EL SKETCH. CÓMO ARRUINARLO

Toni García es guionista, sí. Y también, una de las mentes más caóticas del guión. Ha escrito scketches para “Autoindefinits”, “Socarrats”, “Check in hotel” entre otros, y actualmente trabaja como guionista de “Palomitas” de El Terrat.

Por Toni García

Estamos en la campiña inglesa. Berengario, un hombre joven, de actitud altiva, llama al timbre de una mansión elegante. Al punto le abre la doncella, una mujer rancia llamada Beretrice. 

BERENGARIO

Buenos días. Quiero saberlo todo sobre la escritura del sketch.

BERETRICE

No me diga. Y yo sobre el dadaísmo.

BERENGARIO

Vamos, no se haga la estúpida. Sé que vive aquí John Cleese, el de los Monty Python.

BERETRICE

El señor Cleese no está para nadie.

BERENGARIO

(Desconfiado) ¿En serio?

BERETRICE

Sí. Un giro en uno de sus sketches de enanos. Le salió mal y se hizo un esguince.

BERENGARIO

Entonces hablaré con usted. 

BERETRICE

Caballero, ¿ve esta cofia que llevo en la cabeza? Hace mucho tiempo que dejó de interesarme la escritura de sketches. Además, tengo que hornear unas galletas con forma de protón y yacer con el chico de las caballerizas antes de las siete. Buenos días.

BERENGARIO

(Provocador) Seguro que era usted muy buena.

BERETRICE

La mejor. En un sketch de página y media te metía siete giros antes de que pudieras reírte del primer chiste. Ponía los remates al principio del sketch. Me gustaba innovar. John se volvía loco.

Berengario se ha quedado mirándola con una sonrisa, seductor, sin decir nada. Beretrice es una mujer airada pero tiene su corazoncito, de modo que…

BERETRICE

Pase. Le diré a Zacarías que le atienda. Es el mayordomo.

BERENGARIO

La hubiera preferido a usted.

Berengario entra en la mansión de John Cleese.

BERETRICE

Zacarías es muy bueno. Lo que escribe no tiene la más mínima gracia, pero es un teórico formidable. Le ayudará.

BERENGARIO

Los mayordomos me producen arrogancia y dolor de cabeza.

¿Y el chico de las caballerizas? 

BERETRICE

¿Boby? Boby es fantástico. Sutil, elegante y divertido. Pero no le serviría. Jamás hace una escaleta. Se pone a escribir y ya está. Y es demasiado visceral. Cuando le sangra la nariz es que ya tiene el remate del sketch. Si le prende fuego al cobertizo es que no encuentra un sinónimo adecuado. Si le prende fuego a la señorita DuBois es que ya lo ha encontrado. La señorita DuBois es el ama de llaves. ¡Pero qué réplicas, señor mío! Que naturalidad. 

BERENGARIO

Me quedo con el mayordomo. 

BERETRICE

Buena elección.

Espere en la biblioteca.

Corte a:

 Berengario está sentado en un sillón de la biblioteca, esperando.

Llega Zacarías, sigiloso, y se queda de pie, detrás de Berengario.

ZACARÍAS

Beretrice me ha dicho que quiere usted saberlo todo sobre la escritura del sketch. 

BERENGARIO

De los labios de esa mujer sólo salen verdades.

Acabada la flemática presentación, Zacarías se sienta frente a Berengario. 

ZACARÍAS

Debo reconocer que no ha empezado mal. 

BERENGARIO

¿No cree que cuando Beretrice ha abierto la puerta debería haber esperado un par de réplicas más antes de soltar el primer chiste? 

ZACARÍAS

No. Ha estado bien. Porque, en realidad, no se trataba de un chiste sino de un planting a bocajarro, inesperado. Y funciona. Los segundos que ha estado en la puerta mientras llamaba al timbre son suficientes para preparar el punch. 

BERENGARIO

Podría haber sido más gracioso. No sé… Algo así: “Buenos días, quiero aprender a escribir como John Cleese para poder comprarme una mansión como esta y despedirla a usted por una más joven” 

ZACARÍAS

Demasiado pronto. Créame. Ya ha hecho una buena entrada. El espectador quiere ver ahora la reacción de Beretrice. No haga aspavientos. Baile. Respete los pasos.

¿Quiere una absenta? 

BERENGARIO

Gracias.

Zacarías sirve una absenta para cada uno. Ambos disfrutan de sus copas unos instantes, sin hablar, hasta que…

BERENGARIO

Hábleme de los giros, Zac. 

ZACARÍAS

No. Nada de estructuras. Eso puede encontrarlo en cualquier manual. Es pura mecánica. Yo sólo voy a hacerle hincapié en un par de premisas que haría bien en no olvidar.

BERENGARIO

Suéltelas.

Pedazo de cabrón.

ZACARÍAS

Muy bien. Ese tipo de exabruptos entran muy bien en este diálogo tan académico que estamos teniendo usted y yo. Incluso un “grandísimo hijo de puta” hubiera encajado perfectamente, mire lo que le digo. 

BERENGARIO

Gracias.

ZACARÍAS

Exageración. Concreción.

Hay que ser exagerados. Y hay que ser concretos.

Cuando Beretrice le ha dicho que Boby, el chico de las caballerizas, jamás hacía una escaleta y que, por esa razón, no era la persona más indicada para atenderle, la réplica podría haber terminado ahí. Y el sketch hubiera seguido avanzando. Pero la doncella ha empezado a exagerar diciendo todas esas barbaridades de prender fuego a no sé quien cuando no encontraba un sinónimo, o lo de la nariz… Le ha añadido humor. Y el sketch se lubrica. Se oxigena. 

BERENGARIO

Yo tengo problemas con la exageración. No sé hasta donde hay que llegar.

ZACARÍAS

Me temo que ahí no voy a poder ayudarle. Depende de su sentido del humor. De su criterio. Boby podría incendiar el pueblo entero cada vez que tuviese problemas con un verbo reflexivo pero creo que es suficiente con que prenda fuego a la señorita DuBois. Es menos exagerado pero, bajo mi punto de vista, más gracioso.

Sin embargo, también podría haber exagerado mucho más diciendo que cada vez que se le atraganta una subordinada incendia Europa meridional. Eso es más gracioso que quemar el pueblo. Y es también igual de divertido que incendiar a la señorita Dubois. Pero, ojo, no Europa entera. Europa meridional.

BERENGARIO

¿Y si arrasa el hemisferio norte?

ZACARÍAS

(Dudando) Ummm,… no. Creo que sería demasiado. No funcionaría.

 BERENGARIO

¿Por qué? 

ZACARÍAS

No lo sé.

Berengario y Zacarías se entretienen un instante con sus copas mientras Berengario reflexiona sobre el último aserto de Zacarías.

BERENGARIO

¿Y las concreciones?

ZACARÍAS

Sólo lo concreto motiva. ¿Recuerda cuando Beretrice se excusó de hablar con usted por su falta de tiempo?

BERENGARIO

Entiendo. Podría haberme dicho simplemente que tenía que hacer la comida.

ZACARÍAS

Exacto. Sin embargo, le concretó que tenía que hornear unas galletas con forma de… partícula atómica, y que luego debía irse a follar con Boby, el chico de las caballerizas. 

BERENGARIO

En las cuadras.

ZACARÍAS

No. Nada de cuadras. Eso sobra. Ya suponemos que lo harán en las caballerizas. Eso no es concretar, es hablar por hablar.

Concretar es que te atropelle el Talgo pendular de las siete cuarenta y cinco, y no que te atropelle un tren simplemente. Tenga en cuenta que es más divertido chocar contra un camión inglés lleno de coles de Bruselas que contra un camión.

¿Cree que estamos llegando a alguna parte, Berengario?

BERENGARIO

Cálmese, Zac. Estoy escuchándole.

Por cierto, ¿qué pasa con el remate? 

ZACARÍAS

Quiere echar a perder esta conversación, ¿verdad?

BERENGARIO

(Provocador) No le gusta hablar del remate. Uh, uh.

ZACARÍAS

Escúcheme, pimpollo. Los remates no me dan miedo en absoluto. 

BERENGARIO

Pero no tiene ni idea de cómo acabar este sketch.

ZACARÍAS

Tengo un montón de ideas para acabar este sketch. 

BERENGARIO

(Cabroncete, preparando su cuaderno) Voy a ir apuntándolas.

Zacarías se queda mirando a Berengario, con cara de póker. No tiene ni idea de cómo rematar el sketch. Berengario le aguanta la mirada.

BERENGARIO

(Aburrido) ¿Va a ser un final abierto? Porque entonces me voy ya. No aguanto esos cruces de miradas, esos silencios, esos carraspeos,…

ZACARÍAS

¿Sabe cuantos sketches se han malogrado por intentar rematar a toda costa?

BERENGARIO

¿Y no será porque se empiezan a escribir sin tener clara la idea, el concepto? La sinopsis. 

ZACARÍAS

Claro. Pero no pretenderá usted que cuando se escriben tres o cuatro sketches diarios haya tiempo para detenerse dos o tres horas a pensar en cada una de las sinopsis. Hay que echar mano del oficio. Y empezar a escribir, sólo con un planting. Sin conocer el final. Y ya veremos.

BERENGARIO

¿Y ya veremos? ¿Habla en serio? ¿Así que usted es el formidable teórico del sketch? Es peor que Boby, el chico de las caballerizas. El que escribe sin rumbo. 

ZACARÍAS

Mire, llevamos ocho páginas de guión. Es un sketch larguísimo y se está usted poniendo impertinente. Vamos a acabar ya, ¿de acuerdo?

 

BERENGARIO

No, señor. Yo pienso seguir hablando y moviéndome. Me da igual que el sketch dure treinta y siete páginas más. Hay que rematar.

ZACARÍAS

¿No le parece bastante remate esta situación tan ridícula? Dos hombres discutiendo sobre si deben rematar o no un sketch.

BERENGARIO

Quiero verle rematar, Zac. 

ZACARÍAS

Muy bien.

La absenta que le he servido lleva bobocaína. Paraliza las piernas.

Berengario comprueba que sus piernas tienen la misma movilidad que Manuel Fraga Iribarne. Se asusta, pero con dignidad.

BERENGARIO

Maldito cabrón.

ZACARÍAS

Resulta que se ha equivocado usted de casa y soy el Doctor Lecter. Después de vacilarle con la mierda esta de los sketches me lo como con patatas. Beretrice está loca. Boby no existe.

¿Qué le parece? 

BERENGARIO

(Más asustado) Fácil. Y burdo. Prefiero el remate abierto. 

ZACARÍAS

Bien. Pues quedémonos mirándonos con cara de perplejidad.

Berengario y Zacarías se quedan mirándose. Al cabo de un instante Berengario carraspea.

 ZACARÍAS

Por el amor de Dios, cállese. O no acabaremos nunca este maldito sketch.

 Berengario, finalmente, se calla. Empieza a fundir a negro. Pero entonces entra Beretrice, indignada.

 BERETRICE

¿Que pasa aquí? No he dicho una palabra desde la página tres.

 Berengario prefiere no decir nada. Zacarías reniega de Dios y le hace un gesto a Beretrice para que se calle. 

BERETRICE

¿Qué pasa?

 BERENGARIO

Estamos en un remate abierto.

 BERETRICE

(Santiguándose) Santo cielo. 

………………………..

11 pensamientos en “EL SKETCH. CÓMO ARRUINARLO

  1. Qué grandísima suerte haber podido trabajar con este pedazo de escritor.

    Aunque me atropellara ahora mismo el Talgo pendular de las siete cuarenta y cinco y a continuación me rematara un camión inglés lleno de coles de Bruselas, moriría feliz y con una sonrisa en los labios gracias a este sketch.

  2. Inmenso. Sombreros quitados, genuflexiones varias y gestos de adoración. Ojalá este nivel de comedia fuera tan fácil como lo plantea el autor del post, pero me temo que sólo está al alcance de unos pocos como él!!

  3. Muchas gracias. Me alegro de que os haya gustado. Yo también lo he pasado bien escribiéndolo. Agradecimiento especial al Chon, al Gabi, al Paco y al Martín por este blog.

  4. Exageración, concreción y un buen montaje, lo son todo. Preferible que el remate sea la Boooomba! (Me quedé con las ganas de ver la serie)

  5. Cabrón del Toni, que le iba a echar un vistazo y a seguir currando y me he quedado leyéndolo hasta el final. Muy bueno el remate!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s