TRUE GRIT VS. VALOR DE LEY Y/O VICEVERSA

Por Martín Román

Atención, spoilers.

Hace tres semanas se estrenó Valor de Ley (True Grit), la nueva película de Joel y Ethan Coen basada en la novela de Charles Portis. En 1969, Henry Hathaway, director de Niágara o Rommel, el zorro del desierto, ya había adaptado la obra de Portis.

La obra de Hathaway la protagonizaron:
Johnn Wayne como Rooster Cogburn,
Glenn Campbell, autor también del tema musical principal, como La Beouf,
Kim Darby como Mattie Ross,
Jeff Corey como Tom Chaney,
– y contaba con dos cameos de lujo: Robert Duvall y un jovencísimo Dennis Hopper.

La versión de los Coen cuenta con:
Jeff Bridges como Rooster Cogburn,
Matt Damon como La Beouf,
Hailee Steinfeld como Mattie Ross,
– y Josh Brolin como Tom Chaney

La trama de True Grit es la siguiente: Frank Ross, en viaje de negocios en Fort Smith, es asesinado por Tom Chaney quien le roba unas monedas de oro y su caballo. Mattie Ross, hija adolescente del difunto, viaja a Fort Smith para ocuparse de los trámites para trasladar el cadáver. Una vez allí descubre indignada que la ley no puede actuar pues Tom Chaney se ha escondido en territorio indio. Mattie decide contratar a un U.S. Marshal con “true grit” (coraje de verdad). Apoyada en su tozudez y por un adelanto de 50 dólares, Mattie consigue los servicios de Rooster Cogburn, un caza recompensas alcohólico, orgulloso y despiadado. Poco después se les une La Boeuf, un Ranger de Texas, que sigue a Chaney desde hace tiempo, por quien se ofrece una gran recompensa. Mattie consigue acompañarlos en la búsqueda del forajido aunque a ninguno de los dos les hace gracia cuidar de una niña en un territorio tan inhóspito.

Ambas películas narran una historia de venganza en un país donde la Ley Estatal es de reciente implantación y debe convivir con el ojo por ojo. Cogburn, entrado en años, gordo y tuerto, representa el espíritu del salvaje oeste donde se dispara primero y se pregunta después. La Boeuf, tampoco duda en disparar, pero es más pragmático y quiere hacer cumplir la ley, sobretodo para cobrar la recomensa. Mattie, aunque educada (lleva las cuentas de su padre), tiene sed de venganza y se decanta en sus simpatías por Cogburn. En la versión del 69 hay cierta tensión sexual entre Mattie y La Boeuf que los Coen han hecho desaparecer. Creo que la razón es que Kim Darby ya contaba con 22 años cuando interpretó el papel y Hailee Steinfeld es una verdadera adolescente y en estos tiempos tan puritanos no habría quedado bien. No quiero hacer apología aquí del abuso de menores, pero creo que en la época en que se ambienta la historia no habría sido tan extraño y es algo a lo que se le podría haber sacado partido dramático. Paradójicamente, en la versión de Hathaway hay constantes referencias bíblicas y de las diversas ramas del cristianismo que pueblan los U.S.A. que los Coen han minimizado.

En ambas me ha llamado la atención algo que considero una carencia. Tom Chaney se ha refugiado en territorio indio, eso hace pensar en una amenaza añadida a la presencia de forajidos pues podrían perder sus cabelleras. Pero parece que los indios deciden no inmiscuirse en los problemas que atañe al hombre blanco pues no aparecen tribus por ninguna parte, aunque sí algún indio “civilizado”.

Una comparación inevitable es el personaje de Cogburn interpretado por John Wayne y Jeff Bridges. En este punto me va a costar ser imparcial pues el primero no despierta mis simpatías y el segundo se merece mi devoción (y no sólo por The Big Lebowsky, también de los Coen).
En la del ’69, la primera aparición de Cogburn es llegando a Fort Smith con un carro cargado de prisioneros. Mattie intenta hablarle pero no le hace caso.
En la de 2010, Mattie aparece hablándole a una puerta de una letrina en cuyo interior está Cogburn, a quien novemos, que tampoco quiere prestarle atención. Este momento dilata la verdadera presentación de Cogburn que es en el juzgado con diálogos casi idénticos entre las dos versiones y dónde se muestra a Cogburn molesto de tener que dar explicaciones por los muertos que acumulan sus trabajos.
De los dos Cogburn me quedo con el actual y eso que a Johnn Wayne recibió el Oscar por su papel. Aunque parezca obvio por las simpatías apuntadas más arriba, se debe más por la construcción del personaje desde el propio guión. Ambos personajes son rudos y solitarios pero al que interpreta Wayne parece que tiene momentos de abuelito de un comercial de Werther’s originals… Vale, aquí exagero; pero la invitación a comer de Wayne a Mattie sin que ésta tenga dinero todavía para mostrarle me parece poco acertada.

Entre Kim Darby y Hailee Steinfeld, también me quedo con la segunda. Ambas son inteligentes y tozudas pero la primera es muy impulsiva y la segunda es más fría y calculadora, y para una historia de venganza casa mejor Hailee. Además, la elección de un casting adecuado a la edad es más acertado.

¡¡Y aquí viene el SPOILER!!
Mattie Ross se encuentra casualmente con Tom Chaney y le dispara aunque no lo mata por lo que acaba secuestrada por él y la banda a la que se ha subordinado. Finalmente Mattie consigue matar a Tom antes de que la rescaten y la niña no sufre ningún tipo de trauma. Cierto es que con el retroceso del disparo cae en una cueva donde le atacan serpientes y quizá no es el momento de plantearse el hecho de haberle quitado la vida a un ser humano, aunque sea un asesino. Aún así, eso es algo que me molestó pues si conviertes a una persona en asesina algo en ella se ha de remover, sobretodo si tiene profundas creencias religiosas como es el caso. Eso sí, como castigo divino es mordida por una serpiente.
En la versión del ’69 La Boeuf muere salvando a Cogburn. Y éste debe abandonar su cadáver para llevar a Mattie a un médico y que no muera. Poco tiempo después, Cogburn, recibe un dinero que le envía la niña, acude a visitarla y la encuentra arreglando la tumba de su padre con una perenne sonrisa.
La versión de los Coen tiene un final bastante más amargo. La Boeuf sobrevive y Cogburn lo abandona para llevar a la niña al médico, a la que acompaña hasta que está fuera de peligro. Pasan 25 años y Mattie se ha convertido en una solterona manca (perdió el brazo debido a la mordedura de la serpiente) y de carácter agrio. Los tiempos han cambiado y descubre que Cogburn trabaja en un circo con un espectáculo a lo Bufallo Bill, pero para cuando llega él ha fallecido. Aunque no se ve la transformación en la niña parece que la Mattie adulta ha sido incapaz de borrar las trágicas aventuras que vivió con Cogburn, consumió su venganza pero ya no pudo vivir en paz.

Debo decir que primero vi la película de los Coen y luego la de Hathaway. La sensación que me dejó fue que había muy buen trabajo de actores pero que los personajes tenían muy poca evolución y que el humor tan característico de los Coen estaba difuminado (¿se deberá a la producción ejecutiva de Steven Spielberg con quien trabajan por primera vez?). Pero comparando las dos obras, la actual tiene algo más de humor.

Aunque True Grit no me ha apasionado en ninguna de sus dos versiones la de los Coen me ha resultado mucho más amena. Tenía muchas ganas de ver de nuevo a Jeff Bridges a sus órdenes aún sabiendo que nunca conseguirán de nuevo un personaje como El Nota.

Un pensamiento en “TRUE GRIT VS. VALOR DE LEY Y/O VICEVERSA

  1. Estoy bastante de acuerdo con lo que dices Martín. Cuando vi la de Hathaway siempre pensé que esta historia podía tener muchas más posibilidades, pero viendo el otro día la de los Coen me desmentí a mí mismo; creo que la historia no da más de sí. Ambas películas no están mal, pero no son nada del otro mundo.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s