‘EL LARGO ES EL NUEVO CORTO’

A Alex Montoya no hace falta presentarlo. Cortometrajista, ganador de múltiples premios (en Sundance, por ejemplo) con su “Como conocí a tu padre”, hoy nos habla de largos.

 Por Alex Montoya

…,le comentaba hace un par de meses a Carlos Vermut, en Abycine, tras el estreno de su largometraje de guerrilla ‘Diamond Flash’, y él asentía con la cabeza.

Era un poco una boutade y no pretendía ser despectivo con su obra, que, en breve, me parece uno de los debuts españoles más interesantes de los últimos años.

Hablaba de que con las nuevas cámaras de alta definición, ligeras y de grandes y sensibles sensores, se materializa la posibilidad de grabar en poco tiempo un largometraje que cuente una historia contemporánea en localizaciones reales.

El poder prescindir de los grandes aparatos de iluminación, de los eléctricos y de sus furgonetas, dietas y alojamientos abre, se quiera o no, una nueva época en el cine de bajo presupuesto.

Ahora es posible grabar proyectos con tan buena pinta como éste a lo largo de una semana, con un equipo técnico mínimo, una Lumix GH2 y tres ópticas.

En algunos de los planos de la citada ‘Diamond Flash’ había tan solo dos personas detrás de la cámara lo que demuestra que, si la localización está bien estudiada previamente se le puede sacar mucho partido con poco o ningún material adicional de iluminación. En mi corto ‘Cómo conocí a tu padre’ éramos sólo tres tras la cámara y Jon D. Domínguez había traído sólo tres foquitos que podía manejar él solo.

Con esto en mente, no es extraño que cada vez más cineastas decidan cambiar el corto por el largo de guerrilla como tarjeta de presentación.

Ya no se trata de demostrar potencial para hacer un largo, es directamente un llamamiento a productores para hacer otro más vistoso y en el que todo el mundo cobre.

Las razones para lanzarse por esta vía son varias.

Un largometraje es a priori un producto más vendible: existe toda una cadena de distribución de salas, DVD, televisión y ahora VOD, diseñada específicamente para ellos, de manera que en el peor de los casos (por estadística el más usual) el trabajo no tendrá mayor repercusión, habrás perdido unos meses de vida, unos miles de euros y deberás unos cuantos favores.

En el mejor tendrás en tus manos un ‘Blair Witch Project’, un ‘La Fiesta’, un ‘Monsters’ o un ‘Paranormal Activity’ o entrarás dentro de una amplia gama intermedia: parece claro que ‘Diamond Flash’, ‘Dispongo de barcos’ o ‘18 comidas’ van a hacer más por la carrera de sus creadores de lo que casi cualquier corto podría lograr.

El hecho es que, hoy en día, casi todos los directores tenemos en la recámara un proyecto de estas características y cada uno maneja un presupuesto y una estrategia diferente.

Como siempre, todo empieza en el guión. Cada una de estas producciones es muy consciente de las limitaciones presupuestarias que van a tener y la historia se diseña para rodearlas sin que se note mucho.

Las soluciones a las que se llega son muy dispares:  pueden salir cosas como ‘Madrid, 1987’  de David Trueba (recientemente seleccionada en Sundance) que transcurre en un espacio limitado, con sólo tres actores.

O como ‘Catfish’, un emocionante falso documental comprado por Rogue Pictures.

O ‘Monsters’, con un scope mucho más ambicioso, que descansa sobre la habilidad de su director para manejar con habilidad los escenarios y unos limitados pero efectivos efectos visuales y que ha sido distribuida en todo el mundo.

O incluso ‘Another Earth’ también seleccionada en Sundance y adquirida por Fox Searchlight), que es un drama adulto situado en una tierra paralela.

Éstas dos últimas películas comparten, por cierto, algunos mecanismos con ‘Extraterrestre’ de Nacho Vigalondo, que lleva años dándole vueltas a la interesante idea de la ciencia ficción barata: como en algunas novelas de K. Dick o la novela gráfica ‘Marvels’, se trata de adoptar el punto de vista de personajes ordinarios en un contexto de ciencia ficción que sólo se vislumbra en algunos puntos de la narración.

Otra estrategia para obtener el metraje necesario para armar un largometraje es la de las películas mumblecore, en las que se lanzan a rodar con un armazón de beats como todo guión confiando el resto a la capacidad de improvisación de los actores, muchas veces no profesionales. ‘Baghead’ de los hermanos Duplass, por ejemplo, se inscribe en este movimiento, se estrenó en Sundance 2008 y fue vendida a Sony Pictures Classics.

Con una aproximación también centrada en la improvisación se está gestando en Valencia un proyecto que va a grabarse en una sola noche.

Aunque, por supuesto, todo esto de los largos de guerrilla también tiene sus problemas.

Muchas veces responden a la desesperación del director por rodar, por saltarse los interminables plazos que impone la búsqueda de financiación para proyectos más caros, lo que le puede llevar a apresurarse y a lanzarse con un guión que no está lo suficientemente maduro.

Los presupuestos son engañosamente bajos lo que lanza un mensaje contraproducente para los profesionales del audiovisual. Muchos miembros del equipo, empezando por el esforzado guionista/director/productor, no cobran por el trabajo realizado. Se aplica un acercamiento similar al de los cortos (trabajo por exposición), pero con el inconveniente de que no son sólo dos o tres días de trabajo.

La rentabilidad de estos productos es muy limitada. Los casos de éxito que he comentado son casi todos americanos. Un producto español de estas características tiene su vida limitada a festivales, alguna venta a televisión, VOD y quizá un estreno limitado.

No sé muy bien a qué se debe, si a que realmente no existe interés en España por este tipo de productos o que las distribuidoras ni se los plantean como opción.

Es posible que estos largometrajes, como le decía a Vermut, sean los nuevos cortos, pero pensando en su vida comercial uno se plantea si no es mejor subir un escalón en cuanto a presupuesto y apostar por proyectos como la serie ‘REC’, ‘Buried’ o la misma ‘Extraterrestre’, que comparten premisas potentes y estrategias para limitar el presupuesto sin renunciar al espectáculo.

alexmontoya

13 pensamientos en “‘EL LARGO ES EL NUEVO CORTO’

  1. En ese orden, la interesantísima “The man from the earth” me dejó pasmado en su día. Un largo hecho con cuatro duros, en una habitación y un guión bien estructurado. Con el boca a boca, por internet, y a través de torrents la película fue todo un éxito. Eso sí, el guionista estuvo más de 30 años dándole al guión.

  2. Hace tiempo que comenté en uno de estos blogs alrededor del guión que el cine iba camino de partirse en dos, como los equipos de fútbol poco equilibrados: superproducciones y miniproducciones. La “clase media” estaba llamada a la extinción. Y por lo apuntado en este post, parece que algo de razón tenía.

    Respecto al riesgo de lanzarse a rodar un largo con un guión poco trabajado, es algo que ya está pasando. No pocas historias con formato largo no dejan de ser un corto alargado artificialmente.

    • En realidad yo apunto, un poco en contra del criterio del ICAA, a que esas películas medias pueden ser la opción más viable económicamente, siempre que sean tan atrevidas como las pequeñas, pero con un acabado mejor y producidas dentro de la industria.

  3. Subir al escalafón de pelis tipo “Rec”, “Buried” o “Extraterrestre” estaría muy bien, pero son películas que ya tienen un presupuesto considerable y que no se pueden comparar al de los otros casos.

    Supongo que en caso de poder hacer uno de los primeros, la gente no se lo pensaría y escogería los de ese tipo.

    Es un mundo complicado el de las pelis guerrilla.

  4. Suscribo lo dicho en este post y os dejo el nombre de mi peli “Esperando Septiembre”, otro ejemplo, adicional a los mencionados, de cine de guerrilla. http://www.esperandoseptiembre.com

    Pero no estoy de acuerdo con lo de “presupuestos engañosamente bajos” y “mensaje contraproducente para los profesionales del audiovisual”. Pienso que en este tipo de cine autoproducido los presupuestos son, por definición, muy bajos. ¿A quién se engaña? No entiendo…

    Y los profesionales del audiovisual que se meten en un cotarro de este pelaje lo hacen por levantarse del sofá en el entretiempo entre un curro remunerado y otro, y/o por apoyar al director-productor amigo.

    Hay quién dice que con las autoproducciones no se genera industria. Yo pienso que si se genera, porque, hasta ahora, no sustituyen otro tipo de producción sino que son sustitutivas de la desidia y la inacción.

  5. Creo que en tu comentario te has olvidado de lo más importante, la calidad y el talento del creador, que importa que alguien tenga medios sino sabe que hacer con ellos. El dinero y los medios lo único que hacen es mejorar una imagen o dar a un trabajo mayor proyección, pero la calidad solo la garantiza el talento y los conocimientos y por suerte eso no se compran en la tienda. ¿Qué es mejor una escultura tallada en oro o una realizada en piedra?, eso solo depende de la calidad del artista, los materiales no garantizan el éxito. Ahora bien si juntas medios y talento eso debe ser la leche.

    • Está claro. Si la GH2 y las tres ópticas de ‘Musgo’ se las diéramos a alguien sin talento, no lo habría puesto como ejemplo.

  6. Un retrato muy certero de lo que esta ocurriendo en el cine español, Alex. Pero esto solo es la punta del Iceberg. Yo añadiría también otra peli, ENXANETA. Que por cierto también es valenciana. Rodada en Javea y de un director valenciano super interesante. Alfonso Amador, que ya participo en la sección oficial de Cannes hace unos años con su cortometraje 9,8 m/s2 . http://figtreestudios.tv/?p=322
    Un saludo.

    • Conozco el proyecto de ‘Enxaneta’ y es muy interesante, como muchos de los que se están gestando por toda España.

      El problema, creo, es que la salida de los mismos no es fácil. Hasta cierto punto es incluso más complicado darles visibilidad que a un corto, que tienen sus cauces, humildes, pero más establecidos que estos nuevos productos.

  7. La desconocía Adán. Tiene buena pinta. Además sale uno de mis actores fetiche, muy buen amigo Pablo Molinero. Por lo que veo no hay material aún de la peli en la web. Habrá que estar atentos.
    Por otro lado es verdad que se está rodando como setas. Creo que es bueno y malo a la vez. Estoy con Alex en que no hay que anquilosarse en estructuras pétreas de rodaje, pero por otro lado no podemos vender esas producciones como la panacea, porque corremos el riesgo de que cualquier productor las ponga como ejemplo, pero para producir así y engordar sus cuentas corrientes.
    Ante todo, como bien dice Lorenzo González, una peli es buena independiente del material que está hecha.

    • No podemos ponerlas como la panacea, porque, al igual que las webseries, nos son un fin en sí mismas, no crean industria, sino que son un paso hacia el el objetivo que compartimos, que es crear ficción y que nos paguen por hacerlo.

      Eso o que de alguna manera se creen los cauces para monetizar estas producciones pequeñas, de manera que se pueda pagar al equipo involucrado.

      • Creo que has dado en el clavo: el problema no es la producción (se puede hacer con más o menos dinero) sino la exhibición de lo producido. Y este problema no afecta sólo a las autoproducciones sino a todo el cine español, excepto a las tres supreproducciones de cada año.

  8. Pingback: El largo es el nuevo corto | Just In Cinema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s