos. Lo sabe, pero disimula. Algún motivo tendrá para aceptarlo, perdonarlo o sencillamente fingir que nunca pasó.

¿Te presento a mis amigas?

A alguien le gusta alguien pero por algún motivo ha decidido que no puede ser. Así que se convierte en una especie de asesor matrimonial que se esforzará y mucho por conseguir emparejar a aquel que en realidad querría para sí con cualquiera que le parezca lo suficientemente bueno. Puede que logre disimular un tiempo, e incluso que tenga éxito como Celestina, pero al final lo más probable es que acabe confesando.

Ni contigo ni sin ti

Tiene una relación estable, pero le gusta otra persona, pero tiene una relación estable y así todo el rato. No quiere romper su relación porque le quiere y porque se sentiría fatal haciéndolo, pero al mismo tiempo ha conocido a alguien que le atrae muchísimo y encima el feeling es mutuo.

Esta es una de esas situaciones en las que siempre, antes o después, acaba surgiendo la pregunta ¿se puede querer a dos personas a la vez?

ORGÍAS

Dale al FF y verás

No es coña, en la mayoría de las series que duran más de una temporada todo el mundo acaba enrollándose con todo el mundo. Y si estamos hablando de una telenovela, además, el resto del tiempo lo único que hacen es hablar precisamente de eso.

Tengo la teoría de que algunas series son una especie de orgía a cámara lenta.

Calculo que me he dejado por explicar entre 1.000 y 1.200 tipos de relaciones tipo. Así que si conocéis alguna que no haya nombrado ayudadme a ampliar el catálogo en los comentarios que para eso están. Y si sois guionistas y habéis tenido menos de 8’7 relaciones sentimentales espabilad un poco que como nos despistemos nos va a bajar la media.

4 pensamientos en “CATÁLOGO INCOMPLETO DE LAS RELACIONES HUMANAS

  1. Esto más que sobre guión es por llamar la atención sobre un prejuicio…

    Escribes en Open your mind:
    “Son pareja y les va bien, pero han decidido que cada uno puede tener un rollito de vez en cuando. Ambos conocen las aventuras del otro y les parece bien, es más, eso les mantiene más unidos.
    Qué difícil es que algo así, en la ficción o en la vida real, acabe bien. Pero como punto de arranque no tiene precio.”

    Por mi experiencia considero que las parejas monógamas tampoco acaban bien… Si entendemos que acaba. A la larga mis relaciones monógamas han acabado bien porque quienes fueron mis novias ahora son mis amigas, además muy buenas amigas. Tengo a unos amigos que eran pareja, vivían juntos y mantenían una relación abierta, acabaron separándose pero siguen siendo amigos. No lo veo tan distinto a mis circunstancias. En “La bicicleta” intenté que el trío amoroso se presentara sin ‘dramas’, sí duele pero también se puede tratar de comprender al otro.

  2. Pingback: SERIAL PROVINCIANO | GUIONISTASVLC

  3. Pingback: LA BIBLIA V-6 | GUIONISTASVLC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s