OPCIÓN DE COMPRA

Estrena la firma invitada Juanjo Moscardó, guionista y productor, vicepresidente de EDAV – presidente en funciones, miembro de la Junta Directiva de FAGA y representante de FAGA en la FSE.

por Juanjo Moscardó (Firma invitada)

Antes de nada gracias a Guionistas VLC por invitarme a postear en su nuevo y molón blog sobre el guion. Así que sin más rodeos, ahí va…

Recientemente EDAV (la asociación  de guionistas de la Comunidad Valenciana) ha publicado el estudio Los guionistas en la Comunidad Valenciana*, y quería comentaros un dato, que no será el más importante, pero que creo vale la pena destacar.

El 87,8% de los guionistas que cedieron los derechos de sus guiones a productoras a través de una opción de compra no cobraron nada a cambio. Pocos son los productores que pagan por tener la exclusividad de un guión, y pocos son los guionistas que exigen algún euro… y así nos va (y les va).

Los productores siempre se han quejado de que no pueden invertir en algo que no saben si se va a producir o llevar a buen puerto (sin comentarios… o sí, vamos a comentarlo). Los productores son empresarios a diferencia de los guionistas que somos profesionales, pero empresarios atípicos… no quieren ni invertir ni arriesgar (al menos en guión… en equipos no tienen problema aunque los vayan a utilizar una vez). NO QUIEREN INVERTIR en la fase inicial: el I+D+i del audiovisual, o lo que es lo mismo EN EL GUION. En los demás sectores esto sería impensable, pero el audiovisual is different (y mucho más el valenciano).

Los encargos de guion en Valencia son escasos… digo los remunerados, de los de: “escríbeme esto en unas semanas por la face, y yo lo muevo…”, desgraciadamente, hay muchos. Así que los guionistas solemos escribir guiones propios, y somos los que corremos con la inversión y el riesgo del desarrollo de una idea o tema que nos interesa. Como no somos tan codiciosos y sabemos que un guión es caro (en teoría), se inventó una fórmula para facilitar la cesión de los derechos de los guiones a productores: LA OPCION DE COMPRA, que se ha pervertido de forma perversa.

La opción de compra se inventó para que un productor pudiera disponer de la exclusividad (por un tiempo limitado) de un guión que no había encargado, y así poder levantar la financiación sin tanto riesgo de inversión. A cambio el guionista percibe (o debería percibir) una cantidad que al menos muestre interés y compromiso del productor con el proyecto, y que a nosotros nos dé una mínima seguridad. De esta forma se evita que un productor mueva a la vez 3 o 4 proyectos (que no le han costado nada) y no les dedique el tiempo mínimo para llevarlos a buen puerto. Con mucha frecuencia el guionista al cabo de 2 años recibe cero euros y un guión que ya no se puede presentar ni a las televisiones ni a la administración; recibe un guión quemado a cambio de nada.

Esta práctica nos perjudica tanto a los guionistas como a los productores porque no profesionaliza el sector audiovisual, y permite que guiones de baja calidad y productores de baja calidad estén en circulación. Si las productoras pagaran opciones de compra se cuidarían mucho de seleccionar mejor los guiones que mueven, y eso nos beneficiaría a todos.

Un productor debería tener personalidad, y si le gusta un guión apostar por él (=pagarle al guionista, al menos una opción) e ir a muerte para poder llevarlo a cabo.  Y si el proyecto no sale, no sólo echarle la culpa al guionista o al guión (que también la tendrá), sino asumir su parte de culpa por elegir ese guión entre los muchos que hay. A veces creo que se peca de falta de profesionalidad porque hay productores que de verdad les da igual el guión que eligen o sus mínimos de calidad son muy bajos (o lo que es peor, piensan que se solucionarán los problemas de guión en rodaje). Necesitan un guión para presentar a las televisiones y a la administración, y te da la sensación de que podría ser ese o cualquier otro.

Viendo este panorama, ¿qué ha hecho EDAV (o está haciendo o va a hacer)?

Primero. Conseguimos en 2010 que en las ayudas a la producción del IVAC se añadiera una cláusula por la que los productores no pudieran  presentar proyectos si no presentaban una justificación del primer pago del contrato del guionista o de la opción de compra. No se obligaba a ninguna cantidad (la mínima fueron 300 euros… algo es algo), pero es un gran paso que los productores sean conscientes de que si quieren presentar un proyecto a la administración tienen que haber pagado algo al guionista.

Segundo. Encargar a Carlota Planas, abogada de EDAV, la redacción de contratos tipo: uno de opción de compra y otro de contrato de cesión de derechos que va ligado a la opción. Estos contratos están disponibles para los socios de EDAV en su página web en la zona de descargas (www.edav.es). Además, durante el primer trimestre de 2011 Carlota impartirá un taller sobre cómo negociar un contrato con el productor, y explicará cualquier duda relativa a los contratos modelos de EDAV.

Tercero. Hemos elaborado una actividad muy ambiciosa de cara a 2011: el laboratorio de innovación para la creación de contenidos audiovisuales, que se dividirá en 4 fases a lo largo del año y que tendrá como principal objetivo convertirse en un punto de encuentro entre guionistas y productores, donde se den a conocer las tendencias actuales en el audiovisual para posteriormente trabajar y presentar proyectos conjuntamente a los compradores (televisiones y coproductores). Creemos que es necesario dinamizar el sector audiovisual valenciano, y que hay que hacerlo desde su base.

Cuarto. Animar a los guionistas a convertirse en productores, evitando así a los productores que son meros intermediarios y no aportan su parte creativa (la producción puede y debe ser muy creativa) al proyecto. EDAV realizó la conferencia: de guionista a productor, con la participación de compañeros de Cangrejo (Globomedia), Notro y el Terrat que han dado ese paso y les está yendo más que bien.

Quinto. Elaborar unos baremos orientativos que saldrán en febrero de 2011 donde está especificado cuánto se debe cobrar por ceder los derechos y por opción de compra entre otras muchas tarifas.

Son muchas las cosas que se pueden hacer desde las asociaciones de guionistas para intentar solucionar estos problemas, pero siempre quienes más podemos hacer somos los guionistas mismos. Es tan sencillo como exigir al productor que pague por nuestro trabajo y por nuestra exclusividad. La negociación es dura y los productores nos suelen ganar en ese terreno, pero hay que hacerlo. Además, se aprovechan de nuestra ilusión por ver realizado los guiones que escribimos, pero hay que exigir un mínimo. Para cada guionista será distinto y dependerá de la posición en la que se encuentre, pero aunque sean 300 €, algo, lo que sea, antes que 0€. Será un primer gran paso si desaparece ese 87,8% de opciones gratuitas. Después ya daremos el siguiente…

Para ilustrar la situación más corriente, aquí os pego un divertido corto de nuestro compañero César Sabater: CINESPAÑOL. César será firma invitada próximamente en guionistasvlc

* El estudio se realizó con la colaboración de La Fundación Autor y la Universidad de Valencia. La autora es Irene Cubells. Quien esté interesado puede recoger un ejemplar en la sede de EDAV – Calle Blanquería, 6 (Valencia) o ponerse en contacto con nuestra coordinadora Virginia Alonso – info@edav.es.

3 pensamientos en “OPCIÓN DE COMPRA

  1. De acuerdo contigo, Juanjo.
    Ya salió este tema cuando presentasteis el estudio en SGAE. Todos hemos caído en esa trampa que es nuestra ilusión, y muchos más caerán.
    Cuando eres guionista novel sientes que debes presentar una versión de guión a un productor, pues hasta ahora no tienes nada producido, y el productor se escudará en que no puede confiar en alguien que no ha demostrado su talento.
    Yo soy partidario de que una vez nos convertimos en profesionales combatamos nuestra ilusión, suena feo pero no. Me explico, cuando presentamos a los productores un proyecto deberíamos aportar una sinopsis (1 ó 2 págs.), una memoria (1 pág.) y un tratamiento (de 25 a 35 págs.). Nos pedirán más y nosotros debemos dejar claro que entregar más supone cobrar un dinero, nos gusta nuestro trabajo pero sin cobrar no podemos desempeñarlo.
    Si queremos seguir escribiendo el guión que sea porque nos apetece, por y para nosotros. Creo que escribir más allá de un argumento, que ya supone un arduo trabajo, es el que hace que a veces la frustración se instale en nuestro día a día.
    Los guionistas noveles podrían probar esta fórmula (yo nunca la he utilizado, pero a toro pasado todo se ve otra forma): si presentan un tratamiento y el productor quiere ver el guión escrito para ver cómo dialoga, se le puede adjuntar un cortometraje que tengan escrito previamente, o una secuencia dialogada del guión a desarrollar.
    Ojalá llegue el día en que no tengamos que discutir estas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s