SEAMOS SERIOS

Titulado por la ECAM, Iván Reguera es colaborador de la revista Cinemanía y de electroduende.com y edita su propio blog . Además fue director de la revista de cine Op.Cero, ha escrito varios libros de cine y ha sido profesor de lenguaje audiovisual. Actualmente se paga el alquiler trabajando como guionista en publicidad.

por Iván Reguera

Siempre me ha asombrado la capacidad que tienen los americanos para reflejar su historia más reciente en sus películas. Y reflejarla bien y rápido. No niego que franceses, italianos o alemanas hagan buen cine político, pero el cine o la televisión son medios de expresión que los americanos siguen dominando como pocas sociedades en el mundo. En los últimos días he visto tres películas sobre la más reciente historia americana: Margin Call, Too Big to Fail y Game Change.

En Margin Call los jefazos de un banco de inversión viven las 24 horas previas al inicio de la crisis financiera de 2008. En una secuencia escalofriante, un personaje mira a las aceras desde su coche y le dice a otro: “Toda esa gente no sabe lo que le viene encima”. ¿Les suena? Too Big to Fail cuenta las angustias del Secretario del Tesoro Henry Paulson (un estupendo William Hurt) ante la misma crisis. Game Change habla del funesto personaje de Sarah Palin (inconmensurable Julianne Moore), una mujer cerril, extremista, bruta, inculta, populista y a la postre peligrosísima. La película no da tregua, es bestial, la destroza. Y me parece comprensible, no hay nada que salvar de Palin. Viéndola pensé en alguien escribiendo algo parecido sobre Esperanza Aguirre. Borré enseguida la inocente idea de mi cabeza.

Las tres películas son ejemplos de una industria atenta a su país y a su sociedad. Bien. Ahora aterricemos, volvamos a nuestro país. ¿Se imaginan una buena película sobre el reciente rescate financiero a España, sobre el muy cinematográfico escándalo Bankia, sobre el jugosísimo juicio del 11-M? No, ¿verdad? ¿Qué tenemos a cambio? La película de Carmina, la de Rocío Jurado, la de Raphael, la de la duquesa de Alba, la de Felipe y Leticia, la de la reina Sofía, la de Alfonso de Borbón, la de Carmen Cervera, la de Marisol, la de Paquirri, la de Cachuli… ¿Sigo? Mejor no. Y se piden más. Gustan, oigan. Tienen audiencia.

Hace unos días, de cena, un amigo productor me dijo que le tocaba los huevos la gente que repetía como loros eso de que “el cine español es una mierda”. Muy bien, podría ser, pero ¿los que dirigen la ficción en las cadenas qué son? ¿Y los espectadores españoles qué son? ¿Cómo llamamos a los que ven encantados toda esta mediocridad televisiva? Seamos serios.

9 pensamientos en “SEAMOS SERIOS

  1. Estoy de acuerdo con lo que escribes, Iván.

    Creo que es un lamento que muchos guionistas y que, reconozcamos, comparten directores y algunos productores. El problema ya no es sólo los temas que tratamos, si no cómo los tratamos. Las tvmovies que mencionas hablan de juguetes rotos, pero no son presentados así. La factura narrativa utiliza recursos fáciles. Imaginemos Carmina a lo ‘Toro Salvaje’ (¿por qué no?) o Alfonso de Borbón a lo ‘The Queen’ o Marisol a lo ‘Ha nacido una estrella’ (de acuerdo, la última no está basada en un personaje real).

    Ana Obregón busca proyecto. Yo le propondría hacer de ella misma, con sus luces y sus sombras. A lo Gloria Swanson en ‘El crepúsculo de los dioses’. Ana, a su manera, es una semidiosa de la pequeña pantalla. La creación y autodestrucción de un mito erótico de los 80…

    Será que los dramas no venden, pero tampoco el humor crítico. Nunca tendremos un ‘Family Guy’ español en televisión.

    • Javier, estoy de acuerdo con lo que comenta sobre Ana Obregón. Si tuvo éxito en el papel de niñera en “Ana y los siete”, que ni siquiera tuvo que cambiarse el nombre, con mayor razón podría tener éxito haciendo de ella misma.
      Desde que sé que tuvo un affaire con Robert De Niro (al menos es lo que cuenta en sus memorias) yo a esta mujer la veo capaz de conseguir cualquier cosa.
      De acuerdo también con lo que expone Iván, por supuesto.

      • Quien sabe, Javier. Aunque, bien mirado,, el apodo de “Antoñita la fantástica” ya lo tiene..jajaja. Con Ramón García (el del Gran Prix) como compañero de viaje podría dar el pego.
        Por cierto, mañana lunes la entrevista Julia Otero en la tele. Lástima que coincida con el 2º capítulo de Hispania.

      • Qué pesar que tengo un pesar, Javier! Supongo que ya se habrá enterado. Cuando vi la noticia de que iban a reponer la serie de “Ana y los siete”, me dije a mi misma, ¿por qué no me habré mordido la lengua?. Si es que no se pueden dar ideas. Y usted, también debería sentirse en parte responsable, por eso, y por lo que pueda venir.

      • Ah, Regla, no es precisamente ‘Ana y los siete’ lo que me interesa, si no la posibilidad de que la señorita Anita la Fantástica tuviera el atrevimiento de mostrarse como un juguete roto. Pero hago responsable (debe ser el karma).

      • Uy, Javier, me parece que no estamos hablando en el mismo idioma. De todos modos, no me haga mucho caso, ni se haga en absoluto responsable. La mención a “Ana y los siete” sólo salió de mi boca. Y lo que está por venir (o le propongan hacer a Ana) todavía no se sabe. No hay que lamentarlo antes de tiempo.
        Un saludo

  2. Pero hacer películas sobre la Pantoja, Jurado, Tita Cervera o la Reina Sofía no es malo en si. El problema es lo que cuentas y cómo lo cuentas. hay que ir a las profundidades del personaje y en las Tvmovies que se han hecho se va a lo anecdótico y lo banal.

    Un biopic de Encarna Sánchez puede ser lo más chusco del mundo o una obra genial, crítica del mundo de la comunicación y de la hipocresía de ciertos personajes que dan lecciones de moralidad al resto.
    ¡Y propongo de Glenn Close para el papel!!!

  3. Saludos, Iván… Cuánto tiempo… En fin, al lío. Creo que los americanos tienen, como sociedad, una clase media alta más cultivada, lo que explica cosas como HBO o AMC, que consumen series de mayor calidad. Y luego, mucha de esa clase, la que suele ser más demócrata, suele ser bastante autocrítica.

    Eso explicaría que se hagan series como las que mencionas y muchas otras. Por otra parte, hasta en cine, ciertas películas, dejan a la altura del betún a instituciones como la Casa Blanca, la CIA o el FBI, sin que dichas películas dejen de ser comerciales. Supongo que, en ese caso, lo que podría explicarlo es que muchos americanos, estos más a la derecha, son, a la vez, muy antiEstado.

    Aquí, faltan sociólogos que expliquen cómo somos tan críticos con todo en twitter o facebook y luego nadie quiere que le cuenten su Historia con sentido crítico. ¿Alguien se imagina una peli sobre un presidente, como ha hecho hace poco Francia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s