NOTODOFILMFEST: NOTODO VA A SER GANAR


por Chon González

¿Por qué la gente hace cortos? ¿Por la necesidad imperiosa  y vital de contar historias? ¿Por conseguir un trampolín al largometraje? ¿Porque es cool? ¿Por amigos de facebook? ¿Por experimentar? ¿Por aprender a equivocarse?  ¿Por pasar un buen rato? ¿Porque mientras haces un corto al menos no estás delinquiendo? ¿Por ganar dinero, premios, visibilidad? ¿Por follar más?, ¿Por follar al menos una vez?

En este listado hay motivos legitímos y otros estúpidos, clichés y chistes fáciles, pero creo que engloban las diferentes motivaciones que han llevado a los autores a presentarse al Notodofilmfest.

El Notodo es uno de los festivales de cortos más importantes del país,  y sin duda el más relevante de los celebrados online. Que levante la mano quién no haya participado en el concurso al menos una vez.

Este año celebra su 9ª edición (ya huele a solera).  Más de 900 cortos presentados y 114 finalistas, de entre los cuales saldrán los nominados que moverán sus nerviosos culos a la gala de premios a recrear una especie de minioscars, ensayando mentalmente su  discurso de agradecimiento o los argumentos en caso de no ganar:  tongos, amiguismos, me lo colgaron tarde, no entendieron mi obra, Tarantino me plagió, no pasa nada, lo importante era llegar aquí. Todo un clásico, todo un éxito.

Tras haber visionado gran parte de los finalistas (donde se mezclan principiantes y profesionales del sector),  puedo decir que el nivel es francamente bueno, el corto español sigue gozando de buena salud. Brindemos por ello.

El buen hacer que he visto en algunas de las piezas de género fántastico, terror, thriller y comedia me recuerda algo que dijo decía Alex Montoya el otro día en una entrevista en abc: “Los de mi generación le hemos perdido el miedo al cine comercial”.

Que esto sea así, con la que está cayendo, es una buena noticia. No todo está perdido.

Coincide una generación empapadísima de audiovisual con unas tecnologías de grabación y de posproducción que acercan las antaño inalcanzables facturas cinematográficas al creador de a pie. La alfabetización audiovisual es un hecho.

Ahora bien, como te digo una co te digo la o, y entre tanto corto correctísimo, tanta historia que funciona, tanto acomodamiento al género, tanto final sorpresivo, tanta emotividad de perfecto spot de coca-cola y tanto sketch de manual,  he visto poco feísmo, pocas historias desmontadas, poco riesgo, pocas voces propias, poco error . Pocas cosas estimulantemente raras. Esto, unido a la inquina y mala fe de algunos comentarios a los cortos y al aroma de competición que respira este concurso me da que pensar en el por qué y el para qué de los cortos.

Porque el concurso lo ganarán unos pocos, porque en el mundo profesional no hay sitio para todos, porque queda demostrado que mucha gente sabe hacerlo bien y porque el éxito no és más que un despiste del fracaso. Por todo esto, no estaría de más que repasaras primero las preguntas inciales y decidieras por qué haces un corto y cuáles son tus motivos legítimos. Piensa que Jesus Bonilla y Ricardo Bofill Jr. son directores de cine, y Gonzalo Miró no pero porque no quiere, y ninguno ha ganado el Notodofilm.

Y todo esto no te lo dice Van Gogh o Jane Bowles, genios que murieron en vida arropados en el fracaso social, al otro lado de los premios, sino un pringao que ganó el Primer Webseries Festival,  y que ahora se pregunta dónde narices está el verdadero éxito: si en aquellas palmaditas en el hombro mojadas de gintonics la noche de la gala y en una visibilidad googleada, o en la displiciente búsqueda de  una voz propia y una manera de aportar alguna reflexión o carcajada a este mundo caótico.

Dicho esto, que gane el mejor. O el que honestamente piense que ganar no es lo único importante.

9 pensamientos en “NOTODOFILMFEST: NOTODO VA A SER GANAR

  1. Y no será que, algunas historias, en 12 minutos ya estan contadas?
    Y no será que, algunos largometrajes aburridos que duran 150 minutos, si los recortasen a 90 serían más amenos e interesantes?

    • Eso también Josep, menos es más. Lo bueno del Notodo es su limitación a 3:30, las piezas agradecen el esfuerzo de sintésis.

  2. Pues he seguido como espectador y consucursante muchos años el Notodo, y lo que veo son propuestas cada vez más de prefabricadas. Tienes razón Chon en lo que no hay “rareza”, no hay novedad, no hay miradas diferentes. Se participa para hacerse ver, y por ello se busca una historia que sea efectiva, cuando es un concurso donde no tienes nada que perder y puedes arriesgar cuanto te apetezca y buscar alternativas que te sirvan para darle una vuelta de rosca a tu forma de contar historias. Me parece que los cortos son demasiado correctos, lo cual es bueno y es en cierta parte malo.

    Por otro lado, estoy al 100% de acuerdo que el nivel fílmico de los cortos, en cuanto a técnica y presentación, es buenísimo y hecho con muy poco. Estos festivales enriquecen la cultura audiovisual del país, y nos iremos dando cuenta de los resultados en un futuro, sin duda.

  3. No hay más que ver el listado de los cortos más vistos para cerciorar tus palabras Chon. Si te fijas o son cortos en los que sale algún actor famoso o, sobre todo, tienen algo que ver con el sexo. Así que ya sabéis el año que viene un corto con escenas de desnudo o un título tipo “Porno”, para que se convierta en el más visto. Nada de rarezas.

  4. Una cosa semblant passa amb la gent que va perdent qualitat quan més mitjans o més pressupost van donant-li. Tots coneixem casos de cineastes que els ha passat.

    A col.lació del text, que trobe molt encertat, recorde l’època en que la gent feia curtmetratges muntant a dit amb dos VHS i entrenava els reflexes soltant el “pause” en el moment adequat. “Digital” era encara una paraula que et sonava dels CDs d’audio, i sols tenies el luxe d’una edició analògica per tall si entraves a la facultat i demanaves hora per a editar amb una setmana d’antelació.

    Curiosament, els festivals de curts eren molt més divertits. La gent despullava les deficiències tècniques i portaven a gala la falta de mitjans, tornant a canvi una gran dosi de gamberrisme i ganes de divertir-se. Com les cançons fetes amb tres acords, l’encant “punk” d’aquells treballs era d’allò més refrescant…

    Amb el “boom” del curtmetratge de finals del 90 i l’arribada del MiniDV tot va canviar: els treballs que es beneficiaven d’una millor qualitat tècnica quedaven descafeinats i semblaven fets exclusivament amb la finalitat de medrar, i al mateix temps, l’augment de quantitat (tot el món volia fer un curt) provocava espectaculars badalls en les projeccions i una saturació de treballs que impedia a propostes més dignes el fer-se un lloc entre tanta producció.

    La facilitat no dona sempre millor resultat…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s