TE LO DIGO TÓ SIN DECIRTE NÁ

Por Chon González

Este fin de semana he estado en el Festival Internacional de Mim de Sueca. Espectáculos de humor construídos sin diálogos o con apenas unas líneas u onomatopeyas. El público encantado entraba al trapo del repertorio de gags visuales y variopintas muecas y hasta a mí, por momentos, se me cayó el monóculo de la risa.

Inevitablemente pensé en la televisión, en las telecomedias y su cadencia réplica-chiste, réplica-réplica-chiste… risas de lata. Lo verbal prima pero… ¿Qué pasa con el humor visual? ¿Ya no está de moda? ¿Es un complot de Globomedia y Wyoming para dominar el mundo? ¿Los guionistas no nos acordamos? ¿No sabemos?

Evidentemente no se trata de que los guionistas desconozcamos los parabienes del humor visual, ahí tenemos un montón de clásicos en blanco y negro que descansan en el parnaso de los cómicos  y que trabajaron el slapstic en toda su extensión.

También los profesores, en los cursos de guión, hacen hincapié en que no olvidemos lo visual y, si has pagado porque te digan esto, es que será verdad. Y, cómo no, coordinadores de guión y directores lo demandan a los guionistas: “Dadme dinámicas de acción”, “Que los personajes se muevan por el espacio o que estén haciendo cosas que enriquezcan el personaje o la trama… y de paso a la productora”, “Evita que simplemente digan el texto parados en un sitio, que si no luego me lo tengo que inventar yo”  “Suma con las acciones y… ¡deja de hacerle cuernos a tu compañero!”

Aunque quizás ese mismo coordinador o director, unas semanas después, te eche para atrás una escena o sketch visual porque los plazos de producción aprietan y no hay tiempo para prepararla. “Es que es lo que propones es muy difícil, habría que llevar una colchoneta… el ramo de flores se tendría que reponer a cada toma… si se le quema la corbata tienen que haber bomberos en el plató… el zoo no nos deja más elefantes…”

Lo fácil es hacer chistes de Falete, lo difícil encontrar algo sencillo y efectivo que actualice el tartazo en la cara o la cáscara de plátano y entre en parámetros de producción. Porque, y aquí es donde reside una de las causas de su ausencia, estas escenas requieren de una coreografía precisa que necesitan de un tiempo extra de ensayo del que no siempre se dispone y, además, no todos los actores están capacitados para ejecutarlas.

El dominio físico necesario para salvar dignamente un tropezón, una caída, una manera particular de moverse, una sucesión creciente de patochadas  se entrena durante años y, en muchos casos, actores que llegaron al plató sin apenas pisar unas tablas, esta habilidad no la tienen.

David Hyde Pierce el actor que interpretaba a Niles en Frasier, que sí es un máquina en lo que al físico se refiere, con una técnica de cuerpo tan depurada como invisible, nos regaló en Fraiser maravillas como esta:


 Los guionistas, en teoría, sabemos que estas escenas son necesarias, que desempalagan, hacen respirar una escena y pueden ayudarte a resolver una situación de una forma que no lo haría el mejor de los diálogos.

Pero no siempre es fácil parirlas, pues requieren visualizar la puesta en escena, tener una composición mental del ritmo y explicarlas de una manera concreta y concisa.

Sasha Baron Cohen consigue, en esta delirante escena, una mímica tan precisa que  puedes ver el cuerpo de Mili, de Mili & Vanilli

Los plazos, las inercias de trabajo, el peso de la palabra sobre la imagen en la tv y también la dificultad de escribirlas sin que sean unas acotaciones ultra descriptivas e interminables  son obstáculos que acaban lastrando la aparición de lo visual en pantalla,  privándonos muchas veces de este humor esencial que, más allá de posthumores,  bien dosíficado, es básico para una buena comedia.

Este ejemplo de Curb your enthusiasm, que contradice en cierta medida lo que he dicho, pues no hay una gran coreografía ni Larry David es un portento de la comedia física, nos regala casi dos minutos de humor visual basado en el puro reconocimiento. Así que pongámonos un post-it junto al ordenador para recordanos añadir alguna payasada en la próxima escena, que no cuesta tanto y el espectador y Falete, lo agradecerán.

Un pensamiento en “TE LO DIGO TÓ SIN DECIRTE NÁ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s