LA SISTEMATIZACIÓN DEL SISTEMA

Por gabkarwai

Hola de nuevo. Ha sido un verano intenso. En cuanto a experiencias vividas, a trabajo y a momentos de esos que guardarás para siempre. Y estos últimos son importantísimos para un guionista porque luego tira de ellos para aquella trama que…

En fin, que después de un grato viaje a Buenos Aires, con rodaje de corto incluido (espero poder estrenar por aquí Tiquismiquis, que así se llamará lo que rodé en Buenos Aires), he regresado a mi vida guionística de siempre, al formato que me hace muy feliz (Ficcionari), con nuevos proyectos (teatrales y de otra índole) y preparando, por mi parte, la moderación de una de las mesas del II Encuentro de Guionistas que se celebrará en Madrid los días 4, 5 y 6 de noviembre del 2011 (venga a apuntarse!).

Y ahora, ¿Qué es un sistema?

Según la RAE “Conjunto de reglas o principios sobre una materia racionalmente enlazados entre sí”. De acuerdo.

Nuestro trabajo está lleno de sistemas, de reglas que de una u otra manera tenemos que cumplir (aunque a veces pienso en que no sé si debemos). Entre esas reglas está muy en boga todo lo que tiene que ver con las maneras de escribir, los formatos, los programas de edición, el tipo de letra y demás principios que habéis leído mil y una veces en los post de todo guionista serio que se precie. Pero, ¿Hacen falta estas reglas? ¿De verdad esto es lo que debe aprender (y aprehender) un guionista, un aspirante a guionista? ¿Por qué nos obsesionamos con ello? ¿En qué lugar del trabajo del guionista debería estar?

En mi paso por diversas comisiones de lectura (de esto ya hablé por aquí), recuerdo perfectamente una historia de un aprendiz de guionista, que no seguía ningún patrón lógico de lectura de guión (solía meter dos secuencias en una, o los diálogos, en ocasiones, no estaban bien separados entre si) pero consiguió mantenerme alerta. Lo importante no era el formato en el que estaba escrito sino qué contaba. Pese a estar en la era del cómo, el qué es lo que me atrapó.

En otra ocasión tuve que escribir por encargo una mini-serie que luego se terminó haciendo, con tal mala pata, que el formato de argumento y guión que yo había utilizado no les servía a mis coordinadores y tuve que incrustarlo, de nuevo, en el formato que utilizaban ellos. La verdad, una pérdida de tiempo importante en volver a maquetar la historia.

Creo que debemos, en primer lugar, hacer accesible al guionista la manera que tiene de pensar sus mundos posibles. Para mi es más importante que una persona piense su estilo, que no se quede enjaulado por un programa de edición de guión que puede controlar (o no), pero claro, no tiene la tecla de “escribe la historia por mi”.

Es importante, para los pedagogos del guión (me incluyo en el grupo), que sepamos transmitir a los futuros guionistas a manejar su imaginación, a saber cuál es su idea del guión, su idea de historia, su manera de ver el mundo, su estilo. Esto que ya traté en este post, viene de nuevo a refrendarse cuando pienso en aquel esbozo de historia (no sé si llamarlo guión) que leí en aquella comisión. Es más dinámico y atrae más a los guionistas aprender (y enseñar) herramientas y recursos para escribir guiones, pero cuesta más hacer entender a un joven guionista que no tiene que ser un copia-pega de Guillermo Arriaga, Guerricaecheverria, Cronenberg o Aaron Sorkin, sino encontrar su “estilo propio”, eso tan etéreo, pero por lo que todos pegaríamos por tener, porque al no conseguirlo se frustrarán, o peor, escribirán productos que son “copias de”, y para eso, como siempre, prefiero el original.

 Todo esto me sirve para –coda publicitaria al canto- presentaros el nuevo curso de estilos de guión que daré a partir de octubre en el centro Mastermedia de Valencia (info aquí), que intentará sobre todo encauzar a los alumnos hacia la posibilidad de explotar su imaginación como herramienta. Parto de algunas de las metodologías apr(h)endidas en Buenos Aires, donde lo importante era escribir, lanzar texto, para luego poder reflexionar sobre el porqué de todo aquello que habías creado.

Y me sirve, sobre todo, como toque de atención a mi mismo, un obsesivo de los formatos (si no, que se lo digan a los guionistas que trabajan conmigo). Y esto no quiere decir que no sean importantes los formatos, pero en su justo lugar.

O sea que Gab, dentro está la historia, déjate de si está en Arial 10 o en Times New Roman 12 o si tiene interlineado y está en Celtx, Final Draft o la madre-que-parió-a-peneque. Disfruta.

Un pensamiento en “LA SISTEMATIZACIÓN DEL SISTEMA

  1. Gab, apostaría a que Buenos Aires le ha inspirado para contar buenas buenas histórias. De esas con corazón, que se sufren y se disfrutan a partes iguales, como ésta de Sabina. Pero eso sí, en otro formato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s