LUTHER, COMBATES FILOSÓFICOS

Por gabkarwai

A mi última droga le pusieron por título “Luther”. Se da mucho que el título de la serie sea el nombre del protagonista de la misma. Se trata de introducir la marca solo con el nombre. Cosas del marketing.

A lo que iba. Lo que me encontré fue la vida de un detective a la deriva que resuelve crímenes. Nada nuevo en el panorama de series, ¿o sí?

Me pregunte cuál es el hecho diferencial de “Luther” y porqué me ha enganchado tanto y me ha resultado de lo más atractivo que he visto últimamente (con el permiso de “The killing” de la que hablé por aquí).

Algunas pistas: en el inicio utilizan uno de los ganchos que vemos en la ficción actual. Luther, nuestro protagonista, no es precisamente una hermana de la caridad, es un cabrón de tomo y lomo del que dudas desde el principio. ¿Dejó caer al tipo que está en coma?, ¿Qué relación tiene con su mujer?, ¿Cuál es la parte fea de su vida?

A esto se unía unos casos (la serie es básicamente una historia policiaca), que hacen crecer a nuestros protagonistas, y a nosotros nos pone en el lugar del investigador, pasando a preguntarnos “¿quién es el asesino?”, algo básico en estos formatos.

Otro de sus alicientes tiene que ver con sus adversarios. Desde el primer capítulo sigue a una chica prodigio, narcisista y con una mente privilegiada, que mata a sus padres. Alice, que es como se llama esta némesis de Luther, pasa de ser su oponente a ser su confidente. De hecho, el creador, Neil Cross (si no os habéis leído su novela “Capturado”, salir corriendo a la librería más cercana y comprarla), nos lleva a un terreno pantanoso al difuminarnos los límites del bien y del mal. Si desde el principio Luther es el “bien” (es el poli que busca todas las respuestas y detener a los asesinos) y Alice el “mal”, esto con el tiempo se va diluyendo, de manera que empatizas con ella, con su mente obsesiva, y terminas, por momentos, odiando a Luther y sus repentinos cambios de humor.

Pero en el corazón de la serie lo que realmente me atrapó (que está muy bien radiografiado en los dos primeros capítulos) son los combates dialógicos, casi filosóficos que mantiene Luther, tanto con sus compañeros de trabajo como con Alice.

En estos combates nos está poniendo el tablero de ajedrez donde jugar una partida a vida y muerte entre los personajes. El territorio de la palabra adquiere especial relevancia. Aquí me acordé del teatro de Bernard-Marie Koltès, y sobre todo de “En la soledad de los campos de algodón”, palabras que trazan lugares y que nos dan la dimensión del personaje. La importancia del diálogo, del buen diálogo.

(Una muestra extraída del inicio del segundo capítulo)

Luther está al borde un precipicio, en un edificio. Se acerca su compañero Ian Reed.

IAN.- Deberías contestar al teléfono.

LUTHER.- Si saben que contestas lo que hacen es llamar y llamar.

IAN.- ¿Has hablado con Zoe?

LUTHER.- No.

IAN.- Pues que sepas que Mark North te ha dejado libre. No presentará cargos. ¿Oye, qué tal si terminamos esta conversación lejos del borde?

LUTHER.- ¿Nunca lo has hecho… acercarte a un lugar muy alto y preguntarte que se sentiría al… caer?

IAN.- ¿Caer o saltar?

LUTHER.- Es lo mismo.

IAN.- Lamento disentir pero yo prefiero irme a casa y ver “Supermodelo americana”

LUTHER.- ¿No tienes miedo de estar de parte del diablo sin saberlo?

IAN.- No. Olvídalo John.

LUTHER.- Le dejé caer al abismo, pero no acabé bien el trabajo, ¿verdad?

IAN.- Nadie derramó una lágrima.

LUTHER.- Eso no lo compensa.

IAN.- Pero hace que esté un poco menos mal. ¿Vas a saltar?

LUTHER- Creo que no.

También es característico de la serie su estructura asimétrica. Donde nos calentamos la cabeza en que los episodios estén cerrados, hilvanados, creados casi con un envoltorio, Neil Cross juega con la asimetría en muchos niveles. No solo en cada episodio (el primero es paradigmático en este sentido: pese a que descubre quién es el asesino, no lo puede capturar. Hay algo de imperfección que nos lleva a que sea un caso que se arrastre durante toda la serie, esa Alice obsesiva), sino que la propia estructura de la serie juega con las asimetrías: 6 capítulos la primera temporada y 4 la segunda.

Pero ya dentro de la serie vemos que, por norma, los capítulos tratan un caso, y cuando el espectador se ha acostumbrado a eso, zas! Cross cambia la tendencia y desarrolla casos en dos capítulos (la segunda temporada juega precisamente a eso). Esto le da relevancia a otro de los aspectos que es importante: “Luther”, la serie, apuesta fuerte por el límite. El personaje, los personajes, son llevados a los límites para que reaccionen, para que se posicionen: elegir, puede ser un triunfo o una derrota, dudar, acaba contigo.

En ese terreno, son especialmente relevantes los capítulos finales de la primera temporada donde Luther termina siendo perseguido cual fugitivo por la muerte de su mujer – exmujer (están en proceso de separación, aunque la pasión, sigue presente), y le va a ser más complicado demostrar la verdad que acabar entre rejas.

En este aspecto, y sobre todo en su relación con Alice, me resulta sumamente interesante la relación con el espacio, algo que remarca Madeline DiMaggio en su libro “Escribir para televisión” (un clásico de hace ya unos añitos) y que me parece fundamental a la hora de escribir:

“Cuente las veces que el escenario cambia en un episodio determinado de una hora y entenderá los medios de cómo “mover” imágenes. Elegir escenarios es mi parte favorita de la realización de guiones. Cada imagen se convierte en su lienzo y las imágenes elegidas pueden cambiar totalmente el sentimiento de una escena o incluso el tono de todo el programa.

Supongamos que está usted componiendo una escena en la que un hombre y una mujer manifiestan el amor que sienten el uno por el otro y decide que el escenario debe ser una fábrica de acero y que tendrán que gritar más que el ruido de las máquinas para comunicarse lo que sienten. Tome el mismo diálogo e imagínese ahora a los amantes en una playa de Malibú. Se encuentra con dos escenas muy diferentes, dos tonos muy diferentes.

Los buenos guiones utilizan escenarios interesantes y originales. Aportan los mejores elementos visuales que pueden al guión porque comprenden una regla de oro de los filmes: que el espectador prefiere ver antes que escuchar. Cuando los espectadores encienden la televisión lo que quieren ver son imágenes. Recuerde, si quisieran palabras, comprarían novelas.”

El creador de “Luther” juega muy bien, no solo con los escenarios por los que se desenvuelve el personaje protagonista, sino los terrenos neutros en los que se encuentra con Alice, lugares donde los dos pueden hablar sin ser observados. El mejor ejemplo se puede ver cuando quedan en uno de los puentes del Támesis, una frontera entre dos aguas, las suyas. Como significativo es el lugar donde se cita a Luther para matarle en el último capítulo: un espacio público. Cómo piensan los espacios y cómo determinan la trama son fuente esencial de la historia de “Luther”.

Y gracias a esta percepción a través de los ojos del creador Neil Cross y de todo el equipo de la serie of course, he visitado Londres de una manera distinta, diferente, de una manera que solo él me ha sabido mostrar, señalar.

…Y DE PASO, CRUCÉ EL TÁMESIS

De manera inconsciente la serie la he visto antes de pasar unos días en Londres. Los valencianos que podemos o pueden, los días de fallas nos sirven para desconectar de esas “peculiares” fiestas y echar tierra de por medio . Aunque el viaje ha sido más turístico, son este tipo de viajes los que me sirven para pensar en aquello que estoy trabajando, tomar notas en mi bloc, reformular ideas,… y todo eso mientras visitaba museos, iba de mercaditos o nos comíamos un fish & chips.

Espero que os haya interesado la propuesta de “Luther”, aunque solo sea por esa estupenda cabecera que ya por su música, y letra de Massive Attack, nos cuenta con poco los combates filosóficos de John Luther.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s