PORQUÉ UN GUIONISTA DEBERÍA TENER UNAS NOCIONES MÍNIMAS DE DRAMATURGIA (O ESCRITURA TEATRAL)

Por gabkarwai

 Mi formación es literaria. Me explico: en la edad en la que no sabes que quieres ser (solo que NO quieres ser como tu padre), siempre te defines por descarte. Yo acabé haciendo relaciones laborales cuando, en verdad, quería hacer periodismo, pero en la ciudad del Turia era, por aquel entonces, privada (y prohibida para el bolsillo de mis padres). Luego con el tiempo me di cuenta que contar historias era lo que me llenaba. Como la nota de corte en comunicación audiovisual era altísima, dejé relaciones laborales y terminé haciendo filología hispánica.

Bueno, todo esto viene a cuento de cómo enfoqué la carrera: entre grandes novelistas, teorías literarias y apuntes de gramática, me interesó sobremanera el teatro. No solo formé con unos compañeros un grupo de teatro universitario, sino que, lo más importante, me nutrí de teatro, actué y sobre todo, escribí teatro. Hasta aquí la parte de abuelo cebolleta.

Ya os podéis imaginar el resto. Más de 10 años después me encuentro trabajando como guionista profesional y si creo que algo ha influido para bien en mi formación como guionista es la dramaturgia. La verdad que me quedo perplejo cada vez que un guionista no sabe quien es Tennessee Williams o Harold Pinter, o que va al teatro “de uvas a peras” a ver una comedieta de enredos. En el teatro he aprendido de los temas más profundos e inquietantes, he profundizado en el concepto del personaje y en contar desde él, y he encontrado las estructuras más novedosas, porque en las tablas la capacidad para el riesgo es mayor ya que el costo es más barato.

Ahora que me encuentro en Buenos Aires recibiendo un nuevo y valiosísimo taller de escritura teatral, me gustaría comentar algunas ideas que me han servido de la escritura teatral para la escritura audiovisual:

– El teatro profundiza en temas que otras escrituras pasan por alto. Y no por dejadez, sino que la inmediatez que tiene el teatro (puedes escribir, montar y estrenar en relativamente poco tiempo) difícilmente la tendrá el cine. Como espejo de la condición humana podemos encontrar desde la ambición, el engaño, la maldad o la ira en grandes obras tamizado en pequeñas anécdotas.

– La forma es tan importante como el contenido. Algo que en cine y televisión está estigmatizado (¿Alguien ha visto una película de 8 horas? ¿alguien podría entender una telenovela sin diálogos?) en el teatro emerge constantemente. Por ejemplo, en teatro se puede diferenciar entre lo realista (escritura costumbrista, pegada al deje real), de lo real, que no usa formas aristotélicas (planteamiento, nudo y desenlace) y que emerge de otros códigos que pueden venir de otras disciplinas (danza, performance, gestual, etc). Cada vez más se dan propuestas donde el público es partícipe, o donde las formas del tiempo se quebrantan, o se utilizan espacios no convencionales para hurgar en la realidad. Eso alimenta muy bien las maneras de encarar algunos trabajos audiovisuales, que, en ocasiones, están encorsetados (por eso se les llama “formatos”: tienen una forma definida o hibridizan entre varias formas).

 – El teatro es un  buen entrenamiento para el diálogo. Muchos de los talleres a los que he asistido basan parte de su impulso en la compulsividad de la escritura. Lo importante es escribir, dialogar, para luego darle forma a todo eso. Pese a que pueda parecer muy anárquico ayuda al escritor, vago por naturaleza, a activarse para tener un material óptimo que testear. Y ese material te obliga a estructurarlo sin necesidad de crear mapas de tramas, escaletas o argumentos. Lo importante es la comunicación (o falta de ella), entre los personajes. Lo importante es decir algo.

– Además el teatro basa parte de su encanto en unas estructuras claras, definidas, que analizadas, llevan a encontrar los temas y lugares que pueden interesar al público. No hace falta recordar que parte de los guionistas de primer orden de nuestro audiovisual han sido dramaturgos (o son, porque ¿uno deja de ser dramaturgo cuando escribe guiones?), y su paso natural a otros medios tiene que ver con la precisión en las estructuras y en los diálogos.

Espero que os haya despertado interés por el teatro, uno de los grandes espejos de la realidad, que muchas veces los guionistas, por dejadez, obviamos.

Os dejo con el diálogo inicial de “El amante” de Harold Pinter. Un inicio como este sirve para entender porqué un guionista debería tener nociones mínima sobre dramaturgia.

Richard está metiendo sus papeles en una carpeta. La cierra y pasa al hall.

Sarah está arreglando unas flores.

Él la besa y la mira son­riendo. Ella también son­ríe.

RICHARD.—(Sonriente.) ¿Viene hoy tu amante?

SARAH.—¡Humm…!

RICHARD.—¿A qué hora?

SARAH.—A las tres.

RICHARD.—¿Vais a salir o vais a quedaros en casa?

SARAH.—… Supongo que nos quedaremos.

RICHARD.—¿No querías ir a esa exposición?

SARAH.—Sí quiero… pero pre­fiero quedarme hoy aquí.

RICHARD.—Mumhumm. Bueno, tengo que marcharme.

SARAH.—¡Humhumm!…

RICHARD.—Entonces… volveré hacia las seis.

SARAH.—Sí.

RICHARD.—Que lo pases bien.

SARAH—Espero.

RICHARD.—Adiós.

SARAH.—Adiós.

NOTA: Debido a las vacaciones, y a nuestra dispersión, el mes de julio guionistasvlc ha bajado el ritmo de post. Esperamos que lo entendáis. En agosto nos tomaremos unas merecidas vacaciones, no sin antes dejaros los post más vistos, más comentados, más polémicos, que iremos publicando a uno por semana.

Aún así continuamos hasta finales de julio pero sin la periodicidad habitual (lunes, miércoles y viernes). Prometemos volver con sorpresas después del verano🙂

7 pensamientos en “PORQUÉ UN GUIONISTA DEBERÍA TENER UNAS NOCIONES MÍNIMAS DE DRAMATURGIA (O ESCRITURA TEATRAL)

  1. Estoy de acuerdo. Si repasamos la biografías de los grandes guionistas del cine clásico, vemos que la mayoría provienen del mundo de la novela o del teatro, e incluso del periodismo.

    Hoy nos encontramos que muchos aspirantes a guionistas que no están interesados por el teatro ni la literatura, e incluso que carecen de formación intelectual adecuada (e incluso formación “de calle”). Luego los guiones se resienten: los personajes y sus frases han sido tomados de ésta y de otra película…

  2. Como tú, vengo del mundo de la literatura. Antes de Sorkin estaba Roberto Bolaño y antes de Billy Wilder estaban Mihura y Shakespeare. Ahora mezclo en el Kindle guiones de cine con crónicas del New Yorker. Vamos, que has clavado el post (y el comentario, Javier Meléndez).

    Ningún novelista sensato se pondría a escribir sin haber leído centenares de novelas antes; pero me da que eso no sucede en el mundo del guión.

    Sin embargo, es muy útil. Somos mejores escritores a cada página escrita, pero también a cada página leída.

    En mi caso, Pinter no me ha llegado a seducir. Hace un rato he comprado una colección de obras de Edward Bond, otro dramaturgo británico. Son obras políticas de pocos personajes y única localización. Vamos, ideales para inspirar guiones de cortos.

    Un saludo

  3. Hola, sigo vuestro blog y hoy me ha costado un poquito más.
    Os mando un par de sugerencias de corrección de estilo del ultimo artículo. Espero que no las acepteis sin más, ni las rechaceis sin más. Pensadlas. Y si os parecen pertinentes haced uso de ellas.
    Ahi van: Es mejor el empleo de :
    “se puede diferenciar entre lo realista y lo real”
    o
    “se puede diferenciar lo realista de lo real”,
    la mezcla de ambas, aunque innovadora produce algo de confusión.

    en :
    “por qué ¿uno deja de ser dramaturgo cuando escribe guiones?”
    parece que se quiera usar como conjunción causal como en
    “porque ¿uno deja de ser dramaturgo cuando escribe guiones?”
    los significados son muy diferentes en ambos casos.

    Ante todo, mis disculpas por sugerios correcciones, que no han sido pedidas. Tambien, una vez leido mi mensaje, podeis si quereis borrarlo, ya que no llego a comentar el tema del artículo, tan solo su forma.

    Disfrutad de vuestras vacaciones

    Un saludo

  4. Hola anónimo,

    Rectificada la segunda propuesta, el “porque” estaba mal escrito. Mil disculpas.
    La primera creo que son válidas ambas posibilidades.

    Un saludo,

    gab

  5. Y no sólo conocimiento de la dramaturgia, sino que haber hecho incursiones como actor de teatro también es muy recomendable. Ayuda a saber dónde llegar con el personaje y las estructuras de tensión dramática en escena.

  6. Gracias por compartir sus valiosas ideas, Gab. Y que tenga buena estancia en Buenos Aires.
    Le deseo unas estupendas vacaciones. También a Paco, a Martín y a Chon.
    Saludos cordiales.

  7. Pingback: CHEJOV PARA TOMAR O PARA LLEVAR | GUIONISTASVLC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s