EL HUEVO Y LA GALLINA (pero antes, el huevo)

Un dia, entre tanta memez como llena el Facebook, nos encontramos con una estupenda página, Script Matters!, creada por un colega malagueño: Daniel Martín Novel. Si, el guión importa y mucho.  Y Daniel dice cosas muy inteligentes sobre el tema. Asi que nos propusimos ficharlo como firma invitada. Y aquí está.

por Daniel Martín Novel

«¿Qué es un personaje sino la determinación de un incidente? ¿Qué es un incidente sino la ilustración de un personaje?»

Esta cita es atribuida a Henry James. Es una cita interesante que a la mayoría de los que nos sentamos delante del ordenador (o de cualquier otra herramienta) para escribir nuestras historias nos puede parecer merecedora de al menos unos segundos de reflexión.

Esta cita nos habla del equilibrio entre la historia (el huevo) y el personaje (la gallina). La elección de los papeles (el huevo y la gallina) para estos actores no ha sido al azar, sino que responden a mi propia visión en lo referente a la construcción de historias de ficción.

Empezaré respondiendo con una nueva cita:

«Nada de actores.

(Nada de dirección de actores).

Nada de personajes.

(Nada de estudio de personajes).

Nada de puesta en escena.

Sino el empleo de modelos, tomados de la vida.

SER (modelos) en lugar de PARECER (actores).»

Esta otra cita pertenece a la obra NOTAS SOBRE EL CINEMATÓGRAFO, de Robert Bresson. Si bien pueden parecer citas antagónicas (sólo a medias), estas dos maneras de ver el proceso de creación cinematográfica son compatibles e incluso complementarias, a pesar de suponer para algunos, los más conservadores, un auténtico dislate.

Entrando en materia, me citaré a mi mismo, algo que, por otro lado, es una redundancia porque ya lo es el mismo hecho de escribir este artículo:

El personaje nace necesariamente de la historia.

El personaje es “lo que se ve y lo que se oye” (o lo que se lee en un guión) durante el transcurso de tu historia.

El personaje, durante el proceso de creación, modifica la historia del mismo modo que la historia lo modifica a él, a posteriori y con una vinculación directa al curso de los acontecimientos.

El personaje NO existe antes ni después de la historia, sólo en la medida en que la misma historia haga referencia a su existencia anterior o posterior, ya sea mediante imágenes o mediante diálogos.

Esto no significa la negación, el vaciado, del personaje. Esto significa acabar con las absurdas manías de algunos de crear personajes recargados, repelentes, absurdos, preñados de clichés, inverosímiles, que no hacen más que complicar el trabajo real del guionista, que es el de escribir una historia en lenguaje audiovisual. Decía Tarkovski que «un guión se parece más a la narración de lo que ha visto un ciego.» Estoy completamente de acuerdo con ello. El personaje debe estar a merced de la historia, es un elemento más de la historia.

Escribió también Bresson aquello de «suprime radicalmente las intenciones en tus modelos.» Las notas de Bresson sobre la dirección de actores son más que aplicables a nuestros métodos de construcción de historias y personajes.

El objetivo de la creación de un background para un personaje determinado previamente a la construcción de una historia que no es más, en ese momento, que un esbozo, no es más que el intento fallido de dotar al personaje de una dimensión “más real”.

La búsqueda de lo real a partir de lo falso, de lo ficticio, no lleva más que al fracaso. Hay que tener en cuenta que la realidad, tal y como la conocemos, no existe en el cine. El cine es un medio que expresa sus propias realidades enmarcadas en un rectángulo blanco, es una dimensión distinta, ajena a lo que llamamos vida real; aunque se pueda parecer a ella, aunque se trate de una representación de lo real, la vida del cine es otra cosa. Las imágenes viven por ellas solas y son precisamente los momentos vacíos en las imágenes los que nos aproximan en mayor medida a la vida real.

Presentar a un personaje ficticio que pretende ser real en un medio como el cine, que vive en la irrealidad, es algo incompatible.

«Modelos mecanizados exteriormente. Intactos, vírgenes interiormente.»

Sí, podéis llamarme dogmático porque estoy defendiendo un dogma, pero no es un dogma nuevo, es bastante antiguo, se remonta al cine mudo, cuando una sola expresión facial era suficiente para resumir/superar/derribar cualquier background; es una cruzada por recuperar lo perdido, lo realmente bello del cine, las imágenes que viven por sí solas.

3 pensamientos en “EL HUEVO Y LA GALLINA (pero antes, el huevo)

  1. Interesante post, Daniel. Y sobre lo que comenta en el último párrafo he recordado enseguida el desgarrador corto: “Primer domingo de mayo” de Martín Román.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s